Archive for the ‘David Huddleston’ Category

RÍO LOBO. 1970. Valoración: 6,50

febrero 12, 2010
Se produce el espectacular robo de un tren de la Unión por las guerrillas confederadas.
El coronel del tren encarcela a los jefes enemigos Cardona y Tuscarora, pero los tres hombres acaban haciéndose amigos al terminar la guerra.
Tras esto, comienzan a buscar a los traidores de la Unión responsables de una serie de robos a trenes por parte de los confederados, y que los conducirá a la ciudad de Río Lobo, donde se les unirá la joven Shasta Delaney, la cual destapa la trama de corrupción de la ciudad.

Entretenido western, el último de la “trilogía” de los ríos de Howard Hawks y también su último film. Aunque solo fuera por este motivo, habría que tomarla en consideración o al menos recordarla dentro de una excelente filmografía, propia solamente de los mejores clásicos del cine de Hollywood.
Pero dejando esto aparte, la película es amena pero claramente la menos conseguida de dicha trilogía. Y también debemos situarla por debajo de “El Dorado“, otra del far west memorable.
Sin embargo, como digo es bastante maja y contiene los elementos propios del autor, donde la amistad, el sentido de la justicia y el honor, la lucha entre el Bien y el Mal, claramente manifestados en dos antagonistas bandos, están presentes de forma ágil y dicharachera, alternando las escenas de acción, muy bien filmadas, con las humorísticas, a cargo de hombretones de pelo en pecho, no pocas veces puestos en solfa por las damas (en este caso se encarga de ello la maravillosa y preciosa Jennifer O´Neil).
Un canto del cisne de Hawks que no significa lo mejor precisamente de su carrera cinematográfica, pero sí que la representa, al menos en parte.

Técnicamente muy competente, destaca la preciosa canción de los títulos de crédito iniciales, la bella fotografía de William H. Clothier que da contenido dramático a paisajes de Cuernavaca, Morelos (México), y la estupenda banda sonora del maestro Jerry Goldsmith.

Además de todo esto, el elenco interpretativo es fabuloso, con mogollón de los veteranos actores que siempre trabajaron bien con John Ford, bien con el propio Hawks, y algunos de los nuevos, como Chris Mitchum, que logró el trabajo al haberlo rechazado su padre, Robert, debido a que este pidió a los productores nada menos que un millón de dólares de la época. Ante esto le dijeron que nainas y ficharon al retoño.
Te lo pasas bien, aunque sí es cierto que pasado un tiempo se pierde un tanto en la memoria.

LA PRIMERA AMETRALLADORA DEL OESTE (Something Big). 1971

octubre 31, 2009
Durante la Revolución Mexicana, varios grupos de aventureros se enfrentan por la posesión de la recién inventada “Gatling”, una poderosa ametralladora capaz de disparar muchas balas por minuto sin recargarla.
Joe Baker tiene un sueño, pero para cumplirlo necesita dicha ametralladora.
En el mercado negro, un vendedor le ofrece un trato: el precio de la pieza será una mujer. Baker secuestra a una mujer de una diligencia pero no sabe que es la mujer del comandante de la caballería local.


Bastante sinsorgo western, que sí lo es, pero más parece una comedia. Y es que el cachondeo es constante y todo va por el camino del humor. La pena es que hace más bien poca gracia.
Está bien realizada desde el punto de vista fomal por Andrew V. McLaglen, hijo del mítico Víctor, y ya experimentado en esta clase de productos. Antes y después siguió haciéndolos, lo que le honra y causa nuestra si no admiración pues casi todas eran mediocres, sí nuestra más leal simpatía.

En este caso consigue uno de sus más flojos productos, lo que ya indica la calidad cinematográfica de la cinta. Una cinta que resulta amena, es decir no aburre, pero más bien por la esforzada labor de sus muchos buenos intérpretes, que por el guión, ramplón, y/o la dirección, normalita, cumplidora sin más.
Se puede decir, sin ánimo de ofender, que es una chorrada (con perdón) de tomo y lomo, que no se prende en la memoria más allá de su inmediata visión.
Bonita fotografía de Harry Stradling Jr y bonita música de Burt Bacharach, entonces en boga por sus melódicas composiciones.
Muy bonitas sus actrices (Honor Blackman, Carol White…), el resto pura paja.

PISTOLEROS EN EL INFIERNO (Bad Company). 1972. Valoración: 6,70

junio 26, 2009

Un grupo de muchachos se ganan la vida como “desperados” en el oeste y ven que su profesión es más seria de lo que pensaban cuando comienzan a meterse en asuntos violentos y de traición.

Buen western, con una clara aura desmitificadora, que significó el primer largometraje del excelente realizador Robert Benton.
Y le acompañaron jóvenes intérpretes como John Savage y un emergente Jeff Bridges, que con este film y otros de la primera década de los setenta, se convirtió en uno, si no el mejor, actor de su generación.
Pero también aparecen ilustres “secundarios” del far west como el enigmático Charles Tyner, el veterano Jim Davis y/o el siempre seguro David Huddleston.

Entre todos consiguen un estimable film, muy interesante, ameno y hasta original, aunque ciertamente triste. Este innegable halo de tristeza hace que se vea en líneas generales de forma un tanto distante. No por resultar poco interesante, sino por tener escenas, momentos, dolorosos, muy realistas sobre cómo se forjaron seres humanos en una época violenta y algo descreída.
La magistral fotografía de Gordon Willis, mi preferido en este ámbito técnico, te sumerge en un paisaje que alterna la luz con las tinieblas.
Una estimulante cinta, que no obstante te deja un tanto cabizbajo a tenor de los acontecimientos.

BILLY DOS SOMBREROS (Billy two hats). 1973. Valoración: 6

mayo 19, 2009
Un escocés de mediana edad, Deans, y un mestizo llamado Billy Dos Sombreros llevan a cabo un robo, durante el cual resulta muerto un hombre.
Billy es capturado y conducido a la cárcel, pero Daens regresa y lo ayuda a escapar.
Durante el rescate, el escocés resulta herido en una pierna y los dos fugitivos se refugian en un rancho cuyo dueño accede a que un médico cure la herida de Daens y luego se marchen.
Las cosas se empiezan a complicar cuando Billy seduce a la mujer del ranchero.

Curioso western por varios motivos. El primero de ellos es que está rodado en Israel, hecho insólito que, no obstante, no le quita una brizna de credibilidad al conjunto dado que el espíritu del far west está plenamente conseguido. Sí es verdad que en cuanto a los paisajes se refiere, uno/o se da cuenta de que son algo distintos de lo habitual, pero nunca peores, sólo diferentes.
En el plano formal no es un dechado de virtudes este film. No en vano su director, el bueno de Ted Kotcheff, que se hizo bastante popular como director del primer y mejor “Rambo” (“Acorralado“), no logra traspasar los umbrales del buen gusto narrativo. Kotcheff, otrora esperanza en la dirección USA, mueve sus más bien escasos mimbres con soltura pero no demasiada imaginación.

Lo mejor y es lo que hace de esta cinta algo agradable y ameno, es su buen guión, obra de Alan Sharp, muy bien escrito y que describe a la perfección las relaciones entre los diversos personajes. El de Gregory Peck con el de Desi Arnar Jr, el de Jack Warden con el de Peck…
Un guión competente, algo extraño sí, pero atractivo por separarse algo de lo habitual en esta clase de historias.
Estupendos diálogos y la violencia justa y necesaria, hacen que este western resulte al fin y a la postre una agradable sorpresa que deja un excelente sabor de boca. Y es que podría haber derivado en algo soso y aburrido, pero no, gusta bastante.

