Archive for the ‘Albert Dekker’ Category

LAS FURIAS (Furies, the). 1950. Valoración: 7,15

noviembre 30, 2009
En el rancho “Las furias”, viven T.C. Jefferson, que es el patriarca, hombre hecho a sí mismo, y sus dos hijos, hombre y mujer.
El hijo es un buen chico, pero sin carácter, mientras que la mujer es una mujer ambiciosa, aunque justa.
El patriarca desea echar de sus tierras a una familia de mexicanos, los Herrera, cuyo primogénito es amigo de la infancia de su hija…

Buena película, más un drama que un western, aunque tiene de todo.
La trama, aunque se entiende a la perfección, resulta un tanto extraña, pero resulta sumamente interesante.
Los personajes son complejos, y la dirección (buena)de Anthony Mann, crea un clímax de thriller, más que propia del far west.
Interesante, aunque se aparta de la típica película “del oeste”.
Y lo hace por varios motivos, pero sobre todo por su peculiar forma de narrar los acontecimientos, a la manera de una tragedia griega, donde el destino de los personajes juega con ellos de forma lenta pero inexorable.

Film en todo momento con violencia soterrada, que estalla en mil pedazos cuando se llega a los callejones sin salida del odio, los rencores y la pasión mas furibunda.
A todo ello ayudan la impresionante fotografía, cercana al expresionismo mas puro, de Víctor Milner y a la banda sonora del maestro Franz Waxman, soberbia y llena de fuerza dramática que magnifica aun mas el poderío de los rayos y truenos que resuenan a lo largo del metraje.
Excelente adaptación de la novela de Niven Busch, queda en la memoria por la fuerza de sus personajes, retroalimentados por los instintos mas bajos que guardan en sus almas, encarnados por maravillosos intérpretes, destacando al trío formado por el patriarca Walter Huston, simplemente magnifico, Bárbara Stanwyck en su laberíntica dualidad, y Gilbert Roland, espléndido en una escena capital que se queda en la retina y memoria para siempre.
Perfecta ambientación, con vestuario de nada menos Edith Heath, la mejor en su trabajo.

CALIFORNIA. 1946

enero 28, 2009
Un desertor del Ejército de La Unión consigue trabajo como guía en una caravana que transporta personas que se dirigen a California, con el pensamiento de conseguir tierras para futuras generaciones.
En dicha caravana viaja también una mujer de dudosa reputación, odiada por todas las mujeres allí presentes.

Un maravilloso Tenchicolor por Ray Milland y Barry Fitgerald, en la dinámica película CALIFORNIA

Así rezaba la publicidad del programa de mano del Cine Rosal.

Entretenido, aunque no muy distinguido western, dirigido con oficio pero sin excesiva imaginación por John Farrow, padre de Mia y autor de estimables films en varios géneros.
Se ve sin problemas, aunque le falta algo de enjundia, no en vano, se mezcla más de la cuenta la palabra con la (no excesiva) acción.
La labor de guión en cuestión de diálogos es meritoria y esforzada, pero queda todo algo estático y envarado, dando mayor importancia a la labor interpretativa dramática gestual, que a la meramente física, que es lo que en un western debería imperar.

La fotografía es lo mejor de la cinta, obra de Ray Rennahan, de contrastadas tonalidades cromáticas, que otorga gran belleza plástica a algunas escenas.
Lo cierto es que, pese a su larguísimo buen reparto, con ilustres protagonistas, como un apuesto Ray Milland y la siempre estupenda Barbara Stanwyck y/o el inolvidable Barry Fitgerald, y mucho/as “secundarios” que incluso actúan prácticamente de extras, como Ian Wolfe, Martín Galarraga, Darby Jones o el destajista y siempre eficaz Frank Ferguson , la peli se ve sin mayor problema, pero se olvida con excesiva facilidad.
Un trabajo artesanal, resuelto con dignidad gracias al probado oficio de Farrow, pero que no tiene muchos momentos de indudable interés.
Repito, se pasa el rato pero no es nada memorable.

