Archive for 27 febrero 2009

RENEGADOS (Renegades). 1946. Valoración: 6,50

febrero 27, 2009

Hanna Brockway, la hija del ciudadano principal de “Perro de Pradera” traducción literal del pueblo donde viven, el hombre próspero de seguros Nathan Brockway, es contratada para que se case con el Doctor Sam Martin, pero ella se enamora de Ben Dembrow, el hijo más jóven de líder de proscrito Kirk Dembro.
Ben, nada de acuerdo con la vida que llevan su padre y dos hermanos mayores, hombres duros y valientes pero alejados de la Ley, se cambia de nombre y se casa con Hanna.
Pero su felicidad no será fácil de conseguir pues le atribuyen un crimen que no ha cometido.

Pues un simpático y muy ameno western de genuino serie B, pero que tiene una gran virtud, y es su agilidad narrativa, con bastante más acción de lo habitual, y siempre con las escena moviditas muy bien filmadas por George Sherman, uno de los más ilustres y trabajadores artesanos que ha dado Hollywood.

La película gusta sobre todo por su falta de pretensiones y su logro, hacer pasar el rato de forma muy entretenida, contando además con mezcla de intérpretes de postín como el gran característico Edgar Buchanan, el siempre duro Forrest Tucker y actores como Frank Sully, Francis Ford y/o Addison Richards.
Por su parte, Evelyn Keyes domina la función sin problemas dada la mezcla de belleza y prestancia dramática.
Una cinta francamente agradable.

Leer critica Renegados en Muchocine.net

Anuncios

MUERDE LA BALA (Bite the Bullet). 1975. Valoración: 7

febrero 23, 2009
Se establece una competición entre varios hombres bien dispares y una valerosa mujer para conseguir un importante premio.
Se trata de una carrera de caballos pero de fondo, a través de muchas millas.
Entre los personajes se irán estableciendo relaciones y vivirán diversas aventuras.

Una prostituta a Gene Hackman, a punto de tener relaciones sexuales:

– ¿Cómo te gusta, cariño?
– En silencio“.

Bueno y bonito western, digno de Richard Brooks, un director siempre excelente, que imprime elegancia y sofisticación, amén de gran intensidad dramática a todos sus trabajos, algunos de ellos memorable, como por ejemplo “Los profesionales”, “Con los ojos cerrados” y/o “El fuego y la palabra“.
Seria, formal, combinando sabiamente los momentos humorísticos (magníficos dialogos y soliloquios a cargo de James Coburn) con los dramáticos y púramente de acción encuadrados de lleno en el western más genuino.
Resulta ua agradable pasatiempo que no cansa por más que la veas y se recuerda por ello con gran cariño.

Estuvo nominada a la mejor banda sonora, gracias a la extraordinaria música de Alex North, y al sonido, memorable y que le imprime de fuerza dramática al argumento en muchas escenas, como cuando se les oye jadear a los pobres caballos sometidos a un terrible castigo durante muchas millas.
Una cinta con parte de lo mejor de los años setenta en el apartado interpretativo (Hackman, Coburn, Michael Vincent, Bergen, Ben Johnson…), que contiene una gran lección de vida, con personajes llenos de dignidad, junto a otros francamente rechazables.
Buena película.

PASIÓN DE LOS FUERTES ((My darling Clementine) 1946

febrero 19, 2009

Wyatt Earp, con ayuda del pistolero alcohólico Doc Holiday y de sus hermanos y parientes, deberán enfrentarse al clan Clanton, en O.K. Corrall.

TIERRA DE VALIENTES, DE CORAZONES INTRÉPIDOS, Y DE DEDOS PUESTOS EN EL GATILLO.
sÓLO jOHN fORD, PODÍA PRODUCIR ESTA PELÍCULA CON TODA LA GRANDEZA Y ACCIÓN DEL VIEJO oESTE AMERICANO
.”

Así decía el programa de mano del cine Avenida.

“- ¿Alguna vez has estado enamorado, Mac?
– No, siempre he sido camarero
“.

Excelente western del gran maestro John Ford, quizás uno de los mejores de la historia.
No es un film espectacular, con muchos tiros y acción, sino emimentemente reflexivo, al menos en su primeer tercio. Un primer tercio donde el espectador va conociendo a los ricos (que dan mucho juego, quiero decir) personajes que pueblan un mundo que comenzaba a cambiar para bien de muchos y tristeza de no pocos.
La historia del histórico enfrentamiento en O.K. Corral, entre el ya inmortal Wyatt Earp, sus hermanos y parientes, junto a su gran amigo el dentista Doc Hollyday, maestro en la rapidez con su revólver y el juego de cartas, y gravemente enfermo, contra el clan Clanton, ya ha sido repetidas veces expuesto en la pantalla grande. Hay excelentes títulos que lo describen, siempre con variantes, y otros no tan buenos y estimables, pero casi siempre amenos.

