Archive for the ‘Charles Middleton’ Category

LOS INCONQUISTABLES (Unconquered). 1947

octubre 8, 2009
En el siglo XVIII, una joven inglesa, convicta, es deportada a las colonias americanas como esclava.
En el barco consigue la libertad después de ser comprada por un apuesto aventurero, pero cuando éste se marcha un malvado político decide volver a convertirla en esclava
El aventurero tomará cartas en el asunto cuando se entere.

Muy entretenida película de aventuras, que no incluí en el año correspondiente (1947) al tenerla en mi base de datos como film puramente de aventuras. Y en efecto, sobre todas las cosas, sobre todos los géneros, el de aventuras es el que se lleva la palma. Pero también se trata de un western o mejor aún un pre-western. Y como quiera que ya he incluido en este humilde blog algunas cintas que se desarrollan en el siglo XVIII en vez de en el XIX, pues incluyo esta también.
La película es enormemente entretenida, al estilo de las dirigidas y producidas por el gran (en todos los sentidos) Cecille B. de Mille. Esto es, de algo más larga duración de lo normal (y prudente ya que son dos horas y veintiseis minutos), larguísimo plantel de auténticas estrellas (gran puntazo el ver a Boris Karloff haciendo de indio), y una mezcla de espectacularidad, con intimismo y mucho, mucho colorido en un argumento repleto de acción y humor.

Este humor es socarrón y da gusto contemplar una forma de hacer cine que ya ha desaparecido salvo algún atisbo o intento de reformulación de los grandes clásicos por parte de cineastas de hoy en día.
Todavía aún hoy se sigue reponiendo en las televisiones de todo el mundo, consiguiendo grandes éxitos de audiencia. Y es que no pasa de moda, reteniéndose fácilmente en la memoria momentos como cuando el protagonista, un jocoso y atractivo Gary Cooper suelta divertido cada vez que alguien puja por la chica algo así como: “Y tres peniques (o chelines, no recuerdo bien)”. Es decir, siempre subiendo, aunque un poquito nada más, la puja del maloso de turno que se quiere llevar esclava a su amada.
Una película imperecedera, recomendable cada vez que se está necesitado/a de alegría y donde podemos admirar en el magnífico technicolor de la época preciosos paisajes de Pennsylvania y Snake River (Idaho) (USA).

Anuncios

DESTACAMENTO OESTE (Station West). 1948. Valoración final: 7

abril 28, 2009
En un pueblo se ha producido unos robos de oro, y dos asesinatos en las personas de los soldados que lo transportaban.
Un día llega un forastero que desea ganar dinero lo más rápidamente posible, por lo que le pide a la dueña del saloom un trabajo como su “chico para todo”.

Originalilla película del oeste, no en vano, aunque tiene todos los elementos del más genuino far west, más bien se trata de un thriller, también con sus atractivas constantes de intriga y suspense.
Es interesante siempre, dada la historia y el argumento, sustentado en un perfecto guión que no deja cabos sueltos y contiene estupendos diálogos a cargo de magníficos intérpretes (Dick Powell,
Agnes Moorehead, Burl Ives, Jane Greer, bellísima…), no estando las féminas por debajo (en méritos interpretativos quiero decir…) de sus colegas masculinos, cosa que casi siempre suele suceder en este género rey cinematográfico.


Pero es verdad que, a veces, se hace un poco extraña, no por no entenderse el argumento, repito, sino porque el espectador no sabe con certeza a qué carta quedarse. Y esto puede resultar algo molesto si se es un tanto impaciente o conservador, pero resulta de lo más atrayente si uno/a se deja embargar, embaucar ante lo desconocido o más bien incierto.
Es muy entretenida y el último minuto es bonito y poético de verdad.
Burl Ives, que por esas fechas ya comenzaba a despuntar como actor pero que ya tenía una bien ganada fama de maravilloso cantante, con una de las más poderosas y timbradas voces, demuestra aquí que, en efecto, no sólo no estaba sobrevalorado, sino que incluso era mejor de lo que habían comentado. Canta de maravilla dejando al personal con la boca abierta.

Un film muy agradable y ameno, con buenos apuntes psicológicos de sus personajes, y que deja un grato recuerdo tras su visión. Y eso que el director, Sidney Landfield, no es muy conocido ni reconocido, pero atinó con los mimbres de que disponía y logró un buen trabajo.

