Archive for 29 julio 2008

EL JINETE PÁLIDO (Pale rider). 1985

julio 29, 2008
Un grupo de colonos, buscadores de oro, se establece en un lugar de California, en donde sufren el hostigamiento de los hombres de Lahood, propietario del resto de las explotaciones.
Hasta el lugar llega un desconocido que se presenta como predicador y que se pone de parte de los colonos, enfrentándose a los agresores.

Hay muchos pecadores por aquí. No querrá que me marche antes de terminar mi labor, ¿verdad?”.

Extraño western con connotaciones metafísicas y toques religiosos, competentemente dirigida e interpretada por Clint Eastwood y que, pese a su buen acabado, no convenció demasiado al espectador de la época, y dividió en muchos sentidos a la crítica especializada.

Se trata, no cabe duda, de una buena película, muy bien narrada y con intensos momentos de acción. Sin embargo, también es verdad que se escapa a lo convencional en este género, habiendo momentos y situaciones que se escapan al sentido común. Pero esto la diferencia y la hace más atractiva y sugestiva.
Buenos intérpretes y una brillante puesta de escena, a toda pantalla y con preciosa fotografía y banda sonora.
Pese a sus posibles defectos, un trabajo para recordar, que deja huella e invita a la reflexión.

Leer critica El jinete pálido (Pale Rider) en Muchocine.net

Anuncios

HORDA MALDITA, LA (Thundering Herd, the) (Buffalo Stampede) (La estampida de búfalos). 1933

julio 26, 2008

En la época de la caza de búfalos por parte de los hombres blancos, para conseguir sus preciadas y caras pieles, se producen ataques de un grupo de malhechores, que vestidos de pieles rojas, se dedican a atacar carromatos con pieles.
La bonita hijastra del jefe está a punto de casarse con un buen hombre, un cazador de búfalos honrado.
Sin embargo, el padrastro de la muchacha está muy interesado por ella y no duda en raptarla y llevársela consigo lejos del novio.
Este le sigue y es tiroteado, siendo herido.

Peliculilla del oeste, pequeñito western, tanto en ambición como en metraje (apenas una hora de duración), que compone uno de los ochos films que Henry Hathaway rodó para la Paramount, basados en novelas de Zane Grey (muy leído por mí siendo chaval), y casi siempre con protagonismo del quizás más característico intérprete del far west cinematográfico: Randolph Scott.
Como no he visto las otra siete películas (al menos eso creo) no puedo decir si esta es de las mejores, pero supongo que sí dado que fue una de las últimas y, digo yo, la técnica de Hathawy ya había mejorado para entonces.
Es simpática, no molesta, se pasa el rato, pero apenas hay dos o tres momentos buenos, siendo el resto pura filfa argumental, pareciendo al final que ha durado más de la hora indicada, por lo que se hace larga.
Lo mejor son sus intérpretes, con Scott a la cabeza, con bigotillo y todo, muy joven, claro está, pero acompañado por el gran Harry Carey e intérpretes estimables como Monte Blue, Barton Mclane, Noah Beery, y el ex-Tarzán, Buster Crabbe (no, este no era un buen actor).

Las mejores escenas son las del tiroteo al protagonista y posterior paliza por parte del padrastro, con el caballo arrastrando a su dueño, las bellas escenas de las manadas de búfalos en estampida, y sobre todo un momento estupendo, donde sí podemos comprobar que Hathaway llegaría lejos y sería uno de los mejores de su generación: cuando los indios intentan cazar unos pocos búfalos para dar de comer a su tribu y no lo logran a causa del hombre blanco (aunque no intencionadamente).
Solo con dos escenas a plano fijo se demuestra la situación del piel roja con respecto a su hasta entonces sustento natural: la carne de búfalo. Un plano con un grupo de indios a caballo con cara de circunstancias al ver que los búfalos ya se han escapado, y otra, impactante, con el rostro de dos o tres mujeres indias, una de ellas con un niño a la espalda, con una cara de decepción y hambre, bien definitoria, repito, de la verdad en la que se sustentó una importante parte de la historia de Los Estados Unidos.

