Archive for the ‘Alex Montoya’ Category

JINETES (Escolta, los) (Outriders, The). 1950. Valoración: 5,60

diciembre 15, 2009
Durante la Guerra Civil norteamericana, tres soldados confederados se escapan de un campo de prisioneros en Missouri.
Pronto caen en manos de asaltantes, de bandidos, pro-confederados, quienes les obligan a conducir unos carros que serán la trampa en la que deberá caer un tren de la Unión que transporta oro.
A dos de ellos no les importa gran cosa hacerlo, pero el tercero comienza a tener sus dudas al ser un hombre de honor.
Pero el tren es atacado asimismo por los indios…

Rutinario western, muy convencionalmente dirigido por Roy Rowland, un simpático pero bastante menor director, que incluso hizo alguna peli, también westerns, en España, aunque con protagonistas estadounidenses.

La peli, dada su incontestable modestia, tiene muy poco que destacar, cayendo en el olvido al de poquitos días de ser vista. Esto es así porque el argumento, nada malo y hasta curioso, si se quiere, carece de mayor profundidad e imaginación en la puesta de escena, aunque no cae en el aburrimiento, por lo que supone un discreto entretenimiento.

Una de esas películas creadas para las sesiones dobles, aunque dignas por su competente artesanía, donde destaca la banda sonora de André Previn y la fotografía de Charles Edgar Schoenbaum (¡qué dificultad el escribir el apellido!) que destaca el paisaje de Kanab, Utah (USA).
Pero lo mejor, qué duda cabe, es su largo elenco interpretativo, donde además del trío protagonista, el siempre eficaz Joel McCrea, y los estupendos característicos James Whitmore y Barry Sullivan, podemos admirar el siempre excelente trabajo de, por ejemplo, Jeff Corey, el malencarado y sobresaliente Ted de Corsia y/o Martín Galarraga. Además, de claro, está, la bella Arlene Dahl, en la década de los cincuenta actriz popular muy bonita.
Una cinta más o menos amena, a veces más, a veces menos, pero digna y honesta, inmersa en genuina serie B.

Anuncios

DALLAS, CIUDAD FRONTERIZA (Dallas). 1950

noviembre 4, 2009
Acabada la guerra de Secesión, un oficial del ejército del sur, que está reclamado por la ley por haber formado parte de las bandas guerrilleras de Quantrill, llega a la ciudad de Dallas, en Texas, siguiendo la pista de los hermanos Marlow, los que, en su ausencia, asesinaron a su familia, y expoliaron sus propiedades en Georgia.
Busca venganza, pero pronto se enamora de una joven de la ciudad.

Un western apreciada generalmente por la crítica..y que a mí, cuando la ví, eso sí, siendo un niño, no me hizo mucha gracia.
La tendría que ver de nuevo para hablar con más sentido de ella, pues el tiempo es un medio, muchas veces una ventaja, que nos da nuevas perspectivas sobre muchos hechos de la vida, entre ellos el arte. Y el cine es el séptimo.


Yo la recuerdo como un film algo extraño, no por el argumento, el sempiterno de la búsqueda de la venganza, sino por la forma de narrarla, utilizándose, o así la recuerdo, una opresora ambientación (dirección artística a cargo de Douglas Bacon), con oscura y particular fotografía (Ernest Haller), y eso sí, estupenda banda sonora a cargo del mítico Max Steiner.
Interesante de por sí, y bien interpretada, sobre todo por ese gran actor que fue Raymond Massey, como el inteligente y ladino villano, la dirección de Stuart Heisler es algo opaca a mi entender, lo que hace que resulte algo irregular en su desarrollo.
Rodada en ranchos particulares de Los Ángeles y California, principalmente.