PISTOLEROS (Gunfighters). 1947. Valoración: 7

marzo 26, 2009
Un pistolero decide dejar la vida que lleva y deja de llevar armas.
Viaja con su caballo hacia un lugar donde viven algunos amigos, uno de los cuales le ha ofrecido trabajo en su rancho.
Justo cuando llega, observa cómo dos jinetes salen del rancho precipitadamente después de oírse un disparo. Cuando llega ve cómo su amigo está muerto y al lado, encuentra una bala.
Cuando comienza las pesquisas para averiguar el suceso, el ayudante del sheriff y varios vaqueros le toman preso y deciden ahorcarle al tomarle por el asesino.

Buen western, recio y vigoroso.
Amparado en un buen guión, conciso, con buenos diálogos y los tiros tan precisos como certeros, la película camina in-crescendo, dejando un muy buen sabor de boca.
Se trata de una serie B, pero realizada por George Waggner, con esmero, dignidad y algunas escenas de acción de gran realismo dramático (cuando el ayudante del sheriff intenta aplastar al protagonista con su caballo).


Además de ésto, hay humor del bueno y la música acompaña sutil e inteligentemente a los gags.
En suma, una buena película que, creo, no fue estrenada en salas comerciales españolas. Una pena, se la perdieron.
En el apartado interpretativo uno de los mejores westermen: Randolph Scott, acompañándole ilustres indoncionales del far west, como Bruce Cabot, Forrest Tucker y/o Francis Ford, hermano de John.
Un excelente western, pura serie B, pero mucho mejor que otros más “ilustres” y reconocidos.

Leer critica Pistoleros en Muchocine.net

OKLAHOMA KID. 1939. Valoración de los bloggeros: 6

diciembre 9, 2008
La banda de McCord roba el dinero que lleva la diligencia para pagar a los indios por la compra de sus tierras, pero el proscrito Jim Kincaid, alias “el chico de Oklahoma“, roba a su vez a McCord el dinero.
Más tarde, McCord se hace con el control de los salones de juego en la nueva ciudad.
Cuando el padre de Kincaid decide presentarse a la elecciones para la alcaldía de la nueva ciudad, McCord incita a la multitud para lincharlo, ya que sabe que sin Kincaid gana su negocio se vendría abajo.

Entretenido pero no demasiado disfrutable western, que tiene como mejor virtud el contar con un excelente elenco interpretativo, de lo mejor de finales de los 30 (Ward Bond, Donald Crisp, Charles Middleton…).
Como película la verdad es que no es muy allá, pues el guión no es precisamente un compendio de virtudes cinematográficas, habiendo mucho diálogo, en algunas fases incluso demasiados, y no existiendo muchas escenas de acción que se queden grabadas en la memoria.

Lloyd Bacon, el realizador, hombre por lo general estimable tras las cámaras, no logra hacer brillar el conjunto, quedándose con una simple peli amena, que no aburre nada, pero fácilmente olvidable pasado poco tiempo.
Se nota que no es su género favorito y al final lo visto se puede confundir con otros westerns de la época.
Protagoniza un James Cagney joven pero no tanto como para hacer de “Kid”, y un Humphrey Bogart haciendo de malo malísimo y con un traje negro calado hasta los tuétanos.
Se puede ver perfectamente pero se queda por debajo de lo que hubiera debido.

Leer critica Oklahoma kid en Muchocine.net

ORO, AMOR Y SANGRE (Virginia City) (Virginia City). 1940

agosto 2, 2008

Durante la Guerra de Secesión norteamericana, las tropas sudistas deben conseguir mucho dinero para comprar armas y alimentos para sus soldados, pues si no, perderán la guerra con total seguridad.
Para conseguirlo, un teniente irá a la ciudad de Virginia City, de mayoría nordista, para conseguir la mayor cantidad de oro en polvo, cuyos dueños son afines a su causa.
Para ello, lo transportarán durante muchos kilómetros en los bajos de unos carros.
Sin embargo, un espía yanki está detrás de ellos para capturar el oro.

Entretenido western que solo tiene en su debe el que el ritmo es desigual y las situaciones se tornan de espectaculares a demasiado habladas. Es decir, hay escenas de gran ritmo e intensidad, junto a otras donde la palabra es la dueña de la función, creándose una extraña sensación que, sobre todo para los amantes del western clásico, resultan algo desconcertantes.

