Archive for the ‘Francis Ford’ Category

CARAVANA DE PAZ (CARAVANA DE VALIENTES) (WAGON MASTER). 1950

octubre 15, 2009

Travis y Sandy, dos jóvenes tratantes de caballos, aceptan la oferta de guiar a un grupo de mormones que pretenden instalarse en el Oeste, para cultivar tierras fértiles.
La caravana emprende un dificultoso viaje por parajes desérticos.
Pronto se les unirá un trío de artistas ambulantes, compuesto por una pareja mayor y la joven Denver, de quien Travis no tarda en enamorarse.
Pero su encuentro con los Clegg, forajidos a quienes persigue la justicia, agravará la situación.

Excelente film de John Ford, por muchos considerado como cinta menor dentro de su filmografía, y un western bastante extraño.
La razón de ello es que se trata de un western en verdad diferente al resto por cuanto no hay apenas tiros ni acción. Casi todo es introspección psicológica y está rodada como si fuera un documental, al menos gran parte de ella.
Cuando la violencia aparece (a cargo del personaje muy bien interpretado por James Arness) es ruda y fea, siendo las peleas sucias y especiamente realistas, lo que tampoco ayuda a la fácil digestión por parte del espectador medio, que siempre prefiere algo más convencional y facilón.

Pero se trata de una buena película, que tiene todas las constantes de su autor: la violencia, la poesía de los entrañables personajes y la madre tierra, el afán de superación que se logra mediante la solidaridad entre las buenas gentes…
Soberbio Ben Johnson, un magistral actor siempre pero al que cuesta verle de protagonista. En este caso lo es y hasta logra no se le eche en falta al “Chon” Wayne.
Memorable fotografía en blanco y negro a cargo de Bert Glennon, que saca partido de impresionantes paisajes de Utah (USA), donde no podía faltar “su” Monument Valley, en este caso un personaje más en la historia.
Buena banda sonora de Richard Hageman.

LOS INCONQUISTABLES (Unconquered). 1947

octubre 8, 2009
En el siglo XVIII, una joven inglesa, convicta, es deportada a las colonias americanas como esclava.
En el barco consigue la libertad después de ser comprada por un apuesto aventurero, pero cuando éste se marcha un malvado político decide volver a convertirla en esclava
El aventurero tomará cartas en el asunto cuando se entere.

Muy entretenida película de aventuras, que no incluí en el año correspondiente (1947) al tenerla en mi base de datos como film puramente de aventuras. Y en efecto, sobre todas las cosas, sobre todos los géneros, el de aventuras es el que se lleva la palma. Pero también se trata de un western o mejor aún un pre-western. Y como quiera que ya he incluido en este humilde blog algunas cintas que se desarrollan en el siglo XVIII en vez de en el XIX, pues incluyo esta también.
La película es enormemente entretenida, al estilo de las dirigidas y producidas por el gran (en todos los sentidos) Cecille B. de Mille. Esto es, de algo más larga duración de lo normal (y prudente ya que son dos horas y veintiseis minutos), larguísimo plantel de auténticas estrellas (gran puntazo el ver a Boris Karloff haciendo de indio), y una mezcla de espectacularidad, con intimismo y mucho, mucho colorido en un argumento repleto de acción y humor.

Este humor es socarrón y da gusto contemplar una forma de hacer cine que ya ha desaparecido salvo algún atisbo o intento de reformulación de los grandes clásicos por parte de cineastas de hoy en día.
Todavía aún hoy se sigue reponiendo en las televisiones de todo el mundo, consiguiendo grandes éxitos de audiencia. Y es que no pasa de moda, reteniéndose fácilmente en la memoria momentos como cuando el protagonista, un jocoso y atractivo Gary Cooper suelta divertido cada vez que alguien puja por la chica algo así como: “Y tres peniques (o chelines, no recuerdo bien)”. Es decir, siempre subiendo, aunque un poquito nada más, la puja del maloso de turno que se quiere llevar esclava a su amada.
Una película imperecedera, recomendable cada vez que se está necesitado/a de alegría y donde podemos admirar en el magnífico technicolor de la época preciosos paisajes de Pennsylvania y Snake River (Idaho) (USA).

LOS TRES PADRINOS (Three Godfathers) 1949. Valoración: 7

agosto 28, 2009
Tres bandidos que cruzan el desierto encuentran a una mujer embarazada que está sola.
Da a luz un bebé en el medio del páramos, pero ella muere a causa del parto y los salteadores no tienen más remedio que hacerse cargo del pequeño.

