Archive for the ‘Geoffrey Lewis’ Category

CORAJE, SUDOR Y POLVORA (Culpepper catle company, the). 1971. Valoración: 7,30

enero 7, 2010
Un adolescente convence al líder de un grupo de “cow boys” para que le admita entre ellos durante la conducción de una manada.
Durante la travesía la pesonalidad del protagonista chocará con la del resto del grupo, hombres de pelo en pecho que no saben soñar.


Interesante western realizado por Dick Richards, un director que logró un ramillete de estupendos fims a lo largo de la década de los setenta, principalmente. Su estrella se declinó, todavía no sé porqué.
La historia es buena y está bien narrada. Se sale de lo normal y es original en algunos sentidos.
Los actores jóvenes lo hacen bien, apoyados por la labor de excelentes secundarios, siempre seguros en su labor (Geoffrey Lewis, Matt Clark, Royal Dano…).

Es quizás un tanto gris en el tratamiento del color, quizás por ser el más adecuado a la historia. Una historia violenta, crepuscular, de idealizaciones que chocan contra la cruel realidad de la vida.
No es que sea la caraba la cinta, pero merece la pena verse por cuanto se aparta bastante de lo trillado, de lo previsible.
El final es de una gran fuerza, con gran tensión y soberbio clímax, que incluso pudiera emocionar.
No deja la peli indiferente al espectador, quien se pone en la piel de los jóvenes protagonistas.
Un western bastante realista para la época en que fue rodada, que a mí me convenció plenamente aunque por ahí he leído críticas más bien tibias.

Anuncios

PISTOLEROS EN EL INFIERNO (Bad Company). 1972. Valoración: 6,70

junio 26, 2009

Un grupo de muchachos se ganan la vida como “desperados” en el oeste y ven que su profesión es más seria de lo que pensaban cuando comienzan a meterse en asuntos violentos y de traición.

Buen western, con una clara aura desmitificadora, que significó el primer largometraje del excelente realizador Robert Benton.
Y le acompañaron jóvenes intérpretes como John Savage y un emergente Jeff Bridges, que con este film y otros de la primera década de los setenta, se convirtió en uno, si no el mejor, actor de su generación.
Pero también aparecen ilustres “secundarios” del far west como el enigmático Charles Tyner, el veterano Jim Davis y/o el siempre seguro David Huddleston.

Entre todos consiguen un estimable film, muy interesante, ameno y hasta original, aunque ciertamente triste. Este innegable halo de tristeza hace que se vea en líneas generales de forma un tanto distante. No por resultar poco interesante, sino por tener escenas, momentos, dolorosos, muy realistas sobre cómo se forjaron seres humanos en una época violenta y algo descreída.
La magistral fotografía de Gordon Willis, mi preferido en este ámbito técnico, te sumerge en un paisaje que alterna la luz con las tinieblas.
Una estimulante cinta, que no obstante te deja un tanto cabizbajo a tenor de los acontecimientos.

INFIERNO DE COBARDES (High plains drifter). 1973. Nota media: 8

mayo 1, 2009
Un misterioso personaje llega a un pueblo amenazado por la próxima visita de tres rencorosos criminales, por lo que rápidamente se le solicita protección; consciente de que es imprescindible y nadie se atreverá a enfrentársele, comienza a humillar y exigir progresivamente a los ciudadanos.

Primer film del oeste que dirigió el gran Clint Eastwood (en esa época menos grande que en la actualidad…).
Se trata de un film original en cuanto a su temática, y en cuanto a determinados empleos del color y la fotografía. En cuanto a su temática, no en vano el “héroe” no lo es tanto, al menos en cuanto a la moral que exhibe, en sus violentos y crueles métodos y en su poca complacencia para con el resto de sus semejantes. Y en cuanto al color, al emplear el rojo con la intensidad y cromatismo del infierno puro y de la muerte.

Es un film interesante, aunque lejos de la maestría que años después demostraría su autor, pero en todo momento resulta entretenida y muy amena, aunque ciertamente, repito, todo lo que hace el protagonista, “el bueno” de la película, resulta lejano a los positivos sentimentos que debe albergar quien debe velar por nuestros intereses y seguridad.

Al final queda todo aclarado, el porqué lo hacía, etc, pero durante el metraje está bien mostrada la dualidad y hasta contradicción, dando a entender que el ser humano tiene de todo, partes buenas y demonios interiores y deudas no pagadas que nos llevan por caminos oscuros y hasta violentos, como es el caso.
Un film singular, que creo se trata de un buen borrador de su ya mejor “El jinete pálido“, y que se sigue regularmente proyectando en las televisiones del mundo entero con un éxito merecido.
Y es que siempre es un acierto por su original puesta de escena y por la intensidad dramática conseguida.

