Archive for 30 agosto 2008

LOS USURPADORES (Spoilers, the). 1942

agosto 30, 2008
Durante la Fiebre del Oro, un buscador es asediado por un empresario que tiene la ley de su lado.
Pronto hace su aparición una cantante de cabaret que se convierte en objetivo amoroso de ambos.

Entretenido western, por encima de la media de los que se hacían por esas fechas, que quizás no tenga mucho para quedarse en la retina del espectador para siempre, pero que, gracias a los estupendos diálogos por mor de un buen guión a cargo de Tom Reed y Lawrence Hazard, que adaptan con inteligencia la novela original de Rex Beach, sorprende gratamente. Y es que, además de escenas de acción espectaculares y brillantemente filmadas por el siempre convincente Ray Enright, el texto es magnífico, bastante superior al de los westerns tradicionales (si exceptuamos a los de Ford, Hawsk, Sturges y compañía, que siempre son excelentes…).
La película está francamente bien y se sigue gracias a un ritmo ágil y una dirección de intérpretes muy estimable, con un trío protagonista de postín: John Wayne, Randolph Scott y una Marlene Dietricht que en cuanto aparece prácticamente eclipsa a sus paternaires.
Profusión de extras que enriquecen el argumento, y una narración limpia y concisa que hace que el espectador disfrute durante todo el metraje.

De todas formas, repito, tiene algo el film que hace se olvide con cierta facilidad al de unos meses, costando un poco más de la cuenta recordarla medianamente bien. Pero ello no es óbice para otorgarle un bien muy alto o un notable algo bajo, si se prefiere.
El trío protagonista repetiría en otro film: Pittsburg, de Lewis Seiler, que no es un western precisamente.
Y como curiosidad, observar que en el segundo cartel, aparece como director de la cinta Frank Lloyd, gran director pero que yo sepa no tuvo nada que ver en este film. Quizás estoy equivocado y se realizó al alimón, pero oficialmente solo aparece acretidado como su realizador Ray Enright. En fin, no sé si es un error de impresión o efectivamente los dos tuvieron algo que ver en el resultado final de este buen trabajo.

Leer critica Los usurpadores (The Spoilers) en Muchocine.net

Anuncios

LEYENDA DE BILL DOOLIN, LA (Cattle annie and little britches). 1981

agosto 27, 2008
En 1893, dos chicas del Este, Annie y Britches, deciden unir los restos de la banda Doolie-Dalton y continuar sus habituales fechorías.

Simpático western, curioso y entretenido, amén de excelentemente interpretado.
Hay una sabia mezcla de sátira hacia el género rey, y western del bueno, auténtico.
Está competentemente realizado por Lamont Johnson, un irregular pero meritorio director (“los que saben morir, “el gran duelo”, “lápiz de labios“…), que aquí consigue uno de sus mejores trabajos, recreando una historia basada en personajes reales, pues Annie y Britches existieron realmente (véase la vieja fotografía donde aparecen ambas),

pero pasadas por el tamiz de leyenda, que siempre agranda y exagera, cómo no, los hechos probados, para dar un mayor empaque, una mayor espectacularidad a la historia narrada, sea literaria o cinematográfica.
Muy buenas interpretaciones, sobre todo de Burt Lancaster, sencillamente fabuloso, y unas situaciones que alternan el humor más simpático que imaginarse pueda dada la idiosincrasia de sus muy peculiares personajes, junto a otras que entran de lleno en el más puro y genuino género del western.


Aquí, en este buen trabajo, Lamont Johnson consiguió lo que en otros no, convencer tanto a la crítica como al público, aunque es cierto que hoy en día poco/as se acuerdan de esta peli.
Para las generaciones actuales, ver a la hoy experimentada y todavía de muy buen ver, Diane Lane y a la en estos momentos un tanto desaparecida pero excelente Amanda Plummer, puede ser un puntazo, al estar ambas, sobre todo Lane, bastante alejadas de su posterior y actual filmografía.
Un film majo y muy agradable, que hace pasar un rato la mar de ameno.