DivertidO y hasta emocionante western, narrado en clave de humor, con algo, incluso, de sensiblería que, por cierto, le sienta muy bien.
Está magistralmente dirigido por el gran John Ford, toda una garantía de buen hacer tras las cámaras.
Es una cinta muy entretenida, donde se describen las cuitas de tres entrañables salteadores con sensibilidad y buen gusto.
Y es que ver a tres hombrachones cuidando de un bebé resulta enternecedor, sobre todo si uno de ellos es el enorme (en todos los sentidos) John Wayne.
Western rodado con maestría, logrando que, a pesar de que la cinta no tiene nada realmente genial, se recuerde con cariño y respeto.
Una pelicula que sin duda no está entre las más grandes de Ford, pero que contituye una preciosa rareza que encoge los corazones dada la humanidad que desprende.


Además, su aspecto técnico es de primera, con una brillante fotografía con soberbia cromaticidad, de Wilton C. Hoch, el mismo que ganó el Óscar por “La legión invencible”. Gracias a esta impecable fotografía podemos admirar paisajes como Hill, Lon Pine, en california, el desierto de Mojave o el Death Valley National Park, también en California.

La entonada música de Richard Hageman es otro de sus logros, todo ello beneficiado por un aparentemente sencillo pero estudiado guión a cargo de Laurence Stallings y Frank S. Nugent, que adaptan una historia original de Peter B. Kyne.
Una del oeste que, vista la primera vez, se queda en el recuerdo.

LA LEGIÓN INVENCIBLE (She Wore a Yellow Ribbon). 1949

agosto 22, 2009
Las tribus indias planean unirse para una guerra total contra los blancos.
El veterano capitán de la caballería Brittles recibe la orden de evitar las concentraciones de indios, al tiempo que debe escoltar a la esposa y sobrina de su comandante en jefe.
Además, ha de impedir que un traficante venda una partida de armas a los indios.

Esta triple misión será la última del capitán antes de su jubilación.


Gran western producido por la entrañable RKO, magníficamente ralizado por el maestro John Ford, dedicada a la caballería de los Estados Unidos.
Sus hombres constituyen una verdadera unidad, donde la camaradería, el honor, la valentía y amor por lo que representan, son los valores cotidianos que guían sus vidas.
Se trata de la segunda película de una trilogía dedicada a las fuerzas de los Estados Unidos, en su etapa del siglo XIX.

Lo principal aquí es la composición del color (imperecedero trabajo de Wiston C. Hoch, ganador del Óscar en este apartado) con tonos oscuros que denotan perfectamente la melancolía de la historia.
Por otra parte, John Wayne consigue aquí una de sus mejores intepretaciones, con una genial y creíble caracterización de hombre a punto de jubilarse.

Soberbio film, aunque curiosamente no es de las más populares de su autor. Pero toda ella constituye un entretenimiento puro, de principio a fin, lleno de acción, humor (las sempiternas peleas a puñetazos estando de por medio el mítico Víctor McLaglen…), e incluso amor…pero sobre todo honor y la satisfacción del deber cumplido, aunque existan bajas de amigos y/o amigos.
Bellísimos y agrestes paisajes de Kanab, Utahm, Mexican Har, en el mismo estado y por supuesto el Monument Valley, tan querido por el autor de tantas obras maestras, y presencia de prácticamente todos los habituales de Ford en aquella dorada época.

FORT APACHE. 1948

mayo 10, 2009

Reconstrucción de la célebre batalla de Litre Big Horn (sin especificarlo claramente), donde fue destruido para siempre el Séptimo de Caballería.
La caballería de Los Estados Unidos en el fuerte, sus relaciones familiariares, su sentido de la amistad, el honor, la valentía..


“¡Una sensacional epopeya del Oeste!

Así rezaba la publicidad del programa de mano del Cine Santuchu, de Bilbao”

Muy buena película, primero y más célebre de los “westerns” que el maestro John Ford dedicó a la caballería de Los Estados Unidos.
Aquí, existe una verdadera complejidad ideológica por cuanto coexisten el honor, la burla, la dignificación militar y el escepticismo histórico.
Descarta todo partidismo y es objetivo.
Sus personajes no son ni héroes ni villanos. Sólo el personaje de Henry Fonda es más bien oscuro, aunque queda claro que se trata de un valiente (que ni por lo más remoto lo quisiera un soldado que estimase su vida en algo).
Imperecedera la escena del baile, sencilla e inigualable.


Pero no solo eso, es una demostración la perfección en la puesta en escena, de la emotividad en pequeños detalles como la despedida de las esposas de los soldados horas antes de vérselas con su creador por mor de un personaje anclado en sus valores militares, sin ver más allá de sus galones y sus ordenazadas desprovistas de toda lógica común.