En esta ocasión Ford le imprime poesía y lirismo, junto a violencia sin perifollos en el enfrantamiento final.
Según pasan los minutos, los acontecimientos se van exponiendo, acumulándose la tensión y explotando finalmente. La violencia verbal y los desafíos textuales, dan lugar al “diálogo” de las balas, juez final que pone a cada cual en su sitio.
Soberbio guión, magistral dirección de Ford, y unas maravillosas interpretaciones de un elenco sin igual, donde, ¡mira por dónde! brilla con luz propia el casi siempre inexpresivo (aunque simpático) Víctor Mature, que logra una sensible creación de Doc Hollyday, no mostrando su característica jeta de gran ardor de estómago.
Montones de inolvidables escenas y diálogos, aunque siempre recuerdo la de la entrada en el saloom de todo el clan Clanton, colocándose a lo largo de la barra (encabezados por el mejor actor “característico” de todos los tiempos: Walter Brennan).
Una rotunda obra maestra y todo un clásico.

NEVADA EXPRESS. 1975. Valoración de los bloggeros: 7,66

febrero 16, 2009
A bordo de un tren, en los tiempos del lejano Oeste, un agente secreto trata de descubrir a unos traficantes de armas.

Entretenida, aunque no demasiado buena película policíaca dentro del marco del western. Es un western, claro está, pero su argumento y constantes le acercan, por espíritu, más al thriller o género negro…o más bien policíaco, sin más.

La historia no es nada del otro jueves, pero se ve bien pues hay bastante acción, y eso hace que no decaiga en ningún momento. No hay que olvidar que el director es Tom Gries, un estimable realizador que consiguió buenas películas, como “El más valiente entre mil“, “La casa de cristal” y/o “Fuga suicida“, con el propio Charles Bronson, como en esta ocasión.
El plantel de actores “secundarios” es muy bueno (Richard Crenna, el soberbio Ben Johnson, el orondo e impecable Charles Durning, y/o el seguro valor Ed Lauter) y eso también repercute en la calidad de una cinta de por sí escorada hacia la serie B, pero que está muy bien narrada, con agilidad, excelentes escenas de acción, con bastante violencia explícita, y unas convincentes interpretaciones, incluída la del muchas veces pétreo Charles Bronson.

Se ve bien, aunque quizás se olvida con cierta facilidad. O mejor dicho no se olvida, pero sí que sus escenas, al cabo de un cierto tiempo tienden a la dispersión y puede que a la confusión con otros filmes de parecido pelo.
En mi opinión, una cinta sobria, eficaz y que deja un más que aceptable sabor de boca.

Leer critica Nevada express en Muchocine.net

PASO AL NOROESTE (NortWest Passage). 1940. Valoración: 7

febrero 11, 2009
Un joven que quiere ser pintor es enrolado, contra su voluntad, en un destacamento de rangers.
Esta guarnición está al mando del mayor Rogers, que intenta encontrar un paso que cruce el continente americano por el noroeste, con el fin de atacar a una tribu belicosa de indios.

Film que había dejado pasar para este blog, por cuanto la tenía en mi personal base de datos como una peli de aventuras, y no del género del western.
Lo cierto es que, pensándolo bien, se puede y se debe inscribir en el género del “pre-western”, al igual que “Corazones indomables” y/o “El último mohicano”, que sí incluí en su momento.
Así que también lo hago ahora, aunque el año 1940 ya lo haya dejado atrás.


Vista dos veces en mi vida, mi opinión varía según la ocasión.
La primera vez, vista en la tele, y con, aproximadamente, quince años de edad, opiné así:
“Buena película, que aborda una historia verdadera, aunque algo adulteradilla por mor de la espectacularidad.
Buenos intérpretes, preciosa fotografía y unos bellísimos paisajes, hacen de este film una cinta amena y agradable.
Se alternan bien los aspectos intimistas (al comienzo de la narración) con los de acción, bien resueltos por el maestro Vidor, toda una garantía de buen hacer”.

La segunda vez, en cambio, vista en la tele igualmente, y con bastantes más años en mi zurrón, me pareció igualmente válida y estimable en el aspecto semidocumental, no en vano las escenas de superación en los rángers, con su unión para tranportar por ejemplo las canoas por los frondosos valles, y demás fuertes trabajos que deben abordar para llegar a su ansiado y posiblemente trágico destino, pues tienen mucho mérito.
Son tomas difíciles de rodar, que requieren una estricta planificación y, supongo, unos duros ensayos.
Pero no me pareció tan buena como la primera vez en el aspecto del ritmo impreso a la cinta. Un ritmo que se me antojó lento en algunos tramos, haciéndoseme sorprendente y tristemente tediosa en ocasiones.

