Archive for the ‘Buddy Van Horn’ Category

EL SEDUCTOR (Beguiled, the). 1971. Valoración: 7,70

octubre 18, 2009
Un cabo del ejército nordista es acogido por unas señoritas que viven en una residencia, perteneciente al Sur.
Al principio quieren entregarle a la primera patrulla que vean por ahí, pero él se las ingenia para enamorarlas una a una con el objeto de recobrar fuerzas y huir.



Excelente film, que entra de lleno en el género del western por la época, personajes y elementos propios del far west, pero que también podria muy bien entrar en la categoría de drama intimista, thriller romántico o suspense puro de oliva dado cómo se las gastan las protagonistas de turno.
Es una inteligente adaptación de la buena novela de Thomas Cullinan.
Se trata sin duda alguna de uno de los mejores trabajos de Don Siegel, que ya es decir dada la buena cosecha de estupendas obras que tiene en su muy estimable filmografía.
También para Clint Eastwood supone una de sus mejores interpretaciones. Desde luego es la mejor de su larga segunda época aunque ya sabemos a estas alturas que últimamente, cada vez que actúa lo hace mejor que la anterior, pudiendo muy bien afirmarse que ahora sí es un excelente actor.

La historia se las trae, pues es dura, inmisericorde, cruel.
Las intérpretes (sobre todo la gran Geraldine Page y Elizabeth Hartman) lo bordan consiguiendo transmitir toda la gama de sentimientos que sienten ante la presencia de un hombre (que “las pone” en su casa.
Buena película que cada año que pasa se revaloriza dada la orginalidad de su propuesta y su valentía expositiva. Se puede decir que se adelantó a su tiempo y ahora ya se puede afirmar que se trata de toda una auténtica (aunque estremecedora) obra maestra poco complaciente con el espectador, como debe ser.

INFIERNO DE COBARDES (High plains drifter). 1973. Nota media: 8

mayo 1, 2009
Un misterioso personaje llega a un pueblo amenazado por la próxima visita de tres rencorosos criminales, por lo que rápidamente se le solicita protección; consciente de que es imprescindible y nadie se atreverá a enfrentársele, comienza a humillar y exigir progresivamente a los ciudadanos.

Primer film del oeste que dirigió el gran Clint Eastwood (en esa época menos grande que en la actualidad…).
Se trata de un film original en cuanto a su temática, y en cuanto a determinados empleos del color y la fotografía. En cuanto a su temática, no en vano el “héroe” no lo es tanto, al menos en cuanto a la moral que exhibe, en sus violentos y crueles métodos y en su poca complacencia para con el resto de sus semejantes. Y en cuanto al color, al emplear el rojo con la intensidad y cromatismo del infierno puro y de la muerte.

Es un film interesante, aunque lejos de la maestría que años después demostraría su autor, pero en todo momento resulta entretenida y muy amena, aunque ciertamente, repito, todo lo que hace el protagonista, “el bueno” de la película, resulta lejano a los positivos sentimentos que debe albergar quien debe velar por nuestros intereses y seguridad.

Al final queda todo aclarado, el porqué lo hacía, etc, pero durante el metraje está bien mostrada la dualidad y hasta contradicción, dando a entender que el ser humano tiene de todo, partes buenas y demonios interiores y deudas no pagadas que nos llevan por caminos oscuros y hasta violentos, como es el caso.
Un film singular, que creo se trata de un buen borrador de su ya mejor “El jinete pálido“, y que se sigue regularmente proyectando en las televisiones del mundo entero con un éxito merecido.
Y es que siempre es un acierto por su original puesta de escena y por la intensidad dramática conseguida.

MUERDE LA BALA (Bite the Bullet). 1975. Valoración: 7

febrero 23, 2009
Se establece una competición entre varios hombres bien dispares y una valerosa mujer para conseguir un importante premio.
Se trata de una carrera de caballos pero de fondo, a través de muchas millas.
Entre los personajes se irán estableciendo relaciones y vivirán diversas aventuras.

Una prostituta a Gene Hackman, a punto de tener relaciones sexuales:

– ¿Cómo te gusta, cariño?
– En silencio“.

Bueno y bonito western, digno de Richard Brooks, un director siempre excelente, que imprime elegancia y sofisticación, amén de gran intensidad dramática a todos sus trabajos, algunos de ellos memorable, como por ejemplo “Los profesionales”, “Con los ojos cerrados” y/o “El fuego y la palabra“.
Seria, formal, combinando sabiamente los momentos humorísticos (magníficos dialogos y soliloquios a cargo de James Coburn) con los dramáticos y púramente de acción encuadrados de lleno en el western más genuino.
Resulta ua agradable pasatiempo que no cansa por más que la veas y se recuerda por ello con gran cariño.

Estuvo nominada a la mejor banda sonora, gracias a la extraordinaria música de Alex North, y al sonido, memorable y que le imprime de fuerza dramática al argumento en muchas escenas, como cuando se les oye jadear a los pobres caballos sometidos a un terrible castigo durante muchas millas.
Una cinta con parte de lo mejor de los años setenta en el apartado interpretativo (Hackman, Coburn, Michael Vincent, Bergen, Ben Johnson…), que contiene una gran lección de vida, con personajes llenos de dignidad, junto a otros francamente rechazables.
Buena película.