La batalla final contra los indios es admirable en su contención y fuerza dramática al mismo tiempo, y todo ello realzado por unos inmejorables intérpretes, algunos de ellos, como el guapo pero soso John Agar, que jamás estuvo tan brillante, acompañado de la troupe de Ford: McLaglen, Fonda, Wayne, Pennick, Bond, Mars
Un film soberbio, apasionante, que jamás se cansa uno/a de ver y admirar, y que durante años estuvo mal visto por una generación de cineastas, sobre todo europeos, que creían glorificaba Ford a la caballería de Los Estados Unidos por encima de los indios. Algo falso si se reflexiona, no en vano queda meridianamente claro que quienes tienen la razón y dignidad son estos últimos, casi siempre creyentes en la palabra del “rostro pálido” y continuamente engañados por ellos.

PISTOLEROS (Gunfighters). 1947. Valoración: 7

marzo 26, 2009
Un pistolero decide dejar la vida que lleva y deja de llevar armas.
Viaja con su caballo hacia un lugar donde viven algunos amigos, uno de los cuales le ha ofrecido trabajo en su rancho.
Justo cuando llega, observa cómo dos jinetes salen del rancho precipitadamente después de oírse un disparo. Cuando llega ve cómo su amigo está muerto y al lado, encuentra una bala.
Cuando comienza las pesquisas para averiguar el suceso, el ayudante del sheriff y varios vaqueros le toman preso y deciden ahorcarle al tomarle por el asesino.

Buen western, recio y vigoroso.
Amparado en un buen guión, conciso, con buenos diálogos y los tiros tan precisos como certeros, la película camina in-crescendo, dejando un muy buen sabor de boca.
Se trata de una serie B, pero realizada por George Waggner, con esmero, dignidad y algunas escenas de acción de gran realismo dramático (cuando el ayudante del sheriff intenta aplastar al protagonista con su caballo).


Además de ésto, hay humor del bueno y la música acompaña sutil e inteligentemente a los gags.
En suma, una buena película que, creo, no fue estrenada en salas comerciales españolas. Una pena, se la perdieron.
En el apartado interpretativo uno de los mejores westermen: Randolph Scott, acompañándole ilustres indoncionales del far west, como Bruce Cabot, Forrest Tucker y/o Francis Ford, hermano de John.
Un excelente western, pura serie B, pero mucho mejor que otros más “ilustres” y reconocidos.

Leer critica Pistoleros en Muchocine.net

RENEGADOS (Renegades). 1946. Valoración: 6,50

febrero 27, 2009

Hanna Brockway, la hija del ciudadano principal de “Perro de Pradera” traducción literal del pueblo donde viven, el hombre próspero de seguros Nathan Brockway, es contratada para que se case con el Doctor Sam Martin, pero ella se enamora de Ben Dembrow, el hijo más jóven de líder de proscrito Kirk Dembro.
Ben, nada de acuerdo con la vida que llevan su padre y dos hermanos mayores, hombres duros y valientes pero alejados de la Ley, se cambia de nombre y se casa con Hanna.
Pero su felicidad no será fácil de conseguir pues le atribuyen un crimen que no ha cometido.

Pues un simpático y muy ameno western de genuino serie B, pero que tiene una gran virtud, y es su agilidad narrativa, con bastante más acción de lo habitual, y siempre con las escena moviditas muy bien filmadas por George Sherman, uno de los más ilustres y trabajadores artesanos que ha dado Hollywood.

La película gusta sobre todo por su falta de pretensiones y su logro, hacer pasar el rato de forma muy entretenida, contando además con mezcla de intérpretes de postín como el gran característico Edgar Buchanan, el siempre duro Forrest Tucker y actores como Frank Sully, Francis Ford y/o Addison Richards.
Por su parte, Evelyn Keyes domina la función sin problemas dada la mezcla de belleza y prestancia dramática.
Una cinta francamente agradable.

Leer critica Renegados en Muchocine.net

PASIÓN DE LOS FUERTES ((My darling Clementine) 1946

febrero 19, 2009

Wyatt Earp, con ayuda del pistolero alcohólico Doc Holiday y de sus hermanos y parientes, deberán enfrentarse al clan Clanton, en O.K. Corrall.

TIERRA DE VALIENTES, DE CORAZONES INTRÉPIDOS, Y DE DEDOS PUESTOS EN EL GATILLO.
sÓLO jOHN fORD, PODÍA PRODUCIR ESTA PELÍCULA CON TODA LA GRANDEZA Y ACCIÓN DEL VIEJO oESTE AMERICANO
.”

Así decía el programa de mano del cine Avenida.

“- ¿Alguna vez has estado enamorado, Mac?
– No, siempre he sido camarero
“.

