TUCKSON, ARIZONA (Arizona). 1940

En los tiempos de la colonización de los grandes estados, en Arizona se han establecido unos colonos dispuestos a vivir en esas duras tierras. Tienen problemas con los indios, y no gozan de la ayuda de las tropas federales.
Phoebe transforma ella sola un triste almacén en lo que ahora se conoce como Tucson, en Arizona, el orgullo del Oeste americano.
Allí construye su rancho, que pronto será el más grande del territorio.
Recién llegado de la ciudad, Peter Muncie comienza a trabajar en la propiedad de Phoebe entablándose entre ellos una relación que culmina con planes de boda.
Pero el éxito del negocio de Phoebe no tarda en generar envidias y se cruza en su camino Jefferson Carteret , un vecino que planea estafar a Phoebe y asesinar a Peter el día de su boda.

Con el título de”Arizona“, así, traducida, la vi hace ya muchos años por televisión española. Y como quiera que hay otra cinta titulada así, Arizona, pero esta vez con James Stewart y Marlene Dietricht, de la que hablo en este mismo blog, las diferenciaba diciendo “la buena y la mala”. La buena la de Stewart y la mala esta que nos ocupa.
Supongo que por la duplicidad de ambos títulos, tiempo después, y sobre todo, digo yo, en aras a la venta en vídeo, etc, ha pasado a ser, retitulada, “Tuckson, Arizona“. No me parece mal, aunque personalmente me extraña un tanto.
Pero ciñendonos a este western, lo considero francamente menor, un film en verdad mediocre, y con sabor a rancio (y eso que la vi hace un porrón de años).
En áquél tiempo (es posible que viéndola ahora no pensaría lo mismo), me pareció que las situaciones eran lentas, y el guión pobre. No las ideas expuestas, todas ellas interesantes de por sí, sino el modo de exponerlas por Wesley Ruggles, del que solo he visto, aparte de esta, “Te encontré en ninguna parte”, del año 42, y con Clark Gable y Lana Turner, también por debajo de lo que podría haber llegado a ser.

Ruggles, a mi modo de ver, logra un producto largo y que se hace un tanto pesadito, a pesar de contar con un buen elenco interpretativo (William Holden, Edgar Buchanan, Porter Hall…), donde sobresale por derecho propio, ese gran actriz, algo olvidada hoy en día, que fue Jean Arthur, inolvidable para los amantes del western como esposa de Van Heflin en la imperecedera “Raíces profundas (Shane)“.
Un western en suma, menor, que tenía que haber sido bastante mejor pero se queda en una medianía, creo yo que por la rutinaria dirección de Wesley Ruggles, al que esta empresa parece le vino grande.
A parte de estas consideraciones, que sí recuerdo con claridad, otros detalles los he ido olvidando con el tiempo, cosa común cuando se habla de un film visto hace una eternidad).

Leer critica Tuckson, Arizona (Arizona) en Muchocine.net

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: