Archive for the ‘Dick Curtis’ Category

EL PISTOLERO (Gunfighter, the). 1950

enero 16, 2010
Un famoso pistolero llega ya cansado a un pueblo, deseoso de dejar esa vida y vivir en paz.
Sin embargo, su gran fama jugará en su contra, al haber siempre gente dispuesta a labrarse fama si le mata.


Magnífico western, no el mejor de todos, naturalmente, pero sí importante en la historia del cine por su historia, sus valores humanos y por ser, quizás, el que mejor retrató la personalidad del pistolero que quiere dejar una vida de muerte y miedo y, sin embargo, la sociedad y la mala suerte, no le dejan.
Soberbiamente interpretado por Gregory Peck, queda en la mente del espectador su final, con el personaje interpretado por mi admirado Richard Jaeckel (no digo porqué para no destriparlo).

Hoy en día, puede resultar un tanto envarada la película pues Henry King era un director demasiado austero en la realización, acusado a veces de académico, pero todavía posee el auténtico sabor de “la verdad”.
Un film imperecedero que se debe ver tranquilamente, para degustar sus interesantes cualidades cinematográficas, desde su espléndido guión hasta la soberbia fotografía en blanco y negro y, cómo no, su inmejorable elenco interpretativo.
Quien no la haya visto, haría bien en darle una oportunidad.

JINETES (Escolta, los) (Outriders, The). 1950. Valoración: 5,60

diciembre 15, 2009
Durante la Guerra Civil norteamericana, tres soldados confederados se escapan de un campo de prisioneros en Missouri.
Pronto caen en manos de asaltantes, de bandidos, pro-confederados, quienes les obligan a conducir unos carros que serán la trampa en la que deberá caer un tren de la Unión que transporta oro.
A dos de ellos no les importa gran cosa hacerlo, pero el tercero comienza a tener sus dudas al ser un hombre de honor.
Pero el tren es atacado asimismo por los indios…

Rutinario western, muy convencionalmente dirigido por Roy Rowland, un simpático pero bastante menor director, que incluso hizo alguna peli, también westerns, en España, aunque con protagonistas estadounidenses.

La peli, dada su incontestable modestia, tiene muy poco que destacar, cayendo en el olvido al de poquitos días de ser vista. Esto es así porque el argumento, nada malo y hasta curioso, si se quiere, carece de mayor profundidad e imaginación en la puesta de escena, aunque no cae en el aburrimiento, por lo que supone un discreto entretenimiento.

Una de esas películas creadas para las sesiones dobles, aunque dignas por su competente artesanía, donde destaca la banda sonora de André Previn y la fotografía de Charles Edgar Schoenbaum (¡qué dificultad el escribir el apellido!) que destaca el paisaje de Kanab, Utah (USA).
Pero lo mejor, qué duda cabe, es su largo elenco interpretativo, donde además del trío protagonista, el siempre eficaz Joel McCrea, y los estupendos característicos James Whitmore y Barry Sullivan, podemos admirar el siempre excelente trabajo de, por ejemplo, Jeff Corey, el malencarado y sobresaliente Ted de Corsia y/o Martín Galarraga. Además, de claro, está, la bella Arlene Dahl, en la década de los cincuenta actriz popular muy bonita.
Una cinta más o menos amena, a veces más, a veces menos, pero digna y honesta, inmersa en genuina serie B.

LÁTIGO (Support your local gunfighter). 1971

noviembre 8, 2009

Látigo Smith es una mezcla de gigoló y timador que necesita quitarse de encima el nombre de su ex novia, que lleva tatuado en el pecho.
Mientras espera que al médico del pueblo se le pase la borrachera para que pueda borrar el tatuaje.
Látigo oye por casualidad que Taylor Burton, el magnate minero local, ha contratado al infame pistolero Swify Morgan para que acabe con la competencia.
Smith no desperdicia semejante oportunidad y hace que un vaquero libertino se haga pasar por el temido Swify y cobre el dinero que le estaba destinado.
Látigo planeaba escaparse a las montañas en cuanto se hichiera con la pasta, pero no contaba con enamorarse de la hija de Barton, una joven señorita de armas tomar…

Muy divertida comedia en clave de western, que tiene de esto último prácticamente todos los elementos, pero tomada la historia, el argumento, a cachondeo, y del bueno.
Contiene un guión (del gran James Edward Grant) rico en anécdotas y está lleno de gags realmente conseguidos, que hacen reír con ganas y sonreír todo el metraje.
El ritmo es trepidante y por ello se degusta de principio a fin. Y es que Burt Kennedy, el director, sabía las claves del western, aunque hasta ese momento había hecho pelis de far west más mucho más serios.

Realmente no pasará a la historia del cine como una gran película, pero sí que logra lo que busca: la empatía con el espectador, que entra de lleno en lo que ve, no en vano todo resulta simpatiquísimo y muy agradable.
Chuck Connors, en un papel insólito para él, está francamente cachondo, pero el que realmente se lleva el gato al agua es el gran característico Jack Elam, que hasta ese momento había personificado casi siempre papeles mucho más dramáticos y serios.
Preciosa canción, homenajeada años más tarde por los Blue Brothers. Bonita fotografía y preciosos paisajes de Durango, Colorado (USA).