Excelente western del gran maestro John Ford, quizás uno de los mejores de la historia.
No es un film espectacular, con muchos tiros y acción, sino emimentemente reflexivo, al menos en su primeer tercio. Un primer tercio donde el espectador va conociendo a los ricos (que dan mucho juego, quiero decir) personajes que pueblan un mundo que comenzaba a cambiar para bien de muchos y tristeza de no pocos.
La historia del histórico enfrentamiento en O.K. Corral, entre el ya inmortal Wyatt Earp, sus hermanos y parientes, junto a su gran amigo el dentista Doc Hollyday, maestro en la rapidez con su revólver y el juego de cartas, y gravemente enfermo, contra el clan Clanton, ya ha sido repetidas veces expuesto en la pantalla grande. Hay excelentes títulos que lo describen, siempre con variantes, y otros no tan buenos y estimables, pero casi siempre amenos.

En esta ocasión Ford le imprime poesía y lirismo, junto a violencia sin perifollos en el enfrantamiento final.
Según pasan los minutos, los acontecimientos se van exponiendo, acumulándose la tensión y explotando finalmente. La violencia verbal y los desafíos textuales, dan lugar al “diálogo” de las balas, juez final que pone a cada cual en su sitio.
Soberbio guión, magistral dirección de Ford, y unas maravillosas interpretaciones de un elenco sin igual, donde, ¡mira por dónde! brilla con luz propia el casi siempre inexpresivo (aunque simpático) Víctor Mature, que logra una sensible creación de Doc Hollyday, no mostrando su característica jeta de gran ardor de estómago.
Montones de inolvidables escenas y diálogos, aunque siempre recuerdo la de la entrada en el saloom de todo el clan Clanton, colocándose a lo largo de la barra (encabezados por el mejor actor “característico” de todos los tiempos: Walter Brennan).
Una rotunda obra maestra y todo un clásico.

DESESPERADOS, LOS (Desperadoes, the). 1943. Calificación de los bloggeros: 7,75

octubre 26, 2008
Cheyenne, un cazarecompensas, viaja hasta Red Valley, donde conoce y se enamora de Allison MacLeod.
Tratará entonces de llevar una vida alejada de su pasado, pero no le será fácil. Los líos y la violencia comenzará en el condado y eso le hará tomar decisiones.

“(Claire Trevos a Glenn Ford, que se está acicalando frente al espejo)
– ¿Qué, con quién has quedado?
– Con mi caballo.
– ¿Y a tu caballo le gusta que vayas perfumado y con corbata?
“.

Buen y bonito western, dotado de una buena historia que contar, y llevado por mano firme por ese buen artesano que fue Charles Vidor. Poco después haría su celebérrima “Gilda”.
Buen plantel de actores/actrices, entre los que se puede ver a un buen número de aquellos soberbios “secundarios” que tantos buenos ratos nos hicieron pasar (Edgar Buchanan, Porter Hall, Irving Beacon…).

Gusta mucho y deja muy buen sabor de boca, con estimable e inteligente combinación de acción, humor y romanticismo.
Lograda dirección artística y francamente bonito vestuario el de las “chicas”.
Resultón color de la época, y excelente ambientación.
Un buen aunque un tanto desconocido western.

Leer critica Los desesperados en Muchocine.net

EL VALIENTE DE ARIZONA (Arizonian, the). 1935. Valoración de los bloggeros: 5,50

octubre 21, 2008
A un pueblo donde la Ley está representado por un sheriff que el es jefe de una banda de ladrones de diligencias, llega un forastero a quien no le gusta usar las armas, pero es valiente y decidido.
Se enamora de la misma mujer de la que se ha enamorado su hermano, que vive allí también.
Pronto, el forastero tendrá que usar las armas y aceptar el trabajo de Marshall, dados los desmanes cometidos en el pueblo, donde incluso uno de la banda asesina cobardemente al antiguo y viejo sheriff.

Vamos, hombre, cásate conmigo. Te mereces una mujer con más experiencia que tú. Ya me he casado tres veces y mis tres fallecidos maridos están cantando juntos en el cielo.
– Pues si no le importa, no me gustaría nada formar un cuarteto con ellos. A mí me gusta cantar solo“.

Bastante modesto western, me imagino que de los primeros de Charles Vidor, que aquí cimentaría su buena fama posterior de excelente artesano.
Apenas, durante casi todo el metraje, hay algo excepcional, como no sea lo mejor del film, su tiroteo final, en medio de una espesa niebla a causa del intenso humo de un incendio provocado por los malos.
Por un lado, siete fascinerosos, y enfrente, tres valientes y honestos representantes de la Ley.
Todos, absolutamente, dando rienda suelta a sus gatillos sin que vean “un pijo”.
Se adentran en la humareda y al cabo de unos segundos podemos observar quién sigue de pie…si sigue alguien, claro.

No es un buen western, pues es algo tedioso en alguna fase y apenas tiene interés, pero ese tiroteo le redime en buena parte, dejando así un poso de buen final.
Las escenas de humor, a cargo de la excelente Etta McDaniel, recordemos, Óscar a la mejor actriz secundaria por “Lo que el viento se llevó“.