Leer critica Le leyenda de Bill Doolin (Cattle Annie and little britches) en Muchocine.net

VIRGINIA. 1941

agosto 24, 2008
Charlotte Dunterry regresa de Nueva York a su casa de Virginia, tras muchos años fuera de su hogar.
Allí comprobará que todo ha cambiado, a peor, y un antiguo amigo de la familia, a consecuencia de los cambios sociales y económicos, vive en una humilde casita de
campo con su primo y la pequeña hija.de este.
Ella tratará de que todo siga como antes, pero no será fácil.



La rivalidad de los “yanquis” y “rebeldes”, revivida en nuestros días, a través de una agitada y bella historia de amor“.

Así rezaba la publicidad del programa de mano del Cine Moderno, allá por octubre de 1945.

Mi opinión sobre la cinta es esta:

Mediocre producción, que comienza dignamente para poco a poco desembocar en la más profunda inoperancia.
No hay nada que destacar como no sea ver a Fred McMurray en uno de sus primeros papeles importantes, aunque ya antes había tocado el western, como por ejemplo en filmes de Henry Hathaway.
Lo que ocurre con este modesto film, a pesar del esfuerzo de producción, es que parece que quiere asemejarse a la extraordinaria “Lo que el viento se llevó“, y eso era tarea imposible. Cosa lógica por una parte pues mejorar lo casi perfecto es casi imposible y por otro lado al no haberse empleado los medios para ello.

Y es que, para comenzar, el argumento es algo folletinesco y el guión sigue ese dudoso y peligroso camino, siendo algo anodino y con muy poca chispa.
Por ello se hace algo cansina y apenas hay un par de escenas algo conseguidas.
Eso sí, el vestuario y peluquería son de calidad, lástima que lo que se cuenta no logre interesar al espectador, que finalmente acaba aburriéndose.
A Fred McMurray le acompañan, entre otro/as, la siempre bella Madeleine Carroll y un Sterling Hayden también primerizo.
Para ver e inmediatamente olvidar, y es que el director Edward H. Griffith no convence en su narración y chafa cualquier posibilidad que sobre el papel tenía.

Leer critica Virginia en Muchocine.net

LA LEYENDA DEL LLANERO SOLITARIO (The Legend of the lone Ranger). 1981

agosto 21, 2008

A mediados del siglo XIX, unos indios educan, como si de uno de ellos se tratara, a un joven huérfano, quien trabará profunda amistad con uno de éstos, Tonto.
Un pariente suyo lo hayará, llevándoselo a vivir con él, y entrando a formar parte rápidamente de un grupo de “llaneros”, dedicados a la lucha contra los bandoleros.

Ameno western, que lastimosamente no logra captar del todo el espíritu de las tiras del fabuloso héroe enmascarado, creadas por el dúo George W. Trendle y Gerald Jerry) B. Derloshon.
Pero se trata de un producto digno, que logra entretener gracias a unas cuantas espectaculares escenas de acción y a la jovialidad que destila el producto en general.
Lo que ocurre para que este film no lograra convencer del todo al respetable y por ello la posible franquicia se extinguió con esta simpática cinta, fue que su director, William A. Fraker, no lo olvidemos, uno de los mejores operadores del cine USA, no fuera lo que se dice un excelente realizador, más bien un buen artesano, que siempre conseguía, que no es poco, pelis amenas, como es el caso, pero sin verdadera personalidad.
“La leyenda del llanero solitario” es un honesto divertimento, con buenos personajes, como el malo bien interpretado por un estupendo Christopher Lloyd (en el fotograma), pre-“Regresos al futuro, I, II y III”, y un sentido alegre de la acción y la aventura.