Un film muy menor, que no puedo definir de bueno, pero que está bien para estudiosos y fans del western. Como es mi caso. Aunque debo confesar una cosa (vergüenza me da, no creáis), y es que yo la he visto porque la compré con el falso y taimado título “La horda maldita” (que me ahorquen si sé porqué tiene este título), cuando la verdad es que se titula “La estampida de búfalos“. ¡Anda que no hay diferencia!.
¡Ah, por cierto, arriesgadísimas escenas por parte de los dobles en las escenas del carromato y diligencia!

Leer critica La horda maldita HORDA MALDITA, LA (Thundering Herd, the) (Buffalo Stampede) (La estampida de búfalos) en Muchocine.net

SILVERADO. 1985

julio 23, 2008
Silverado es una vieja ciudad fronteriza del viejo Oeste.
En 1880, cuatro vaqueros forasteros encuentran un ambiente hostil que les obliga a tomar decisiones con las que no todos están de acuerdo.
Un sheriff corrupto es dueño de la situación y deciden intentar pararle los pies, pero no será fácil.

Muy entretenido western, excelentemente dirigido por Lawrence Kasdan, con estupendos personajes, buenos diálogos y escenas de acción muy meritorias, que supuso una bocanada de aire fresco al western, en ese momento agonizante (aunque en los tres siguiente años tampoco apenas hubo nada interesante dentro de este género (se puede comprobar al haber pasado yo de ellos; por algo será).
Una película vibrante, con ricos personajes, tanto los de los justos como los canallas (maravillosamente atractivo el personaje del sheriff corrupto encarnado magníficamente por el gran Brian Dennehy), y situaciones tanto jocosas como verdaderamente dramáticas. Y todos ellos sugerentemente presentados.

Quizás haya momentos en que el argumento se espese un tanto, existiendo especies de insertos en el todo, que, aunque estimables en su narración, dejan un poco descolocado al espectador. Es una algo extraña mezcla de géneros, donde se entremezclan pasiones y situaciones que no suelen casar convincentemente en las cintas del far west. Pero la estupenda realización de Lawrence Kasdan, aquí en plena forma narrativa, logra que toda esa amalgama acabe por aunarse de forma satisfactoria.
Existen destelleantes momentos, como el último duelo, entre el malo (Brian Dennehy, en el fotograma) y el protagonista. La forma en que el sheriff le está esperando, en medio de la calle del pueblo, mirando al cielo y con una sonrisa en la boca, no se olvida fácilmente y deja un imperecedero recuerdo.

Lo cierto es que este trabajo gusta mucho y es un lujo ver a tantos buenos intérpretes (Danny Glover, Kevin Kline, Kevin Costner, Scott Glenn, John Cleese, Linda Hunt…), al parecer, pasándoselo muy bien. O esa es la sensación que transmiten al menos.
Fue el film donde despuntó definitivamente Kevin Costner, en un papel que le vino a la medida (joven honesto pero un tanto chuleta y rápido y malabarista con el revólver) y en el momento justo.
Un western moderno, pero con sabor a clásico.

MURIERON CON LAS BOTAS PUESTAS (They died with their boots on). 1941

julio 18, 2008
La historia del General Custer, que culminó con su muerte en la célebre batalla de Little Big Horn contra las tribus indias a las que durante años masacró.

Uno de los mejores westerns de la historia del Séptimo Arte y una de mis diez películas favoritas de todos los tiempos. ¿Por qué? Pues no es porque la considere una de las diez mejores, pero sí que reúne todo aquello que yo le pido a un buen film: espectacularidad, entretenimiento, acción, humor, amor, y que pueda, además, aprender algo, por ejemplo de historia.
¿Quiere esto decir que se puede considerar a “Murieron con las botas puestas” como un film histórico? Pues….rotundamente no. Es más, es la película antihistórica más clara de la historia del cine.
El hecho es que prácticamente todo lo el aquí magistral Raoul Walsh narra, es mentira podrida. Partiendo del hecho de que el general Custer aparezca retratado poco menos que como un héroe, cuando a estas alturas ya sabemos que está considerado como uno de los asesinos en serie más famosos, no en vano, por sus directas órdenes se asesinaron a cientos de “pieles rojas”, preferentemente niños y ancianos…
Y es que el dicho de “el mejor indio es el indio muerto”, como quien dice lo acuñó él.

