Archive for the ‘George Chandler’ Category

ASALTO AL ÚLTIMO TREN (One more train to rob). 1971. Valoración: 6,30

enero 31, 2010
Un pistolero busca vengarse de un compañero de robos que lo envió a prisión, y quien le afanó la esposa.
Idea un plan, pero necesita la ayuda de la comunidad de chinos, quiene no se fían de él, por ser blanco.


Vista dos veces, en cada una de ellas pensé diferente…pero más o menos lo mismo. ¿Que qué quiero decir con esta aparente contradicción?
Pues quiero decir que cuando la ví por primera vez, hace muchos años, en el cine, no me pareció nada del otro jueves, pensando que era una de tantas…aunque sí me gustó, dado lo joven que era yo, el erotismo en alguna escena de cama. Por lo demás, poca cosa, pensé yo. Pero pasé el rato.

En mi segunda visión, bastantes años después, por televisión, corroboré mi primera impresión de que era en realidad un western mediocre, muy acorde con la filmografía del realizador, Andrew V. McLaglen, no lo olvidemos, hijo del gran Víctor. Un hombre, Andrew, experimentado en el cine de acción y el western en particular, que solía dar trabajo a antiguos amigos y compañeros de su padre.
En esta ocasión logra un film, como no podía ser menos estando él tras las cámaras, impersonal, desdibujado desde el punto de vista guionístico, con estimables intérpretes y un buen empaque técnico (exqusita ambientación gracias a la estupenda fotografía de Alric Edens, y a la excelente labor de maquillaje y peluquería, amén de dirección artística).
La lástima es que la dirección está desprovista de cualquier atisbo de orginalidad, siendo plana y rutinaria.
Menos mal que no aburre, eso es cierto, logrando algo que el espectador debe agradecer: que pasado un tiempo no se recuerda bien y así se puede ver al de algunos años como si fuera la primera.
Por lo demás, y aparte repito de la fotografía, montaje y buenos intérpretes (otra vez el gran John Vernon destaca con facilidad), poca cosa y apenas nada pasado un tiempecito dese su visión.

Anuncios

LOS ASALTANTES DE KANSAS ((Jinetes de odio) (Kansas Raiders) 1950. Media: 6,60

octubre 1, 2009
Durante la Guerra de Secesión norteamericana, un coronel del Ejército Confederado, Quantrill, se dedica, por su cuenta y con la ayuda de numerosos hombres a su mando, a atacar granjas, matando y saqueando lo que puede.
Quantrill es considerado un héroe por muchos paisanos, pues no saben en realidad en qué se ha convertido.Entre ellos están los hermanos James, Jesse y Frank, y los Younger, amén de un joven deseoso de aventuras llamado Kid Dalton.
Los cinco amigos han salido de Missouri tras ver cómo el Ejército de la Unión quemó su granja y asesinó a su padre.Aunque no era su primera opción, optan finalmente por unirse a la banda, pero pronto Jesse descubre cómo se las gasta Quantrill.
Aunque desea marcharse de allí con sus amigos no puede pues se ha enamorado de la novia de Quantrill, una mujer más experimentada que hace tiempo no ama a su novio al ver también en qué se ha convertido.

Entretenido y curioso western de más bien serie B, pero realizado con oficio por Ray Enright, uno de los realizadores del viejo Hollywood, ilustre artesano y con algunos muy estimables trabajos.
En esta ocasión se unen varias figuras reales del far west, como son la banda de Jesse James y el tristemente famoso Quantrill, un rebelde más bien, que trajo en jaque al Ejército y buenas gentes unionistas.No estoy seguro de si todo es inventado (sí tuvo lugar la tristemente famosa masacre de Lawrence (Kansas)), pero la verdad es que en pantalla queda bien al ser una cinta de ágil ritmo, con buenas escenas de acción y conseguidos diálogos donde se ponen en solfa temas como el honor, el deber, la guerra y la fidelidad a las jerarquías.


Quizás peque de poco ambiciosa, no en vano teniendo buenos mimbres, parece no querer ir más allá en sus propuestas, quedando finalmente en una amena película, que hace pasar bien el rato pero pudiera olvidarse con cierta facilidad.
A destacar sus buenos y numerosos intérpretes, la mayoría protagonistas en series Bs, como Scott Brady, Richard Egan, James Best, Richard Arlen, así como el protagonista Audie Murphy, pero también con un Tony Curtis comenzando en el mundo del cine y el gran Brian Donlevy en el papel de Quantrill, dando una lección de interpretación contenida.Buena fotografía y bonitos paisajes, y eficaz realización para un film sólido aunque no demasido perdurable.También se la conoce como “Jinetes del odio“.

RÍO DE PLATA (Silver river). 1948

mayo 22, 2009

Expulsado de la caballería del ejército, Mike McComb, jugador sin escrúpulos, egoista y cínico, decide convertirse a toda costa en el mayor magnate de plata de Nevada .
Su imperio empezará a caer cuando los otros mineros combinen sus esfuerzos contra Mike y contra su tozudez, la cuál le hará perder el apoyo de su mujer, una buena esposa que le quiere pero no puede con él, y de sus viejos amigos.

