Archive for the ‘Gary Cooper’ Category

DALLAS, CIUDAD FRONTERIZA (Dallas). 1950

noviembre 4, 2009
Acabada la guerra de Secesión, un oficial del ejército del sur, que está reclamado por la ley por haber formado parte de las bandas guerrilleras de Quantrill, llega a la ciudad de Dallas, en Texas, siguiendo la pista de los hermanos Marlow, los que, en su ausencia, asesinaron a su familia, y expoliaron sus propiedades en Georgia.
Busca venganza, pero pronto se enamora de una joven de la ciudad.

Un western apreciada generalmente por la crítica..y que a mí, cuando la ví, eso sí, siendo un niño, no me hizo mucha gracia.
La tendría que ver de nuevo para hablar con más sentido de ella, pues el tiempo es un medio, muchas veces una ventaja, que nos da nuevas perspectivas sobre muchos hechos de la vida, entre ellos el arte. Y el cine es el séptimo.


Yo la recuerdo como un film algo extraño, no por el argumento, el sempiterno de la búsqueda de la venganza, sino por la forma de narrarla, utilizándose, o así la recuerdo, una opresora ambientación (dirección artística a cargo de Douglas Bacon), con oscura y particular fotografía (Ernest Haller), y eso sí, estupenda banda sonora a cargo del mítico Max Steiner.
Interesante de por sí, y bien interpretada, sobre todo por ese gran actor que fue Raymond Massey, como el inteligente y ladino villano, la dirección de Stuart Heisler es algo opaca a mi entender, lo que hace que resulte algo irregular en su desarrollo.
Rodada en ranchos particulares de Los Ángeles y California, principalmente.

LOS INCONQUISTABLES (Unconquered). 1947

octubre 8, 2009
En el siglo XVIII, una joven inglesa, convicta, es deportada a las colonias americanas como esclava.
En el barco consigue la libertad después de ser comprada por un apuesto aventurero, pero cuando éste se marcha un malvado político decide volver a convertirla en esclava
El aventurero tomará cartas en el asunto cuando se entere.

Muy entretenida película de aventuras, que no incluí en el año correspondiente (1947) al tenerla en mi base de datos como film puramente de aventuras. Y en efecto, sobre todas las cosas, sobre todos los géneros, el de aventuras es el que se lleva la palma. Pero también se trata de un western o mejor aún un pre-western. Y como quiera que ya he incluido en este humilde blog algunas cintas que se desarrollan en el siglo XVIII en vez de en el XIX, pues incluyo esta también.
La película es enormemente entretenida, al estilo de las dirigidas y producidas por el gran (en todos los sentidos) Cecille B. de Mille. Esto es, de algo más larga duración de lo normal (y prudente ya que son dos horas y veintiseis minutos), larguísimo plantel de auténticas estrellas (gran puntazo el ver a Boris Karloff haciendo de indio), y una mezcla de espectacularidad, con intimismo y mucho, mucho colorido en un argumento repleto de acción y humor.

Este humor es socarrón y da gusto contemplar una forma de hacer cine que ya ha desaparecido salvo algún atisbo o intento de reformulación de los grandes clásicos por parte de cineastas de hoy en día.
Todavía aún hoy se sigue reponiendo en las televisiones de todo el mundo, consiguiendo grandes éxitos de audiencia. Y es que no pasa de moda, reteniéndose fácilmente en la memoria momentos como cuando el protagonista, un jocoso y atractivo Gary Cooper suelta divertido cada vez que alguien puja por la chica algo así como: “Y tres peniques (o chelines, no recuerdo bien)”. Es decir, siempre subiendo, aunque un poquito nada más, la puja del maloso de turno que se quiere llevar esclava a su amada.
Una película imperecedera, recomendable cada vez que se está necesitado/a de alegría y donde podemos admirar en el magnífico technicolor de la época preciosos paisajes de Pennsylvania y Snake River (Idaho) (USA).

EL CABALLERO DEL OESTE ( (Along Came Jones). 1945. Valoración de los bloggeros: 6

diciembre 16, 2008

Cuenta el enfrentamiento entre un modesto héroe que incluso canta y toca la guitarra, con un hombre fuera de la Ley desalmado e inteligente.
Dos Cowboys se ven envueltos en una terrible confusión.
Uno se llama Melody Jones, y el otro es Monte Jarrad, un pistolero reclamado y buscado por las autoridades, acusado de robos y asesinatos.
Cuando el primero llega a la ciudad de Payville con su socio, sus habitantes creen reconocer en él al forajido.
Pero Melody, lejos de desmentir la confusión, decide suplantar al forajido por el amor de una mujer, antigua novia de Jarrad…

Bastante atípico western, que posee buenas críticas de los especialistas, no sólo en el género rey, sino en todos en general.
Pues bien…a mí no me convenció en absoluto al verla hace muchos años por televisión, dejándome atónito y un tanto perplejo.
Supongo que fue porque no me esperaba un film así, tan poco convencional, y que para ser un western, contiene elementos un tanto disonantes con el mundo propio del far west. Y es que, por ejemplo, ver al héroe tranquilamente (Gary Cooper transmite pachorra en prácticamente todas sus escenas) subido a su caballo, cantando y tocando la guitarra, pues qué queréis que os diga, me resultó algo fuera de lugar.