Pero en líneas generales está bastante bien, se ve que se ha empleado mucho dinero y los extras y dobles cumplen magníficamente con su difícil y arriesgado cometido.
El último tercio está muy bien, sobrecogiendo al espectador dada la magnífica realización de Michael Curtiz, inolvidable director de la mítica “Casablanca”, amén de otros films de muy diversos géneros (ver en este mismo blog, donde hablo de varios de ellos, con el mismo protagonista, por cierto, Errol Flynn).
Estupendos intérpretes (Miriam Hopkins, Randolp Scott, Errol Flynn, Humphrey Bogart, Alan Hale, Ward Bond…), donde destaca, además de la siempre segura Miriam Hopkins, toda una señora actriz, el cometido de malo malísimo del más tarde inmortal (en el plano cinematográfico, claro) Humphrey Bogart y, sobre todo, el duelo actoral de los dos protagonistas masculinos, un muy activo Errol Flynn y un sobrio y excelente Randolph Scott, ganando claramente este último en el plano interpretativo.


Una cinta estimable, que no es redonda por lo apuntado antes, pero que deja un buen sabor de boca y ejemplifica el modo de rodar un film que ya ha desaparecido, salvo muy contadas ocasiones.

Un pequeño clásico, vamos.

Leer critica Oro, amor y sangre (Virginia City) en Muchocine.net

ESPÍRITU DE CONQUISTA (Western Union). 1941

julio 6, 2008

El tendido del primer cable transcontinental de telégrafos en 1861 está siendo objeto de amenazas por parte de forajidos e indios.
Edward Creighton, ingeniero en la compañía telegráfica Western Union, se encarga de dirigir la instalación de una línea a través de los territorios del Oeste.
Ayudado por su hermana, Sue, recluta a personal en los pueblos más cercanos. Pero la región es peligrosa e infestada de indios.
Por esto, la compañía tiene que proponer sueldos elevados para intentar atraer a candidatos.

La lucha en las praderas donde hombres implacables se disputan las tierras vírgenes y luchan por el amor de una mujer.Fuertes emociones propias de un país y una raza indómitos“.

Así rezaba la publicidad del programa de mano del Cine Olympia, allá por octubre de 1948.

Estimable película de Fritz Lang, que adapta una novela de Zane Grey, al que tanto leímos en nuestro juventud, que incluso en el western brilló con luz propia pese a venir de Europa, obstáculo pequeño para genios del Séptimo Arte que hacen suyos temas que en principio están fuera de su contexto histórico-social, pero que, gracias a sus brillantes virtudes cinematográficas,las hacen suyas revalorizándolas incluso.
Lang realizó tres westerns en E.E.U.U. y éste es quizás el menos bueno, pero es interesante y contiene detalles que indican que detrás de la cámara hay alguien que no parece norteamericano.
Un buen ejemplo de ello y que se explica en las escuelas de cine de todo el mundo, y no es para menos, es la escena en la que la cámara que va en redondo descubriendo paisajes, se detiene de pronto frente a valientes guerrreros indios.
Un prodigio de realización, quizás algo insólito en un western, pero que indica la imaginación en la puesta de escena de un hombre al que la justicia cinematográfica le debe algo más que sentidos homenajes.
Argumento tópico, pero gusta mucho y entretiene gracias a, como ya he dicho, una estimable realización, y a unos excelentes intérpretes, que hacen delicioso cualquier argumento en el que den vida a sus respectivos personajes (Randolph Scott, todo un western-men, John Carradine, Robert Young (futuro Dr. Welby, que tanto hizo porque los jóvenes españoles quisieran ser médicos), Dean Jagger, Chill Wills de nuevo, Bartlon Mc Lane….) y un sinfín de estupendos intérpretes que podían con todo.

Merece la pena su revisión, si ya se ha visto (creo que yo lo he hecho unas tres veces) y si todavía no se ha vistó qué decir…
Además, se puede ver como mero entretenimiento o como una muy novelada, eso sí, pequeña lección de historia, ya que habla del tendido del primer cable transcontinental. Y, aunque, repito, novelada, dramatizada, esto es, inventadas las anécdotas, sí que corroboramos, por si no lo sabíamos, que para llegar a ser Los Estados Unidos, el país que ahora es, hubo que quitar de enmedio “estorbos”, como forajidos, bien, estoy de acuerdo, pero también “pieles rojas”, los genuinos habitantes de aquellos vastos territorios donde hasta la llegada del hombre blanco vivían más o menos tranquilos.