Western con muy buenos intérpretes y dirección a cargo del brioso Raoul Walsh, que sin embargo, y a pesar de contar con esos y otros estimables mimbres, no logra que el resultado final pase de discreto entretenimiento.

Y esto ocurre por cuanto, de acuerdo, sí, resulta más o menos entretenido, no aburre y tal, pero no deja la menor huella al no haber nada realmente destacable.
Esto hace que se olvide con mucha facilidad e incluso si se ve más de una vez cuesta recordar su desarrollo.

Walsh dirige rutinariamente, no insuflando demasiado dinamismo al conjunto, que queda mediocre aunque, repito, distraído. Pero no convence, dejando un cierto sabor amargo, sobre todo al ser él quien está detrás de la cámara.
Buena fotografía en blanco y negro, algunas conseguidas escenas de acción y pare Ud. de contar.
No, no es que esté mal, pero no es un claro ejemplo de buen western, sino uno más.
Y como curiosidad, sin más, comprobar los dos carteles que he pegado en este humilde comentario. Si se lee bien, se verá que en uno pone que es para autorizada para mayores y en el otro tolerada para menores. ¿En qué quedamos? (Yo la vi para menores, y es que así era: “para todos los públicos”, así que sería una errata de la época).

EL Y SU ENEMIGA (Tall in the sadle). 1944. Valoración de los bloggeros: 7

diciembre 2, 2008

Un desconocido llega a una ciudad, donde dos familias se llevan mal y un juez corrupto no hace nada para acabar con ello.
El hombre no cae bien a casi nadie, pero poco a poco va tomando postura y con sus puños y revólver va imponiendo orden.


Agradable western dirigido con oficio por Edwin L. Marin, un buen artesano aunque no demasiado imaginativo, al que le debemos un buen número de amenos trabajos.
Este western se aparta de lo normal por aquellas fechas al tener muchos toques de comedia.
Se trata de una graciosa cinta de serie B, beneficiada por la presencia de John Wayne y algunos secundarios de lujo como Paul Fix, por cierto, co-autor de la historia, y también War Bond, que siempre imprime carácter a sus fuertes personajes.

Buena fotografía en blanco y negro, poca violencia, y notables toques románticos, hacen de este film una agradecida forma de pasar el rato divirtiéndose y olvidarse de los problemas cotidianos.Al finalizar te das cuenta de que te lo has pasado fetén, aunque en verdad no se trate de una gran obra e incluso con el paso de no mucho tiempo tienda a olvidarse.

Leer critica Él y su enemiga (tall in the sadle) en Muchocine.net

LAS AVENTURAS DE BÚFFALO BILL (Buffalo Bill). 1944. Valoración de los bloggeros: 6

noviembre 25, 2008

Historia del legendario Buffalo Bill desde un punto de vista más bien cotidiano, es decir, la aventurera y fascinante vida de William Cody, que más tarde se ganó el inmortal sobrenombre de “Búffalo Bill”, por los cientos de (pobres) búfalos que se cruzaron en su camino (o más bien él fue a por ellos), amén de otros trabajos para el Ejército, etc.
De cómo comenzó en esta institución para pasar más tarde, después de las contiendas contra los indios, a ser una atracción circense de fama mundial.

“¡Arde el Oeste! ¡Tiembla la pradera! ¡Atacan los pieles rojas! ¡Ha empezado la guerra de exterminio!Emocionante y dinámica epopeya. Lucha a muerte entre “Mano amarilla! y Búffalo Bill. Salvaje estampa de aventuras que arrolla las praderas con la furia del huracán. Electrizantes y sangrientas luchas. Heroismo, audacia, emoción y gran matanza de hombrees y búfalos.”

Así rezaba la publicidad del programa de mano del cine Coliseo, el domingo 14 de Noviembre de 1948.

Agradable película, bien dirigida por William A. Wellman, antiguo miembro de la escuadrilla “Lafallette”, y ya director en el cine mudo, por lo tanto, un gran clásico.
Este ameno y simpático western hace, sobre todo, hincapié en los momentos más divertidos y graciosos de la vida del gran Buffalo Bill, bueno no de Búffalo Bill sino de William Frederick Cody, que más tarde se ganó el inmortal apodo por los cientos (o quizás miles) de búfalos que se cruzaron en su camino. Bueno, él se les cruzaba.
Por supuesto, mucho novelado o por lo menos suavizado al estilo Hollywood.

