Archive for the ‘Bill McKinley’ Category

JUEZ DE LA HORCA, EL (Life and times of judge Roy Bean, the). 1972

julio 8, 2009
Roy Bean, un ladrón de bancos, se autonombra juez de un diminuto poblado al Oeste del río Pecos.
Empezará a imponer “su” ley, a consecuencia de la cual muchos hombres, incluso inocentes “que pasaban por allí”, morián ahorcados por sus estrafalarias sentencias.
Sólo hay una persona a la cual rinde pleitesía, la famosa artista Lily Dantry, a quien venera en la distancia.

Especie de remake de la célebre “El forastero“, de William Wyler, de la que ya hemos hablado en este humilde blog.
En aquella ocasión el personaje del juez Roy Bean, importantísimo e imprescindible en la historia, era el segundo más importante, esto es, no era el protagonista. Y en esta ocasión, sí.
Este juez, Bean, existió realmente y John Huston, al que ya se sabe le gustaban preferentemente los personajes perdedores, aborda la historia de forma más realista, sucia y oscura que lo hiciera Wyler, pero también con su particular lirismo.


El resultado final es una obra no tan redonda como la primigenia, no tan brillante y magistral, y sí más irregular, pero francamente estimulante y, sobre todo, tremendamente entretenida y amena.
Mezlca, como buen narrador cinematográfico que se precie, la realidad con la leyenda, y consigue gracias a un ritmo sostenido y la sinfin presencia de grandes intérpretes (Newman, la gran Ava Gardner, Keatch, Bissett, McDowall…), un excitante film, con momentos sobrecogedores, llenos del peculiar humor excéntrico del personaje del juez y allegados, con otros menos memorables e incluso sobrantes.
La película está considerada de forma unánime por los críticos como menor dentro de la filmografía de Huston, y creo que bien pudieran tener razón, pero siempre es conveniente revisitar este trabajo, al ser fresco y divertido a la par que espectacular en algunos tramos.
En mi opinión no convence del todo, pero es agradecida y siempre deja un buen sabor de boca.

Anuncios

NEVADA EXPRESS. 1975. Valoración de los bloggeros: 7,66

febrero 16, 2009
A bordo de un tren, en los tiempos del lejano Oeste, un agente secreto trata de descubrir a unos traficantes de armas.

Entretenida, aunque no demasiado buena película policíaca dentro del marco del western. Es un western, claro está, pero su argumento y constantes le acercan, por espíritu, más al thriller o género negro…o más bien policíaco, sin más.

La historia no es nada del otro jueves, pero se ve bien pues hay bastante acción, y eso hace que no decaiga en ningún momento. No hay que olvidar que el director es Tom Gries, un estimable realizador que consiguió buenas películas, como “El más valiente entre mil“, “La casa de cristal” y/o “Fuga suicida“, con el propio Charles Bronson, como en esta ocasión.
El plantel de actores “secundarios” es muy bueno (Richard Crenna, el soberbio Ben Johnson, el orondo e impecable Charles Durning, y/o el seguro valor Ed Lauter) y eso también repercute en la calidad de una cinta de por sí escorada hacia la serie B, pero que está muy bien narrada, con agilidad, excelentes escenas de acción, con bastante violencia explícita, y unas convincentes interpretaciones, incluída la del muchas veces pétreo Charles Bronson.

Se ve bien, aunque quizás se olvida con cierta facilidad. O mejor dicho no se olvida, pero sí que sus escenas, al cabo de un cierto tiempo tienden a la dispersión y puede que a la confusión con otros filmes de parecido pelo.
En mi opinión, una cinta sobria, eficaz y que deja un más que aceptable sabor de boca.

Leer critica Nevada express en Muchocine.net

EL FUERA DE LA LEY (The Outlaw Josey Wales). 1976. Valoración de los bloggeros: 7

enero 19, 2009

Un hombre, Josey Wales, quien perdió a su mujer e hijos en la Guerra de Secesión, al término de la contienda sigue la misma junto a un grupo de hombres.
Al cabo de un tiempo decide el grupo entregar las armas. Sin embargo, y debido a una traición del jefe del grupo, son casi todos asesinados.
Josey decide adentrarse en la tierra de los indios mientras planea su venganza.

Según algunas críticas de la época de su estreno, una de las peores películas de Clint Eastwood como director, y según otras (según avanzan los años) una gran obra, mal comprendida en gran medida, y un tanto adelantada a su tiempo.
Para mí una apreciable película, siempre muy entretenida, y con espectaculares escenas.
Cierto es que, sin duda por influencias de su etapa con Sergio Leone, la película tiene momentos en que parece un Spaguetti (violencia demasiado explícita donde la vida humana no tiene mucho valor…).
Sin embargo hay buenos diálogos (el que tiene lugar para saber si habrá paz o guerra entre indios y colonos, entre Wales y el jefe indio interpretado por el gran (en todos los sentidos) Will Sampson), escenas impactantes y un cuarto de hora verdaderamente memorable, (cuando su antiguo jefe se dirige a él, en un bar en penumbras, apenas entreviéndosele el rostro, mientras le dice que cuando le vea a Josey Wales le diga que la guerra hace tiempo finalizó y que la vida debe seguir, todos en paz).

Una escena que pone los pelos como escarpias, dado el gran contenido emotivo que posee. Un final antológico para una historia un tando desmesurada y algo más larga de lo que hubiera sido más preciso, pero que indudablemente llega a gustar y finalmente a convencer (excepto a algunos críticos de la época, repito).
Buena fotografía, estimable trabajo de montaje y unas conseguidas interpretaciones donde destaca John Vernon, como el antiguo jefe de Wales, Chieff Dan George, un indio piel roja de verdad, con el que te ríes y aprendes de forma sencilla algunas verdades de la vida, e incondicionales de Eastwood como Bill McKinney y/o Matt Clark.
Se suele reponer en la televisión con frecuencia, y siempre con gran éxito de espectadores. Por algo será.

EL ÚLTIMO PISTOLERO (The Shootist). 1976

diciembre 30, 2008
Un viejo pistolero deberá enfrentarse a tres enemigos más jóvenes y ágiles que él.
No será fácil pero no tiene nada que perder pues está terminalmente enfermo.

“Bonito” western crepuscular, último del gran John Wayne, poco antes de morir de cáncer, tras muchos años de luchar contra él.
Y si pongo comillas en el bonito es porque ciertamente es un film bello, con tranquila realización de Don Siegel, uno de los grandes en fimes de acción, pero también hay que convenir que es triste. No en vano en todo la historia está presente la muerte próxima del protagonista, bien a manos de antiguos y nuevos enemigos de carne y hueso, bien a cargo de una maldita y todavía hoy no totalmente curable enfermedad, aunque mucho se ha avanzado en dicho sentido.

Emotiva en su humanidad, con grandes lecciones de vida, de dignidad, amistad y amor leal, deja un gran sabor de boca, entre otras cosas por finalizar con una muy elaborada y excelente escena (muy esperada en todo momento) de gran tiroteo entre el protagonista y los malos de turno.
Film nostálgico, donde se hace hincapié (una vez más, en este sentido no es original, ni tampoco lo pretende) de un mundo de libertad y justicia, tendente a una segura desaparición.
Muy bien Wayne, en un dignísimo colofón a su larga y exitosa carrera cinematográfica, acompañado por maravillosos intérpretes como el no menos mítico James Stewart, Lauren Bacall, Richard Boone, Harry Morgan, y hasta el aquí joven actor Ron Howard, más tarde popularísimo director “El código Da Vinci”, “Cinderella Man”, “El Grinch”