SILLAS DE MONTAR CALIENTES (Blazind Saddles). 1974. Valoración: 7,50

marzo 29, 2009

La construcción de la línea del ferrocarril llega a un pequeño pueblo del oeste llamado Rock Ridge.

La tierra allí se revalorizará una fortuna, pero sus habitantes ya son propietarios de su propio terreno.
Bart es un negro que trabaja en la construcción de la vía del ferrocarril que cruza el Oeste y su territorio indio. A punto de ser colgado de una soga, no le queda más remedio que aceptar el cargo de sheriff de Rock Ridge. Detrás de esta decisión está el corrupto y usurero Gobernador William J. Lepetomaine y su malvado ayudante Hedley Lamarr. Los dos esperan y desean que con un sheriff negro en el lugar reine la anarquía y sus habitantes abandonen el lugar y sus tierras, pudiendo así venderlas a la compañía del ferrocarril.
Bart, sin embargo, contará con la ayuda del pistolero más rápido, Jim The Waco Kid.

Entretenida y muy simpática parodia del oeste, a cargo del inefable Mel Brooks, en esos momentos en plena forma física y mental.
Es irregular en sus gags, pues la cinta está llena de ellos y, claro, hay de todo, desde momentos desternillantes e hilarantes, hasta alguna chorrada marca de la casa. Pero siempre sacando la sonrisa y muchas veces la franca risa al espectador, que contempla todo divertido y acaba aceptando la propuesta de Brooks, que no en vano, entre chiste y chiste, arremete contra los políticos corruptos, los especuladores y los vividores.

Es un canto a la lucha contra la injusticia, y para narrar todo ello, con un buen ritmo, conseguidos diálogos y estupendas interpretaciones (nada menos que gente como Cleavon Little, Slim Pickens, Dom de Luise y/o el finado y siempre recordado Gene Wilder), emplea una buena base técnica, sólida, que consigue una perfecta ambientación de la época y una preciosa fotografía y banda sonora. Es decir, que formalmente es impecable.
Una película que, quizás vista hoy en día no luzca tan bonita como antaño pues el sentido del humor ha cambiado en el mundo, pero sigue siendo un buen ejemplo de un cine cómico tendente a la desaparición, y del que el bueno de Mel Brooks es uno de sus últimos exponentes.
Está bien, es agradable de ver y todavía muchos de su gags siguen conservándose tan frescos como cuando se rodó.

NEVADA EXPRESS. 1975. Valoración de los bloggeros: 7,66

febrero 16, 2009
A bordo de un tren, en los tiempos del lejano Oeste, un agente secreto trata de descubrir a unos traficantes de armas.

Entretenida, aunque no demasiado buena película policíaca dentro del marco del western. Es un western, claro está, pero su argumento y constantes le acercan, por espíritu, más al thriller o género negro…o más bien policíaco, sin más.

La historia no es nada del otro jueves, pero se ve bien pues hay bastante acción, y eso hace que no decaiga en ningún momento. No hay que olvidar que el director es Tom Gries, un estimable realizador que consiguió buenas películas, como “El más valiente entre mil“, “La casa de cristal” y/o “Fuga suicida“, con el propio Charles Bronson, como en esta ocasión.
El plantel de actores “secundarios” es muy bueno (Richard Crenna, el soberbio Ben Johnson, el orondo e impecable Charles Durning, y/o el seguro valor Ed Lauter) y eso también repercute en la calidad de una cinta de por sí escorada hacia la serie B, pero que está muy bien narrada, con agilidad, excelentes escenas de acción, con bastante violencia explícita, y unas convincentes interpretaciones, incluída la del muchas veces pétreo Charles Bronson.

Se ve bien, aunque quizás se olvida con cierta facilidad. O mejor dicho no se olvida, pero sí que sus escenas, al cabo de un cierto tiempo tienden a la dispersión y puede que a la confusión con otros filmes de parecido pelo.
En mi opinión, una cinta sobria, eficaz y que deja un más que aceptable sabor de boca.

Leer critica Nevada express en Muchocine.net