Pero no es eso solo lo que no me convenció sino que, además, el sentido del humor que destila a lo largo de todo el metraje esta curiosa cinta, me repatinó en buena medida, rechinándome y haciéndome pensar en qué carajo estaba viendo y oyendo.
Apenas hay acción y los estupendos intérpretes, sobre todo el gran Dar Duryea, sí que están bien, amén de lo guapísima que sale la siempre estupenda (en todos los sentidos) Loretta Young.
Un western, por tanto, que resulta, creo, interesante en general, pero más bien por la propuesta en sí que por el resultado final.
Stuart Heisler, el director, hombre ducho que tocó casi todos los géneros logrando productos amenos y entretenidos, aquí, para la gran mayoría, volvió a lograrlo. En lo que a mí respecta, me dejó frío.
Supongo que es una de esas pelis que merecen una segunda revisión. Esperaré.

Leer critica El caballero del oeste en Muchocine.net

POLICÍA MONTADA DEL CANADÁ (Northwest Mounted Police). 1940

junio 7, 2008
Un valeroso policía montada del Canadá, persigue a un prófugo de la justicia, aunque no está muy seguro de si en realidad es culpable o no.

“- ¿Cómo te imaginas a los canadienses?
– Un poco como los paisajes: bellos de ver, pero más bien congelados“.

Bonita película del oeste (aunque se desarrolla en territorio canadienses) dirigida con entusiamos por Cecil B. de Mille, con extraordinarios y bellísimos paisajes, aunque estos, los verdaderos de Canadá, son contados, ya que casi todo el film se rodó en falsos exteriores.
Eso se nota pero, a la vez, le dota de un encanto especial vista hoy en día.
Contiene bastante humor, se recuerda con cariño, sobre todo su final, cuando Gary Cooper le dice al reo que lleva:- Venga, preciosidad (para entender el chiste hay que ver la peli).

Una película muy amena, con buena mezcla de espectaculares escenas de acción con otras humorísticas a cargo de diversos y muy simpáticos personajes.
El honor, la amistad, el cariño, el sentido de la justicia, son narrados con el vigor narrativo proverbial de De Mille, aquí en su salsa en cuanto a labores totales de cinematografía. Verdadero creador, no demasiado reconocido hoy en día, conviene ver actualmente sus películas, para saber de su verdadera valía, no suficientemente reconocida.
Una bella y jocosa cinta, que no solamente no pasa de moda, sino que se revaloriza con el tiempo y que contiene un elenco interpretativo hoy imposible de soñar igualar: Gary Cooper, Robert Preston, Paulette Goddar, Akim Tamiroff, George Bancroft….
De visión obligatoria para saber lo que es la verdadera aventura cinematográfica.

Leer critica Policía Montada del Canadá ((Northwest Mounted Police) en Muchocine.net

EL FORASTERO (The Westerner). 1940

mayo 25, 2008
Disputas en la posesión de territorios, donde el famoso Juez Roy Bean, colgaba a hombres después de simulacros de juicios.
Enamorado de una actriz de teatro y variedades a la que no ha visto nunca, la famosa Lily Dantry, conocerá a un forastero que querrá acabar con sus despiadados métodos.

“- ¿De dónde viene, forastero?
– De ningún sitio en particular.
– ¿Y a dónde se dirige?
– A ningún sitio en particular. Todos los sitios son buenos para pasar de largo
.”

Muy buena película de William Wyler, entretenidísima en todo momento y toda una lección magistral de cine.
Excelentemente dirigida, muy bien interpretada, sobre todo por Walter Brennan, ganador del Oscar al mejor actor secundario por este papel, la cinta se degusta a cada fotograma.