No obstante, al llegar a la confrontación entre los rángers y los indios, la cosa cambia, viéndose el aliento no sólo épico impreso con inteligencia por Vidor, sino la espectacularidad, con una violencia extrema, mostrando las luchas que hubo entre indios y blancos, con toda su crudeza y crueldad (prácticamente vemos una matanza, más que una lucha de igual a igual).
Total, que en resumidas cuentas, creo que es un buen film, muy válido en su aspecto épico, que no obstante no ha resistido demasiado bien el paso del tiempo en términos de agilidad narrativa.
Para estar seguro de ello debería verla por tercera vez. Igual algún día…

Leer critica Paso al noroeste en Muchocine.net

POR LA SENDA MAS DURA (Take a hard ride). 1975.Valoración: 6

febrero 8, 2009
Un magnate del ganado le confía, antes de morir, a su capataz, un hombre negro, la suma de ochenta y seis mil dólares para que los reparta entre los hombres de su rancho, situado del lugar a muchas millas, allá en Sonora.
La noticia del dinero corre como la pólvora, y deberá enfrentarse a muchos problemas si quiere cumplir con su palabra.

Bastante decente western que no es genuinamente made in USa sino que está coproducido por Italia.
Y se nota por cuanto a veces parece clásico y otras un spaguetti. Cosa natural por cuanto, par comenzar, está dirigido por Anthony M. Dawson, cuyo verdadero nombre es Antonio Margheriti realizador de un buen número de spaguettis y demás films donde aborda el género que le echen a la espalda. Menudo era él.
Y lo cierto es que en esta ocasión, y es algo sorprendente, no está nada mal, resultando entretenida en todo momento, siendo la factura técnica correcta.
Ayuda a todo esto un elenco interpretativo de diferentes nacionalidades, estadounidenses (Lee Van Cleef, Barry Sullivan, Dana Andrews, Jim Brown), italianos, españoles (el orondo y siempre excelente Ricardo Palacios)…que se conjuntan bien y dan el papel sin problema alguno, siendo creíbles en todo momento.

Lo cierto es que uno se lo pasa bien, aunque se da cuenta de que se aleja de lo que en realidad es una buena película, pero es eficaz y las escenas de acción, abundantes, están competentemente filmadas.
Lo peor es el final, toda una gilipollez amén de increíble dado lo que se nos estaba contando hasta este momento.
En fin, que no está mal, resulta amena y la fotografía saca partido a los estimulantes paisajes de Canarias, donde se filmó.

Leer critica Por la senda más dura en Muchocine.net

DUELO AL SOL (Duel in the sun). 1946

febrero 4, 2009

Perla, una mestiza huérfana, hija de una india y un aventurero, acude al rancho de Laura Belle, una mujer con la que su padre vivió hace años una romántica aventura.
La llegada de la atractiva joven al rancho hará que los dos hermanos McAndles, de caracteres totalmente opuestos, se enfrenten en una lucha a muerte por su amor.

Publicidad del programa de mano de la época en la que se estrenó (ya unos añitos tarde):

Intérpretes magníficos e induscutibles, forman el triángulo dramático de este colosal espectáculo.¡Tres vidas atormentadas en el brutal y legendario Oeste Americano!Hubiera bastado DUELO AL SOL para considerar al cine “SEPTIMO ARTE“”.

“¿Sabes lo que me gustaría hacer? Ir a bañarme. ¿Quieres que vayamos?”
Excelente western, narrado en la versión original por el gran Orson Welles, que sin embargo está claro que es más un melodrama, y de aúpa.
Tiene varios elementos que la distinguen de las demás, amén de que ha resistido perfectamente el paso del tiempo.
En primer lugar la historia en sí, magnífica e intensa, después el amplio y magistral elenco interpretativo, cada uno/a perfecto en su rol, y después elementos como fotografía, banda sonora (del gran Dimitri Tiomkin, quien estaba hasta los cojones de David O. Selznick, el productor, por hacerle repetir una y otra vez la música creada, hasta que se le plantó con una inolvidable frase que hizo ganarse el respeto del soberbio productor).
Y la realización, extraordinaria, de King Vidor, en su mejor momento creativo.Se trata de una historia de enorme fuerza dramática, donde las pasiones más encontradas hierven al calor de un lugar y momento determinado, encontrándose y pugnando los más diversos sentimientos humanos.

Jennifer Jones (nominada al Óscar a la mejor actriz protagonista por este trabajo, junto a la genial Lilian Gish, esta como actriz de reparto) resulta arrebatadora en su felina sensualidad, volviendo locos a los dos hermanos protagonistas y, de paso, a todos los espectadores masculinos (sí, a alguna femenina también, claro…).
La cinta no fue un camino de rosas para Selznick, mítico productor/autor, de mano férrea y ambición sin límite, existiendo numerosos problemas durante el tormentoso rodaje.
Sin embargo, lo principal, cómo quedó finalmente en pantalla, es para frotarse los ojos de no creer estar viendo un film de tan singular belleza y enfebrecido romanticismo, con un final antológico que ha pasado a ser uno de los mejores de la historia del cine.
Una película casi mítica, que no obstante, no fue del agrado de mucho/as en su época, sin duda por lo atípico de su por otra parte un tanto inmoral historia de amor. Inmoral para las mentes obtusas, claro está, pero ya se sabe que la moral tiene pedregosos caminos por los que transcurren mentes abiertas y otras castradoras.
En fin, que sin duda se le acerca bastante a una obra maestra absoluta, que ha ganado con el paso del tiempo y resulta un gozoso trabajo artístico difícil de olvidar.