Pero dejando esto aparte, este trabajo cinematográfico es inconmensurable desde el punto de vista de puro cine. Pura adrenalina, narrada con brío, entusiasmo, un sentido del ritmo prodigioso, y unas interpretaciones excelentes (Flynn, De Havilland, Kennedy, Quinn….).
Por ello la peli es magnífica y se pasan las dos horas y pico que dura, la mar de bien. Es más, conviene verla cada, digamos, seis o siete años, pues así uno/a puede recordar lo que es el CINE con mayúsculas.
Magnífico film, considerado como uno de los grandes en el western y una película imperecedera en líneas generales.

Leer critica Murieron con las botas puestas (They died with their boots on) en Muchocine.net

ARMA JOVEN (Young guns). 1988

julio 15, 2008
El joven Billy y sus amigos trabajan para un buen hombre, un inglés de porte aristocrático, lejos de los peligros de la mala vida.
El inglés ha confiado en ellos, pese a sus tendencias delictivas, y les ha inculcado los valores del trabajo, la lealtad, el orden, la justicia.
Sin embargo un mal día dicho hombre es asesinado y lo jóvenes juran venganza.

Se trata de una moderna (en la época de su estreno, se supone) revisitación del mito Billy The Kid, dirigida por Christopher Cain, autor de algún éxito comercial escorado a la violencia más desaforada, pero prácticamente desaparecido hoy en día.
Es una adaptación muy libre, acorde con los gustos de los adolescentes del mundo de hoy (vale, vale, del final de la década de los ochenta) (sobre todos de los residentes en los Estados Unidos). Por tanto tiene sus cosas buenas y malas. De todas formas a mí me gustó bastante. Tiene acción bien realizada, tiene momentos buenos, secundarios de lujo (veteranos ilustres como Brian Keith, Patrick Wayne, Jack Palance…)…

Puede que no sea muy buena, pero yo la defiendo pues es muy entretenida y jocosa, disfrutándose si no se le pide mucho rigor ni excesiva seriedad.
Como curiosidad, trabaja Tom Cruise, pero aparece como no acreditado, no en vano hace el papel de un cowboy, sin que apenas se le vea la jeta. Supongo que haría este trabajo al ser amigo de Emilio Estévez y Charlie Sheen.
Un western que si se le compara con prácticamente cualquiera de la edad de oro del género sale perdiendo por goleada, pero si no lo comparamos con ninguna, pues es amena y disfrutable.

Leer critica Arma joven (Young Guns) en Muchocine.net

VENGANZA DE FRANK JAMES, LA (Return of Frank James, the). 1940

julio 12, 2008
Cuando los periódicos anuncian el asesinato de Jesse James por los hermanos Ford, Frank James, que reside desde hace años en un pequeño pueblo bajo el nombre de Ben Wooden, decide dejarlo todo en manos de la justicia en lugar de vengarse.

Cuando la justicia de los hombres vacilaba se impuso la ley del más fuerte.
Un dilema terrible: Morir o matar.
Una película de acción, en perfecto color, por tecnicolor, dirigida por Fritz Lang.
Los más bellos paisajes de las montañas rocosas convetidos en escenario natural de la más terrible de las venganzas
.”

Así rezaba la publicidad del programa de mano del cine Ideal, en la semana del 15 al 19 de febrero de 1950.

Excelente film, continuación de la brillante “Tierra de audaces“, basada en la vida, más bien última etapa de los hermanos James, James (ya asesinado en el anterio film, del que solo se ve su fotografía (Tyrone Power en el anterior film) y Frank, famosos bandidos, asaltantes de trenes, a quien la leyenda dió la categoría de héroes, aunque parace ser que asesinaron a sangre fría a más de uno.
Bien, dejando aparte este “nimio” detalle, la verdad es que se trata de un buen western, magníficamente dirigido por el siempre estupendo Fritz Lang, demostrando que para él, el difícil género por autonomasia no tenía secretos.