MUJER DE CIUDAD, UNA (Woman of the Town). 1943. Media de los bloggeros: 6

noviembre 7, 2008

Bat Masterson, el que fue el más famoso sheriff de Dodge City, trabaja ahora, en 1919, en la ciudad de Nueva York en un prestigioso periódico, como cronista deportivo.
Cuando un coleccionista de recuerdos pide alguna de las pistolas que utilizó en sus tiempos, Bat confiesa que no conserva ninguna, ya que quiere olvidarse de toda aquella época pasada.
Dice que enterró su última pistola a consecuencia de la promesa que hizo a una gran mujer.
Se recuerda la historia desde el principio.

Interesante western, un tanto menor, dirigida con profesionalidad pero poca imaginación por George Archainbaud, que no se puede decir que fuera precisamente un maestro en el género del far west.
La película está bien y es agradable de ver, aunque resulta algo lenta, empleándose un ritmo algo parco en ocasiones, casi contemplativo. Algo que en el westen no resulta de lo más estimulante, aunque sí en las escenas intimistas, de puro drama, que las hay.

Esto hace que a veces uno/a se desconecte un tanto de la historia, que más tarde se vuelve a retomar dados sus más que estimables intérpretes (Albert Dekker, Barry Sullivan…), con la gran Claire Trevor a la cabeza, una vez más lo mejor del film.
Por lo demás, tanto ambientación como dirección artística son excelentes.
Pero ya digo, en resumen, es bastante irregular, por lo que se tiende a olvidar pasado poco tiempo.

Leer critica Una mujer de ciudad (woman of the town) en Muchocine.net

QUIERO A ESTE HOMBRE (Honky Tonk). 1941

agosto 9, 2008

En el Oeste americano, dos farfulleros que se ganan la vida yendo de un pueblo para otro, desvalijando a los pobres vaqueros, con sus trampas en la cartas y demás artimañas, van a parar a un lugar donde uno de ellos conoce a una bella señorita.
Es la hija del juez del lugar, un hombre
que fue tan tramposo como ellos, y ahora no es más que un viejo borracho.
El sheriff del lugar es un hombre corrupto.
Empezarán los líos.



Entretenida, aunque algo menos de lo que las críticas suelen decir normalmente.
Se dice de ella que es brillante, y muy disfrutable. Lo cierto es que no está nada mal, resultando una película alegre y muy vistosa, amén de ágil a más no poder, pero esto no es decir demasiado, dado que es de la Metro, y ya se sabe que no reparaba en gastos para lo grar filmes estupendos y, a menudo, inolvidables (esta creo honestamente que poca gente la conoce y/o recuerda: yo mismo la recuerdo porque tengo la mala costumbre desde pequeño de anotar las pelis vistas y con los adelantos informáticos he ido creando poco a poco una vistosa base de datos, que si no…).
Por lo demás, en mi opinión hay exceso de diálogo entre Lana Turne r y Clark Gable, cuando lo que debe imperar es la acción, verdadero detonante de la historia.
Digamos que el western gana la partida claramente al melodrama, aunque la comedia triunfa sobre los dos, pero hay menos acción de lo que a mí me hubiera gustado.

Un film elegante, que mezcla de forma atractiva pero no demasiado convincente dos géneros que no siempre se llevan bien en la pantalla.
Al menos está beneficiado por los estimables intérpretes y una dirección sabia, como es norma en él, de Jack Conway, un director a re-descubrir, autor de un buen puñado de excelentes títulos.
En suma, que merece la pena por ver un cine que ya, lamentablemente ha desaparecido, donde no se escatimaban gastos en decorados, extras (muy numerosos), y un elenco interpretativo siempre atractivo (en este caso acompañan a Gable y Turner, nada menos que gente como Chill Wills (de nuevo), Claire Trevor, Frank Morgan, Albert Dekker (de oscuro final en la vida real) y/o la siempre segura Marjorie Main).

Leer critica Quiero a este hombre (Honky Tonk) en Muchocine.net