En fin, que para que el progreso se obtenga, hay que pagar un “pequeño” precio. Aunque este sea las vidas de seres humanos.
Sí, lección de historia al fin y al cabo.

Leer critica Espíritu de conquista (Western Union) en Muchocine.net

BELLE STARR. 1941

junio 22, 2008

Belle Starr es un preciosa joven que se ve obligada a actuar al margen de la ley al perder sus tierras por le tejemanejes y corrupciones de los yanquis.
Desde entonces se convertirá en una proscrita, y una forajida.

Mediocre western dirigido por no precisamente un especialista del género, Irvin Cummings, un hombre inteligente, que siempre supo aportar su clase a los diversos géneros que abordó a lo largo de su carrera.
Belle Starr” no está nada mal, sino que sabe a poco por culpa de un guión más bien sosito que no supo extraer la verdadera personalidad del personaje protagonista, no olvidemos real, y que está considerada como uno de los iconos del far west, ejemplo de lucha y rebeldía ante la opresión e injusticia, aunque ella misma, una vez fuera de la Ley también realizó hechos reprobables. Pero no se trata en esta ocasión de juzgarla, sino, al estilo de Hollywood, sobre todo del viejo, dramatizar, inventando si hace falta hechos históricos, de otorgarle una pática de heroísmo que le situara directamente en la leyenda.
Sin embargo, y esta es la parte fuerte de la filmografía de Cummings, la parte técnica está bien cuidadada, con una preciosa fotografía en color y bellos paisajes.

Gene Tierney, la gran protagonista ¡cómo no! sale preciosa, pero sucede que la acción no abunda y acaba la cinta resultando un poco tediosa.
Así al menos recuerdo yo, ya que la vi hace ya un montonazo de años. Pero me pareció que se había perdido una buena oportunidad de hacer crecer el personaje y que había mejores realizadores para tal empeño.
No obstante, repito, no aburre talmente, sino que el ritmo es muy irregular para el género que nos ocupa, donde la acción y clímax debe ser constante. Aquí no lo es, y a veces prima el factor humano, pero con gran palabrería, sobre la realizadora de gestas y luchas contra la corrupción reinante en una época de Norteamérica que cimentó las bases sobre las que se asienta actualmente.
Buen elenco interpretativo, donde sobresalen Randolph Scott, Dana Andrews, Mae Mars y el siempre excelente Chill Wills.
Se puede ver, no molesta en absoluto, pero creo honestamente que se trata, viendo el resultado final, de un producto menor, que no de serie B.
A continuación el vídeo de YouTube, donde podemos ver, además de escenas del film, fotografías de la época con la verdadera Belle Starr.

Leer critica Belle Starr en Muchocine.net

CAMINO DE SANTA FE (Santa Fe trail, the). 1940

mayo 18, 2008
En la promoción de 1854 salen de West Point, academia militar de los Estados Unidos, entonces al mando del coronel Robert E. Lee, los tenientes Jeff Stuart y George Custer, que van destinados al segundo Regimiento de Caballería de Kansas, de guarnición en Fuerte Leavenworth.
Son enviados al segundo regimiento de Caballería de Kansas.
Son los años que preceden a la Guerra de Secesión y el ejército tiene continuas fricciones con el abolicionista John Brown.

No se porqué pero a esta película siempre le tuve, hasta hace un año, un poco de manía.
Tal vez fue por el personaje de Raymond Massey, el abolicionista John Brown (personaje real), que me resultó antipático (yo era un crío cuando la ví), ó tal vez porque hay demasiados personajes y en algún momento perdí la concentración.
Lo cierto es que es de las que menos me gustó de Michael Curtiz, no olvidemos, realizador de la mítica “Casablanca.
Vista por segunda vez me pareció mucho más bonita que la primera y aprecié mejor los excelentes diálogos, así como la brillantez de ciertas escenas y las estupendas interpretacioes de actorazos como Van Heflin y/o el antes referido Raymond Massey.