Muy bien interpretada (nada menos que Henry Fonda, la siempre bellísima Gene Tierney, John Carradine, el ex-niño prodigio Jackie Cooper…) su ritmo es vertiginoso, alternando los momentos espectaculares, de acción, con los familiares, muy emotivos, incluso.
Gustó mucho y ha pasado a ser uno de los grandes westerns de la historia del cine, con escenas “homenajeadas” por Andrew Dominik en su reciente “El asesinato de Jesse James por el cobarde...”
Un clásico en toda regla.

Leer critica La venganza de Frank James (The return of Frank James) en Muchocine.net

INTRÉPIDOS FORAJIDOS (ARMA JOVEN II) (Young guns II). 1990

julio 9, 2008
Tras una guerra de ganaderos en Nuevo México, las autoridades realizan una limpieza de forajidos.
A Billy el Niño no le pueden atrapar y le ofrecen una amnistía a cambio de declarar contra sus ex compañeros.

Apreciable western, aunque denostada por buena parte de la crítica, continuación de “Arma joven”, esta vez dirigido por Geoff Murphy, autraliano de pro, con buena mano para el western y estimable gusto estético.
Aquí, el ritmo es más vivo, y en mi opinión es más interesante, aunque por contra menos entretenido.
Menos entretenido pues, siempre en mi opinión, hay más espacios muertos que en la primera, pero más interesante pues los personajes no son tan lineales, demostrando más que en la primera que son seres de carne y hueso, con sus miedos, sus temores…

Los mismos protagonistas de la primera y participación de un buen elenco de veteranos (James Coburn, Scott Wilson) y gente más joven pero ya con probada experiencia (William Petersen, Viggo Mortensen…).
Buenas escenas de acción y un sano entretenimiento, aunque no tenga excesiva calidad, pero al menos es seria desde el punto de vista de que no se trata, ni mucho menos, de una parodia y los personajes (y el espectador) son tratados con el mínimo respeto.
Pero bueno, tampoco merece extenderse mucho más, como no sea para reconocer la calidad de la canción “Thieves in the Temple“, de Jon Bon Jovi.

Leer critica Intrépidos forajidos (Arma joven II) (Young Guns II) en Muchocine.net

ESPÍRITU DE CONQUISTA (Western Union). 1941

julio 6, 2008

El tendido del primer cable transcontinental de telégrafos en 1861 está siendo objeto de amenazas por parte de forajidos e indios.
Edward Creighton, ingeniero en la compañía telegráfica Western Union, se encarga de dirigir la instalación de una línea a través de los territorios del Oeste.
Ayudado por su hermana, Sue, recluta a personal en los pueblos más cercanos. Pero la región es peligrosa e infestada de indios.
Por esto, la compañía tiene que proponer sueldos elevados para intentar atraer a candidatos.

La lucha en las praderas donde hombres implacables se disputan las tierras vírgenes y luchan por el amor de una mujer.Fuertes emociones propias de un país y una raza indómitos“.

Así rezaba la publicidad del programa de mano del Cine Olympia, allá por octubre de 1948.

Estimable película de Fritz Lang, que adapta una novela de Zane Grey, al que tanto leímos en nuestro juventud, que incluso en el western brilló con luz propia pese a venir de Europa, obstáculo pequeño para genios del Séptimo Arte que hacen suyos temas que en principio están fuera de su contexto histórico-social, pero que, gracias a sus brillantes virtudes cinematográficas,las hacen suyas revalorizándolas incluso.
Lang realizó tres westerns en E.E.U.U. y éste es quizás el menos bueno, pero es interesante y contiene detalles que indican que detrás de la cámara hay alguien que no parece norteamericano.
Un buen ejemplo de ello y que se explica en las escuelas de cine de todo el mundo, y no es para menos, es la escena en la que la cámara que va en redondo descubriendo paisajes, se detiene de pronto frente a valientes guerrreros indios.
Un prodigio de realización, quizás algo insólito en un western, pero que indica la imaginación en la puesta de escena de un hombre al que la justicia cinematográfica le debe algo más que sentidos homenajes.
Argumento tópico, pero gusta mucho y entretiene gracias a, como ya he dicho, una estimable realización, y a unos excelentes intérpretes, que hacen delicioso cualquier argumento en el que den vida a sus respectivos personajes (Randolph Scott, todo un western-men, John Carradine, Robert Young (futuro Dr. Welby, que tanto hizo porque los jóvenes españoles quisieran ser médicos), Dean Jagger, Chill Wills de nuevo, Bartlon Mc Lane….) y un sinfín de estupendos intérpretes que podían con todo.