Inteligentísimos y muy divertidos diálogos, sobre todo entre los dos protagonistas, un afán de aunar historia con leyenda (ambos personajes: el muy particular juez Roy Bean y la famosa cantante Lily Dantry existieron realmente), y un sentido de la espectacularidad en las escenas de acción, hacen de “El forastero” un pasatiempo inolvidable, una gozada para los sentidos, con uno de los finales más sublimes y emotivos de la historia del cine.
Soberbia de principio a fin es sin duda alguna una pequeña obra maestra a la que el tiempo le otorga a cada día más valor.
Un clásico en toda regla.
En el año 1972, el famoso y excelente director John Huston, realizó una especie de remake de esta cinta, con el título “El juez de la horca“, con Paul Newman como el inefable Juez Roy Bean, esta vez personaje protagonista de la historia.
Este film no estuvo nada mal y supone un soplo de aire fresco al western de los setenta, pero queda bastante por debajo del de Wyler.

Leer critica El forastero (The Westerner) en Muchocine.net

BUFFALO BILL (Plainsman, the). 1936

febrero 22, 2008
Tras la Guerra Civil, el gobierno americano crea puestos de trabajo en el lejano Oeste para los soldados que vuelven de la contienda. Y también se va a canalizar el comercio de armas excedentes, vendidas en tráfico ilegal a los indios. El hombre que comercia con ellos tiene que enfrentarse a Buffalo Bill, que hará lo posible para evitar la guerra, en la que librará su última batalla en no menos famoso general Custer.

Buena película del oeste donde se dan cita algunas de las viejas leyendas del far west, como Buffalo Bill, Juanita Calamidad, Wyap Earpt, Wild Bill Hickok y algunos otros.
En este caso concreto en España se tituló “Búffalo Bill”, pero este personaje es secundario por lo que imagino que se puso este título para atraer a los espectadores.
Es cierto que quizá,y tal como han estimado “ilustres” críticos de cine, no ha envejecido demasiado bien, pero la factura todavía es excelente, y el ritmo vivo, por lo que se sigue disfrutando.
Excelentes escenas de acción, junto con otras bastante románticas, a cargo de la estupenda Jane Arthur, en su mejor momento físico.
Las escenas que tiene junto a su enamorado, el célebre pistolero y jugador de póker, Wild Bill Hickok (maravilloso Gary Cooper), son enternecedoras, y están llenas de buen humor, con unos chispeantes diálogos, con ingeniosas réplicas entre ambos. Se aman intensamente, pero siempre se están echando pullas.

Por esto mismo, el final de la película, que ha entrado en la leyenda, no sabiéndose de verdad si así ocurrió, es sobrecogedor y deja la piel de gallina, con una de las escenas de amor más conmovedoras de la historia del cine. Muchos años después de este film, en 1995, Walter Hill homenajeó este momento en su estimable aunque inferior a esa de De Mille, “Will Bill”, con el siempre estupendo Jeff Bridges en el papel de Hitchcock y la hora prácticamente desaparecida en combate Ellen Barkin, como Calamity Jane.
Excelente Jean Arthur como Juanita Calamidad, y el “malo” Charles Bickford, un actor siempre soberbio, que dejó gran huella en sus perfectas composiciones. Y papel importante para el yerno del Sr. Cecil B. de Mille, Anthohy Quinn, como solía suceder en la primera etapa del gran actor.
Un western maravilloso, al menos en la época en que la vi yo (de niño, ¡pufff!).

Leer critica de Búffalo Bill en Muchocine.net

VIRGINIANO, EL (Virginian, the) 1929

enero 1, 2008
Un peón de un rancho corre el riesgo de perder a su mejor amigo y a la mujer que ama cuando se ve forzado a una confrontación con unos despiadados cuatreros.

Este western está bien realizado por Víctor Fleming, un hombre seguro (recordemos que fue uno de los directores de “Lo que el viento se llevó“, y quien finalmente pasó a la posteridad al aparecer él sólo en los títulos de crédito.
Es una película bastante ágil para la época en que fue rodado (1929) y la historia no es muy supérflua, con lo que se aparta un poco de la tónica habitual de aquéllos años.
Cuenta cómo un peón de un rancho corre e l riesgo de perder a su mejor amigo y a la mujer que ama cuando se ve forzado a una confrontación con unos despiadados cuatreros.

Hoy en día, la visión de este film puede ser constitutiva de cachondeo, sobre todo para las nuevas generaciones, pero es una película importante por ser el comienzo de la gran carrera interpretativa de Gary Cooper (aunque en esto también hay diferentes opiniones, desde los que consideran a Cooper el mejor actor de todos los tiempos, hasta los que dicen que siempre interpretaba igual, el mismo papel).
Además de Cooper, está interpretado por Walter Huston (padre de John Huston), Richard Arlen, Chester Conklyn, Eugene Pallett (actor favorito de Fernando Trueba) y un jovencísimo Randolph Scott. La chica es Mary Brian (en el fotograma, con Cooper).


Leer critica de VIRGINIANO, EL (The Virginian) 1929 en Muchocine.net