Pero también es cierto que, por su impersonalidad es un film que se olvida con cierta facilidad, sobre todo por tener un ritmo irregular, que alterna buenos momentos con otros un tanto descafeinados.
Con este título parecía que su apuesto protagonista, Klinton Spilsbury llegaría al estrellato, pero al final no significó nada en su carrera cinematográfica, desapareciendo prácticamente del mapa. Supongo que a este hecho contribuyó el que lograra el premio Razzie por partida doble: peor actor principal y peor nueva estrella.

TEXAS. 1941

agosto 18, 2008

1866. Recién finalizada la guerra civil, dos antiguos combatientes vagan por Texas en busca de dinero, comida o trabajo.

Lo que encuentran es un problema tras otro.
Primero se convierten en profesionales del boxeo, luego presencian el asalto a una diligencia, consiguen arrebatar el dinero a los ladrones y horas después están frente a un grupo de hombres que quieren ahorcarlos
Se hacen con el motín de una diligencia y deciden no volverse a reencontrar nunca más.
Pero el destino les une, enfrentándoles no solo ante el amor sino ante la ley.

Aceptable western, que no es tan bueno como “El hombre del colorado“, estupenda peli del oeste que Glenn Ford y William Holden, también presentes en esta ocasión como dúo protagonista, interpretaran años después a la órdenes de Charles Vidor.
Aquí practicamente se intercambian los papeles ambos, pasando a ser Ford el bueno y Holden el malo; no tan malo como Ford en la de Vidor, donde era un auténtico psicópata pero sí siempre al margen de la Ley.
“Texas” es algo triste en cuanto a su intensidad, algo apagada en líneas generales, como por las situaciones narradas, menos afortunadas. O al menos así lo recuerdo yo (la vi de chaval por la tele).
Con todo, me hizo pasar el tiempo pero ya me di cuenta en aquél entonces que no era precisamente una joya, más bien una peli olvidable. Pero, repito, lo digo con reservas.

Lo que yo recuerdo bien es que no me dejó honda huella y me pareció realizada de forma convencional y conformándose con resultar entretenida, sin más. Lo consigue como casi siempre George Sherman, su director, pero es que era muy buen artesano y no mucho más, aunque hizo tantísimos westerns y series de televisión “Daniel Boone…”, que no era para él nada difícil resultar ameno.
Le ayuda en esta ocasión, ya que no el guión, normalito y las situaciones, previsibles y algo trilladas, un gran elenco interpretativo, donde además de los dos protagonistas tenemos nada menos que a gente tan excelente como Claire Trevor, George Bancroff, Edgar Buchanan, Don Beddoe… Y así, claro, cualquiera.
Pero no es un buen western, tan solo competente y resultón, que se olvida de la misma.

Leer critica Texas en Muchocine.net

EL TRIUNFO DE UN HOMBRE LLAMADO CABALLO (Triumphs of a Man Called Horse). 1982

agosto 13, 2008

Un inglés, John Morgan, vive con los sioux durante 30 años, quienes le apodan “Caballo”.
En 1874 se descubre una mina de oro en Black Hills, una tierra perteneciente a los sioux desde el tratado de Laramie de 1868.
Los colonos y el hombre blanco provocan a los sioux para que rompan el tratado, cometiendo asesinatos de manera que parezca que haya sido un acto indio.
El Hombre llamado Caballo intenta mantener la calma, hasta que la tragedia se desata, entonces traza un plan para defender las sagradas tierras sioux.

Antes de centrarme en el propio film, debo indicar que, en efecto, y tal y como alguno/as de vosotro/as habréis pensado, en realidad no es esta cinta “genuinamente”, completamente, estadounidense, es decir, no es un western made in USA, solamente.
La razón es que es una coproducción entre Los Estados Unidos, España y Canadá. Sin embargo, la incluyo en este humilde blog por una razón, porque “también” es estadounidense. Así que, siempre que un western tenga al menos parte de producción USA, la incluiré, aunque evidentemente estará “contaminada” por dineros procedentes de otros países.
Hecha esta aclaración, “El triunfo de un hombre llamado caballo” es la tercera aproximación al personaje John Morgan (otra vez encarnado con fuerza y convicción por el gran Richard Harris), inglés que fue a parar, por cosas del destino, a la tribu de los indios sioux, y se quedó con ellos una vez aceptado mediante un ritual dolorosísimo.