Merece la pena su revisión, si ya se ha visto (creo que yo lo he hecho unas tres veces) y si todavía no se ha vistó qué decir…
Además, se puede ver como mero entretenimiento o como una muy novelada, eso sí, pequeña lección de historia, ya que habla del tendido del primer cable transcontinental. Y, aunque, repito, novelada, dramatizada, esto es, inventadas las anécdotas, sí que corroboramos, por si no lo sabíamos, que para llegar a ser Los Estados Unidos, el país que ahora es, hubo que quitar de enmedio “estorbos”, como forajidos, bien, estoy de acuerdo, pero también “pieles rojas”, los genuinos habitantes de aquellos vastos territorios donde hasta la llegada del hombre blanco vivían más o menos tranquilos.

En fin, que para que el progreso se obtenga, hay que pagar un “pequeño” precio. Aunque este sea las vidas de seres humanos.
Sí, lección de historia al fin y al cabo.

Leer critica Espíritu de conquista (Western Union) en Muchocine.net

BAILANDO CON LOBOS (Dances with wolves). 1990

julio 2, 2008
En 1860, los colonos comienzan a emigrar hacia el Oeste e invaden los territorios que desde siempre habían ocupado los indios en las grandes praderas de las llanuras americanas.
Empujado a conocer la última frontera, antes de que desaparezca, el teniente John J.Dunbar, soldado del Ejército de la Unión, acepta un pueto en Frot Segewick, el último reducto blanco en territorio indio.
Dunbar encuentra el fuerte abandonado y entra en contacto con miembros de la tribu sioux.
La desconfianza inicial con ellos pronto se convierte en plácida convivencia con ellos.

Estaba pensando que, de todas las huellas de esta vida, hay una especialmente importante: la huella de un ser humano verdadero

Muy buen westrn, a pesar de que algunos críticos digan lo contrario. Hubo uno, al que yo estimo pues creo que de esto sabe un huevo (generalmente, no en este caso), que dijo algo así como que era manifiesta su puerilidad argumental y que se veía que Kevin Costner tenía mala conciencia “ideológica,”. De paso le tildaba al propio Kostner de egocéntrico y no sé qué más. En fin, que se veía que le tenía mucha, pero que mucha tirria.
Incluso se atrevió a decir que era un aburrimiento de tomo y lomo que no acababa nunca.
Lo cierto es que consiguió un buen puñado de oscars (7 concretamente), todos ellos, sin duda, merecidos, amén de un sinfín de respetados premios (National Board of Review, Premios de la academia japonesa, Director’ s Guild…).


Sólo un pero se le puede poner, su larga duración, pues ciertamente tiene un buen metraje.
Sin embargo, para contar esta historia, es preciso tomarse su tiempo, pues de ello se trata en el fondo la historia, del tiempo que transcurre hasta llegar al perfecto entendimiento entre el protagonista y los indios sioux.
Por ello la primera mitad, por así decirlo, tiene un ritmo ralentizado, aunque en todo momento estén sucediendo cosas y la acción no se detenga. Para ir comprendiendo los personajes y que estos se entiendan bien entre sí, hasta llegar al respeto e incluso amistad, Costner se lo toma con tranquilidad, y por medio de preciosas tomas magnificacas por una brillante fotografía, logra plasmar la evolución del protagonista.
Yo creo, sinceramente, que es una excelente película, que significó un repunte claro al género rey, por aquél entonces más bien de capa caída.
A mí me gustó mucho y fue una auténtica gozada poder verla en pantalla grande, nada menos que en el Teatro Arriaga, de Bilbao.
Casi nada del ala.

Leer critica Bailando con lobos (Dances with wolves) en Muchocine.net