Archive for the ‘Dorothy Malone’ Category

NEVADA (Nevadan, The ). 1950. Valoración: 5,20

diciembre 27, 2009
Un ladrón, que dos años atrás consiguió un botín de doscientos mil dólares en oro, consigue escapar y recupera el oro.
Son muchos los que quieren quitárselo, tanto rufianes, como agentes del gobierno.


En mi opinión se trata de un desangelado western, que no tiene nada de original y tiene, en todo momento, esa poco agradable sensación de “dejà vu” que indica que la peli no es nada destacable.
Y es que, a pesar de estar dirigida por el más tarde gran Gordon Douglas, la dirección no puede ser más rutinaria, o así lo parece. Todo está dentro de la más profunda convencionalidad. Las escenas son planas, sin ángel, sin alma.

Menos mal que el reparto es francamente bueno, con intérpretes de los mal llamados “secundarios” (sí, ya sé, lo repito constantemente, pero es verdad, ¿no?), como Jeff Corey, Frak Faylen, Stanley Andrews, el años más tarde “Tarzán” Jock Mahoney y, sobre todo, al ser el mejor de la cinta, Forres Tucker (en el fotograma), aquí realmente espléndido.
Pero todo ello no es óbice para que llegue incluso a aburrir en algún tramo, siendo tediosa casi todo el tiempo. Algo imperdonable en cualquier tipo de film, pero más en un western.
Fotografía de Charles Lawton Jr, y música de Arthur Morton.
Paisajes de California.
Una más y olvidable cien por cien.
Anuncios

JUNTOS HASTA LA MUERTE (Colorado territory). 1949. Media: 7,35

agosto 16, 2009
En al año 1870, Wes Mc.Queen, uno de los últimos forajidos de los estados fronterizos, está encerrado en una cárcel de Missouri esperando su traslado a la prisión federal.
El jefe de su antigua banda le ayuda a huir.
En su viaje hacia la libertad va a parar a un pueblo indio-mexicano abandonado, una antIgua misión española. Allí estarán esperándole dos ladrones de trenes y la chica de uno de ellos, Colorado, una mujer baqueteada por la vida, igual que McQueen.

Excelente western, recio y en ocasiones violento, dotado de un maravilloso y triste clímax fatídico, donde el destino inexorable se convierte en uno de los principales personajes del filme.
Magníficamente dirigida por Raoul Walsh, se trata de una rareza en cuanto a argumento, y por varios motivos.
Hay que decir antes de nada que la narración es clara, comprendiéndose todo fácilmente. Sin embargo existen diversos elementos que le apartan del típico y tópico western donde todo es más o menos previsible. Aquí no, aquí los derroteros de los personajes son inconstantes, dúctiles, cambiantes.
Cinta estimulante dado que al espectador no se le da todo mascado, se trata de una película muy entretenida, con un ritmo sencillamente perfecto y con unas interpretaciones brillantes, desde la pareja protagonista hasta los más modestos actores/actrices de reparto.

El guión es soberbio, dado que explota lo más característico del stándard western, con un halo poético que se mete en nuestros corazones para no olvidarlo jamás. Tal es su fuerza dramática y su conmovedora historia de amor entre dos seres carentes de amor durante toda sus vidas, y que una vez se encuentran se dan cuenta de que están hechos el uno para con la otra.
Otro elementos importante es el paisaje, de gran dureza, donde el tremendo calor y el polvo hacía la filmación casi insoportable. El lugar elegido, en segunda opción por el productor de la cinta, el inefable Jack Warner, fue Gallup, Nuevo Méjico.
Todo ello hace de “Juntos hasta la muerte” un auténtico clásico, que junto a “Duelo al sol”, llevan al amor hasta el último extremo.
Una película preciosa, aunque algo dolorosa al mismo tiempo.

AL SUR DE SAN LUIS (South of St. Louis). 1948. Valoración: 7

abril 2, 2009
Tres amigos y socios ven como su rancho se destruye mientras que la rabia de la guerra civil esta encendida.
Necesitando el dinero recomenzar una nueva vida, terminan enrolándose para el ejército confederado.
Sin embargo, cada hombre desea algo diferente, poniéndose los amigos en desacuerdo.

Una extraordinaria acción en la que se combinan en exactas dosis la ternura y el odio.
Tres amigos inseparables son arrastrados a la guerra de Secesión americana y a través de ella llegan a enfrentarse…pero se impone la amistad.
Yanquis y Sudistas empeñados en la lucha y entre ambos ejércitos pandillas de desalmados imponiendo su terror
“.

Así rezaba la publicidad del programa de mano del Cine Coso.
Entretenidísimo western, muy bien dirigido por Ray Enright y con escenas de acción logradísimas (la pelea final es de antología, con las espuelas brillando en primer plano mientras se van acercando a sus enemigos).
La psicología de los personajes está muy bien definida, comprendiéndose perfectamente sus motivaciones.

La historia, gracias a un competente guión, se sigue bien, entre otras cosas por tratarse de una historia humana, con la amistad como principal virtud. Una amistad que aunque se quebrara, se recuperaría al final (quizás), si fuera necesario.
Excelentes interpretaciones (Zachary Scott compone un malo lleno de matices), preciosa fotografía a todo color.
Una película francamente agradable, que quizás con el paso del tiempo se llegue a olvidar, sobre todo en el apartado del argumento, no así sus positivas sensaciones de un trabajo bien hecho, sobrio y eficaz.