Es la menos buena de las tres, pero todavía se sigue apreciando por las buenas escenas de acción y por significar un final estimable a la saga, aunque involuntariamente, no en vano estaba todo preparado para proseguir con las aventuras, en este caso, de su hijo.
La cinta está bien, se hace simpática por su falta de ambición y resulta la mar de entretenida, razón más que suficiente para recordarla con cariño a pesar de que no sea una buena película como tal, pero resulta amena y no decepciona, pese a no llegar a las cotas de calidad de las dos primeras. Pero John Hough, su director, sabe lo que se hace y tiene habilidad para las escenas de acción, que resultan vistosas. Es entretenida y entre sus intérpretes, por cierto, de lo más variopinto e internacional, tenemos a Michael Beck, actor prácticamente desaparecido hoy en día del mapa y que sin embargo fue un verdadero referente para los jóvenes de mi época, gracias a encarnar al jefe de los imperecederos e inmortales héroes de la ya mítica “Los amos de la noche“, de Walter Hill.

Leer critica El triunfo de un hombre llamado caballo (Triumphs of a Man Called Horse) en Muchocine.net

QUIERO A ESTE HOMBRE (Honky Tonk). 1941

agosto 9, 2008

En el Oeste americano, dos farfulleros que se ganan la vida yendo de un pueblo para otro, desvalijando a los pobres vaqueros, con sus trampas en la cartas y demás artimañas, van a parar a un lugar donde uno de ellos conoce a una bella señorita.
Es la hija del juez del lugar, un hombre
que fue tan tramposo como ellos, y ahora no es más que un viejo borracho.
El sheriff del lugar es un hombre corrupto.
Empezarán los líos.



Entretenida, aunque algo menos de lo que las críticas suelen decir normalmente.
Se dice de ella que es brillante, y muy disfrutable. Lo cierto es que no está nada mal, resultando una película alegre y muy vistosa, amén de ágil a más no poder, pero esto no es decir demasiado, dado que es de la Metro, y ya se sabe que no reparaba en gastos para lo grar filmes estupendos y, a menudo, inolvidables (esta creo honestamente que poca gente la conoce y/o recuerda: yo mismo la recuerdo porque tengo la mala costumbre desde pequeño de anotar las pelis vistas y con los adelantos informáticos he ido creando poco a poco una vistosa base de datos, que si no…).
Por lo demás, en mi opinión hay exceso de diálogo entre Lana Turne r y Clark Gable, cuando lo que debe imperar es la acción, verdadero detonante de la historia.
Digamos que el western gana la partida claramente al melodrama, aunque la comedia triunfa sobre los dos, pero hay menos acción de lo que a mí me hubiera gustado.

Un film elegante, que mezcla de forma atractiva pero no demasiado convincente dos géneros que no siempre se llevan bien en la pantalla.
Al menos está beneficiado por los estimables intérpretes y una dirección sabia, como es norma en él, de Jack Conway, un director a re-descubrir, autor de un buen puñado de excelentes títulos.
En suma, que merece la pena por ver un cine que ya, lamentablemente ha desaparecido, donde no se escatimaban gastos en decorados, extras (muy numerosos), y un elenco interpretativo siempre atractivo (en este caso acompañan a Gable y Turner, nada menos que gente como Chill Wills (de nuevo), Claire Trevor, Frank Morgan, Albert Dekker (de oscuro final en la vida real) y/o la siempre segura Marjorie Main).

Leer critica Quiero a este hombre (Honky Tonk) en Muchocine.net

SUELO SAGRADO (Sacred Ground). 1983

agosto 5, 2008

Un colono blanco tiene una esposa india, siendo rechazados ambos tanto por la comunidad blanca como la india.
Se marchan del lugar para comenzar una nueva vida y ella, embarazada, da a luz, justamente sobre un cementerio sagrado, siendo desde entoces su refugio, por lo que su situación se torna aún más inestable.