EL RETORNO DE UN HOMBRE LLAMADO CABALLO (Return of a Man Called Horse, The). 1976. Valoración de los bloggeros: 6

enero 6, 2009
El caballero inglés conocido como “El Caballo”, vuelve al oeste americano para salvar de la extinción a su tribu india adoptada.

Segunda parte, continuación, de las aventuras y desventuras de John Morgan, aquél inglés que cayó preso de una tribu india, adoptándole como hijo suyo tras pasar una durísima prueba física y mental, viendo que en él había un hombre bueno, honesto, digno y capaz de llevarles, con sus conocimientos en tácticas militares, a la victoria sobre sus feroces enemigos: “Un hombre llamado caballo (1970)”.
En esta ocasión, y ya establecido de nuevo en Inglaterra, deberá regresar a ayudar a “su tribu”, su otra familia, a punto de desaparecer por mor de la crueldad del hombre blanco.
Esta segunda parte qué duda cabe que es inferior a la primera, cosa ya supuesta de antemano, pero hay que decir que es amena, muy entretenida, y está bien dirigida por Irvin Kershner, no olvidemos el realizador de la obra maestra “El imperio contraataca“.


Sigue habiendo escenas espectaculares, está bien interpretada por Richard Harris y, por ejemplo, el siempre estupendo Geoffrey Lewis, padre de Juliette, y deja un más que aceptable sabor de boca.
Tuvo de hecho el suficiente éxito para que existiera años más tarde una tercera entrega, esta vez sí, sensiblemente inferior a sus predecesoras, aunque no estaba mal: “El triunfo de un hombre llamado caballo“.
En este caso, aparte de la buena ambientación en las escenas de Inglaterra, la historia se centra de lleno en el cine de acción, dejando muy aparte lo estrictamente antropológico, aspecto crucial en el primer film.
Está bien y gusta bastante.

Leer critica El retorno de un hombre llamado caballo en Muchocine.net

TOM HORN, 1980

septiembre 15, 2008

Tom Horn es una leyenda viva, se dice que fue quien capturó al famoso jefe apache Gerónimo y que trabajando para la famosa agencia de detectives Pinkerton, abatió a 17 hombres.
Pero estamos en 1901, la vida salvaje del lejano oeste ya no existe, y Horn llega a Hagerville, en Wyoming a la búsqueda de un trabajo acorde con su capacidad como cowboy y tirador.
Un grupo de rancheros, atraídos por su fama, decide contratarle para que acabe con los ladrones de ganado.La eficacia de Horn es muy grande, lo que provoca los celos del sheriff local logrando aunar a los rancheros en su contra.
Sólo la maestra del pueblo, Glendolene, le comprende y sabe que Horn no busca quitarle el trabajo a nadie.
Cuando muere un muchacho de quince años las cosas se complican enormemente para Horn.

Interesante aunque algo fallido película, donde se narran los últimos tiempos de Tom Horn, un personaje verídico del famoso oeste y principios del siglo XX.
Fue este hombre muchas cosas, vigía del Ejército de los Estados Unidos en sus correrías contra los indios aunque tomara partido por ellos, pistolero, hombre de la Ley…
Al final acabó siendo una pequeña leyenda.
Todo esto no queda perfectamente reflejado en este film, pero se aprecian constantes de su vida, como su rebeldía a los convencionalismos, al Orden mal establecido, hacia las injusticias para con los menos favorecidos.


Podría haber estado mejor, pero resulta un tanto apagada, incluso triste. Quizás es lo que pretendío su director, William Wiard, autor de algún título afortunado, al intentar explicar de forma crepuscular el final de un gran hombre que no pudo contra todo pero al menos lo intentó.
A mi modo de ver fue superior la miniserie televisiva con David Carradine como Horn y el gran y siempre magnífico Richard Widmark como su fiel compañero en tantas y tantas aventuras.
Loable interpretación de Steve Mc Queen, que ese mismo año moriría aquejado de cáncer, perfecta ambientación reflejando un mundo a punto de desaparecer, y un buen puñado de ilustres “secundarios “(Richar Farnsworth, Billy Green Bush, Slim Pickens, Elisha Cook Jr., Roy Jenson, Geoffre Lewis), que dan realce al producto.

Leer critica Tom horn en Muchocine.net