Archive for the ‘Burt Lancaster’ Category

¡QUE VIENE VALDEZ! (Valdez Is Coming). 1971. Valoración: 6,40

octubre 24, 2009

Valdez mata a un hombre, presunto criminal acusado por el amante de su mujer, demostrándose más tarde que no era culpable.
El encargado de la ley que tenía la misión de perseguirlo se desentiende del asunto, y Valdez decide reunir dinero para entregárselo a la viuda.

Bastante entretenido film, aunque en verdad algo extraño.
Y es que no es el típico/tópico western donde los personajes son arquetipos, cristalino y convencionales. No. La mayoría de los personajes tienen recovecos de toda índole, no son de una pieza y no se sabe por dónde saldrán.
El protagonista sí que es claro. Sabe lo que quiere y cómo lo quiere. Pero no lo tendrá fácil.

La película está corréctamente realizada por Edwin Sherin, que no es precisamente un conocido ni en el mundo del cine ni menos en el del far west. Su contratación era un arma de doble filo. Por una parte se pretendía y creo que se ha conseguido, hacer algo distinto a lo trillado. Y por otra parte, podría haber pasado (me temo que también ha ocurrido) que muchos espectadores y críticos la rechazaran de plano al salirse por la tangente en un buen número de escenas. Vamo, que no se trata de un clásico, ni en sus maneras ni en su estudio psicológico de los personajes.
Es amena y se sigue con interés, si se acepta el espíritu de la cinta, cinta que está muy bien fotografiada por Gábor Pogány, y saca magnífico partido de paisajes españoles, donde se rodó la peli, de por ejemplo la Sierra de Gredos y/o Tabernas, Almería. Los interiores se rodaron en Roma, Italia.
Bien los intérpretes, con un muy veterano Burt Lancaster en magnífica forma, una brillante, como siempre, Susan Clark y el añorado Richard Jordan componiendo un peculiar y rico personaje.
A mi me gustó aunque reconozco que no es un western al uso, por lo que pudiera no convencer a una mayoría.

Anuncios

LA VENGANZA DE ULZANA (Ulzana’s Raid). 1972. Valoración: 8

junio 1, 2009
Ulzana es un indio que ha escapado de la reserva por no haber comida suficiente para su tribu.
Le persigue el ejército de los Estados Unidos y él se defiende salvajemente, si hace falta.

Claro ejemplo de la filosofía de vida del gran (para algunos críticos, sobrevalorado…) realizador Robert Aldrich, uno de los que más me ha gustado siempre, al abordar con valentía y brío muchos géneros donde se ponían en solfa determianados comportamientos humanos que menoscaban la libertad y dignidad de otros semejantes.
Aquí hace lo propio, en el personaje de Ulzana, valeroso y también cruel “piel roja”, que defiende a capa y espada a los suyos, ante el hambre y pobreza que les han dejado los “rostros pálidos”.
Cuando se estrenó, parte de la crítica atribuyó a este excelente film, que era más violento de lo necesario, pero es que el tema daba para ello y ante ciertas situaciones y circunstancias no puede ser de otro modo, sobre todo cuando las armas, el odio y el racismo imperan sobre la lógica, la razón y la justicia.
Duro, sin concesiones a la galería, Aldrich muestra su grandeza narrativa en una puesta de escena sobria donde cada personaje busca su lugar y actúa tanto según sean sus ideas más arraigadas como si su vida corre peligro mortal.

Indios que luchan por su supervivencia y blancos que actúan siguiendo órdenes, aunque estas no sean justas, hecho que mortifica a algunos personajes, como por ejemplo al protagonista (maravilloso Burt Lancaster), un honesto hombre que debe estar en permanente guardia, tanto por si los indios les atacan como por el vanidoso y cruel comportamiento del Ejército.
Atención también al papel de Bruce Davinson, un siempre buen actor, en un papel nada fácil, un hombre íntegro, creyente y religioso, que cree firmemente en la bondad del ser humano, dándose cuenta a lo largo de la historia que no es del todo cierto.
Aunque convenientemente novelado, una auténtica lección de historia, donde se pone de manifiesto, una vez más, la realidad de la conquista del far west por parte del hombre blanco, exterminando si era necesario y sin mayores contemplaciones, a los auténticos americanos, los indios.
Soberbia realización y maravillosa fotografía, además de la violencia explícita, también hay lugar para el lirismo, para la emoción, como en su duro final.
Rodada en agrestes paisajes de Arizona, la seca tierra es uno más de los personajes, otorgándole el clímax necesario de rudeza.

LEYENDA DE BILL DOOLIN, LA (Cattle annie and little britches). 1981

agosto 27, 2008
En 1893, dos chicas del Este, Annie y Britches, deciden unir los restos de la banda Doolie-Dalton y continuar sus habituales fechorías.

Simpático western, curioso y entretenido, amén de excelentemente interpretado.
Hay una sabia mezcla de sátira hacia el género rey, y western del bueno, auténtico.
Está competentemente realizado por Lamont Johnson, un irregular pero meritorio director (“los que saben morir, “el gran duelo”, “lápiz de labios“…), que aquí consigue uno de sus mejores trabajos, recreando una historia basada en personajes reales, pues Annie y Britches existieron realmente (véase la vieja fotografía donde aparecen ambas),

pero pasadas por el tamiz de leyenda, que siempre agranda y exagera, cómo no, los hechos probados, para dar un mayor empaque, una mayor espectacularidad a la historia narrada, sea literaria o cinematográfica.
Muy buenas interpretaciones, sobre todo de Burt Lancaster, sencillamente fabuloso, y unas situaciones que alternan el humor más simpático que imaginarse pueda dada la idiosincrasia de sus muy peculiares personajes, junto a otras que entran de lleno en el más puro y genuino género del western.


Aquí, en este buen trabajo, Lamont Johnson consiguió lo que en otros no, convencer tanto a la crítica como al público, aunque es cierto que hoy en día poco/as se acuerdan de esta peli.
Para las generaciones actuales, ver a la hoy experimentada y todavía de muy buen ver, Diane Lane y a la en estos momentos un tanto desaparecida pero excelente Amanda Plummer, puede ser un puntazo, al estar ambas, sobre todo Lane, bastante alejadas de su posterior y actual filmografía.
Un film majo y muy agradable, que hace pasar un rato la mar de ameno.

Leer critica Le leyenda de Bill Doolin (Cattle Annie and little britches) en Muchocine.net