Extraño y muy irregular western, que tiene cierta originalidad en su punto de partida, pero no logra ir más allá, por una parte por su mediano guión y por otra porque el simpático y entrañable Charles B. Pierce no logra dotar de fuerza a la historia.Y es una pena pues a este hombre, a Pierce, hay que darle una palmadita en el hombro y las gracias por, al menos, intentar levantar el western de las catacumbas en las que se encontraba.
La pena es que casi siempre lograba cintas mediocres, aunque generosas en esfuerzos de producción.
Pero casi siempre, como en este caso, resultaban trabajos modestos, aunque no desdeñables. Entre otras cosas al transmitir ideas positivas como el amor a la tierra donde el ser humano vive y muere.

Cine ecologista y pacifista, que aboga por la hermandad entre los seres humanos, en medio de violencias y pasiones encontradas, muchas veces mostradas con explosiva violencia.
Una película algo escasa, aunque honesta y positiva al abogar, entre otras cosas, por la tolerancia y el respeto interracial.
Protagoniza Tim McIntire, que fallecería tan sólo tres años después, con tan solo 44 años de edad, hijo del que fuera uno de los mejores intérpretes de reparto, no solo del western sino del cine USA en general, nada menos que de John McIntire. Y le acompañan dos viejas glorias, también muy habituales del western, Jack Elam y L.Q. Jones.

Leer critica Suelo sagrado (Sacred Ground) en Muchocine.net

ORO, AMOR Y SANGRE (Virginia City) (Virginia City). 1940

agosto 2, 2008

Durante la Guerra de Secesión norteamericana, las tropas sudistas deben conseguir mucho dinero para comprar armas y alimentos para sus soldados, pues si no, perderán la guerra con total seguridad.
Para conseguirlo, un teniente irá a la ciudad de Virginia City, de mayoría nordista, para conseguir la mayor cantidad de oro en polvo, cuyos dueños son afines a su causa.
Para ello, lo transportarán durante muchos kilómetros en los bajos de unos carros.
Sin embargo, un espía yanki está detrás de ellos para capturar el oro.

Entretenido western que solo tiene en su debe el que el ritmo es desigual y las situaciones se tornan de espectaculares a demasiado habladas. Es decir, hay escenas de gran ritmo e intensidad, junto a otras donde la palabra es la dueña de la función, creándose una extraña sensación que, sobre todo para los amantes del western clásico, resultan algo desconcertantes.

Pero en líneas generales está bastante bien, se ve que se ha empleado mucho dinero y los extras y dobles cumplen magníficamente con su difícil y arriesgado cometido.
El último tercio está muy bien, sobrecogiendo al espectador dada la magnífica realización de Michael Curtiz, inolvidable director de la mítica “Casablanca”, amén de otros films de muy diversos géneros (ver en este mismo blog, donde hablo de varios de ellos, con el mismo protagonista, por cierto, Errol Flynn).
Estupendos intérpretes (Miriam Hopkins, Randolp Scott, Errol Flynn, Humphrey Bogart, Alan Hale, Ward Bond…), donde destaca, además de la siempre segura Miriam Hopkins, toda una señora actriz, el cometido de malo malísimo del más tarde inmortal (en el plano cinematográfico, claro) Humphrey Bogart y, sobre todo, el duelo actoral de los dos protagonistas masculinos, un muy activo Errol Flynn y un sobrio y excelente Randolph Scott, ganando claramente este último en el plano interpretativo.


Una cinta estimable, que no es redonda por lo apuntado antes, pero que deja un buen sabor de boca y ejemplifica el modo de rodar un film que ya ha desaparecido, salvo muy contadas ocasiones.

Un pequeño clásico, vamos.

Leer critica Oro, amor y sangre (Virginia City) en Muchocine.net