Una película que quizás debiera haber sido más profunda pero que remite a los mejores ejemplos de recios e inolvidables westerns, que cimentaron durante décadas este precioso género.
Además, la mezcla de acción, humor y romanticismo, está bien conseguida y personajes como los de Alan Hale ponen el punto cómico a una historia de honor, lealtad y amistad (la relación entre los dos protagonistas masculinos, siempre fieles entre ellos, aunque estén enamorados de la misma mujer).
No, ciertamente tampoco se puede decir que sea de las mejores de Curtiz, pero sí que es superior a “Dodge City, ciudad sin ley” y que su visión, cada cinco o seis años, es una buena terapia no sólo contra el aburrimiento, sino contra la mediocridad cinematográfica.
Un buen western con el que, gracias a Dios, me he congraciado.

Leer critica Camino de Santa Fe (The Santa Fe Trail) en Muchocine.net

PEQUEÑA REBELIÓN, LA (Allegheny Uprising). 1938

marzo 30, 2008
En el siglo XVIII, James Smith es un famoso cazador de indios, muy conocido en todo el territorio de Pennsylvania.
Un día, en sus merodeos por la frontera, descubre que los traficantes ingleses de armas suministran material a los indios, camuflándolos en los convoys militares.
Uno tras otro, los convoys serán interceptados por Smith y su gente.

Interesante film, bien dirigido por William A. Seiter, un director clásico francamente estimable y hoy en día un tanto olvidado.
Su elenco interpretativo es de primera, con John Wayne, Claire Trevor (que un año más tarde formarán pareja en la inolvidable “La diligencia”), e ilustres como George Sanders y/o Brian Donlevy.
Estupendamente ambientado, las escenas de acción están bien conseguidas y la historia se sigue con fluidez.

Toca un tema que da para mucho juego, al combinar diversos géneros como el western, la aventura, la intriga e incluso apuntes históricos sumamente interesantes.
Hoy en día se trata de una cinta olvidada, pero gusta bastante.
Puede que haya quien diga que este buen film no es un puro western, sino un pre-western o una cinta de aventuras. Según a qué época se le determine el género rey por excelencia.

Leer critica de La pequeña rebelión (Allegheny Uprising) en Muchocine.net

CAMINO DEL PINO SOLITARIO, EL (Trail of the lonesome pine, the). 1936

febrero 29, 2008
Dos familias, los Tolliver y los Falin, que viven en un valle perdido entre las montañas, mantienen una guerra abierta e incesante.
Pero es un odio atávico, heredado, sin que ninguna de las partes sepa el remoto motivo que dio origen a la sangrienta confrontación.
Jack, un ingeniero que ha localizado un rico yacimiento carbonífero en el valle, consigue autorización de las dos familias.

Estimable western, que en realidad no es tal, sino que, a pesar de que se desarrolle en dicha época y lugar, tiene muchos más tintes melodramáticos que de aventuras propias del far west. Con todo, hay de ello también y existen situaciones que nos remiten al género rey.
Henry Hathaway, su director, logra un film singular, con unas preciosas tonalidades cromáticas, gracias a una preciosa fotografía a todo color, aspecto técnico que resultó galardonado en la Bienale de 1936. Por este motivo, quedan resaltados los maravillosos parajes donde se sitúa la historia. Una historia, un argumento, que resulta atractivo gracias a un buen estudio psicológico de los diversos personajes personajes las que mueven sus acciones y desatan las más bien absurdas rencillas, enconadas en el tiempo y promovidas más por la costumbre que por la lógica.

Se aleja de las constantes del género en diversos momentos, siendo lo principal los anhelos, sufrimientos y contradicciones internas de los personajes las que mueven sus acciones y desatan las más bien absurdas rencillas, enconadas en el tiempo y promovidas más por la costumbre que por la lógica.
Estupendos intérpretes, entre los que destaca la pareja protagonista, un jovencísimo Henry Fonda y la siempre excelente Sylvia Sidney, memorable en films como la genial “Furia“, de Fritz Lang.
Una buena película que se debe ver con tranquilidad, saboreando sus buenos diálogos. Si no fuera así, podría resultar algo más que atípica y atragantar a más de un despistado espectador que espera de antemano tiros y peleas por doquier.

Leer critica de El camino del pino solitario en Muchocine.net