Lo único malo, pero que debe resaltarse, es que, como sucede a menudo con el cine de Wellman, resulta un tanto sosa la peli, sin alma ni intensidad dramática. Esto es, evidentemente, porque se huye conscientemente de la espectacularidad, para adentrarse en la cotidianidad de un héroe entrañable y cercano.
Y el ejemplo más claro de esto está en el emotivo final, muy sensiblero, sí, pero eficaz, donde vemos al gran Búffalo Bill despedirse de sus incondicionales, de los espectadores circenses, a lomos de su bonito caballo, mientras su esposa (Mauren O´Hara) llora emocionada.
Un final que en manos de otro director hubiera caído en el ridículo, pero que Wellman logra sublimar.
Un western menor, pero con un grandísimo elenco interpretativo y un bonito color, el Technicolor de la época, la dorada de Hollywood.

Leer critica Las aventuras de búffalo bill en Muchocine.net

INCIDENTE EN OX-BOW (Ox-Bow incident, the). 1943. Valoración de los bloggeros: 8,6

octubre 8, 2008
A dos vaqueros se les atribuye por mor de una grave equivocación, un crimen que no han cometido.
Un grupo de hombres decidirá si se les lincha o no.
La mayoría está a favor de la horrible e injusta (siempre, aunque fueran culpables) ejecución.
Sus razones son diversas, todos tienen algún motivo, bien son racistas (uno de los presuntos culpables es mejicano), bien por sadismo, o bien por no ser inculpados en su lugar.

Brillantísimo western, que constituye un doloroso alegato contra el linchamiento, todavía en boga en algunos estados de Norteamérica en el momento del rodaje del film (sobre todo a negros y desfavorecidos).
Está realizado con una fuerza y poder de convicción por , un siempre buen director pero en mucha ocasiones, un tantoWilliam A. Wellman parco en cuanto al ritmo empleado al contar sus historias.
Aquí es vibrante y el espectador es contínuamente azorado por la injusticia reinante en el metraje.
Soberbias interpretaciones (nada menos que Henry Fonda, Dana Andrews, Anthony Quinn…), bellisima fotografía en blanco y negro y una historia dura e inclemente en todo momento.

Una ruda lección que no se debe olvidar y que no se olvida una vez vista, permaneciendo en la memoria durante toda la vida (ya la ví siendo un renacuajo hace un trillón de años y su impacto todavía me dura, como lo hizo la también excelente “Furia“, de Fritz Lang, que toca el mismo tema, auque desde otro punto de vista.
Un gran western que no emite nunca por las cadenas de televisión españolas, cosa que me sorprende y me decepciona a partes iguales.

VENGANZA DE FRANK JAMES, LA (Return of Frank James, the). 1940

julio 12, 2008
Cuando los periódicos anuncian el asesinato de Jesse James por los hermanos Ford, Frank James, que reside desde hace años en un pequeño pueblo bajo el nombre de Ben Wooden, decide dejarlo todo en manos de la justicia en lugar de vengarse.

Cuando la justicia de los hombres vacilaba se impuso la ley del más fuerte.
Un dilema terrible: Morir o matar.
Una película de acción, en perfecto color, por tecnicolor, dirigida por Fritz Lang.
Los más bellos paisajes de las montañas rocosas convetidos en escenario natural de la más terrible de las venganzas
.”

Así rezaba la publicidad del programa de mano del cine Ideal, en la semana del 15 al 19 de febrero de 1950.

Excelente film, continuación de la brillante “Tierra de audaces“, basada en la vida, más bien última etapa de los hermanos James, James (ya asesinado en el anterio film, del que solo se ve su fotografía (Tyrone Power en el anterior film) y Frank, famosos bandidos, asaltantes de trenes, a quien la leyenda dió la categoría de héroes, aunque parace ser que asesinaron a sangre fría a más de uno.
Bien, dejando aparte este “nimio” detalle, la verdad es que se trata de un buen western, magníficamente dirigido por el siempre estupendo Fritz Lang, demostrando que para él, el difícil género por autonomasia no tenía secretos.

Muy bien interpretada (nada menos que Henry Fonda, la siempre bellísima Gene Tierney, John Carradine, el ex-niño prodigio Jackie Cooper…) su ritmo es vertiginoso, alternando los momentos espectaculares, de acción, con los familiares, muy emotivos, incluso.
Gustó mucho y ha pasado a ser uno de los grandes westerns de la historia del cine, con escenas “homenajeadas” por Andrew Dominik en su reciente “El asesinato de Jesse James por el cobarde...”
Un clásico en toda regla.

Leer critica La venganza de Frank James (The return of Frank James) en Muchocine.net

ESPÍRITU DE CONQUISTA (Western Union). 1941

julio 6, 2008

El tendido del primer cable transcontinental de telégrafos en 1861 está siendo objeto de amenazas por parte de forajidos e indios.
Edward Creighton, ingeniero en la compañía telegráfica Western Union, se encarga de dirigir la instalación de una línea a través de los territorios del Oeste.
Ayudado por su hermana, Sue, recluta a personal en los pueblos más cercanos. Pero la región es peligrosa e infestada de indios.
Por esto, la compañía tiene que proponer sueldos elevados para intentar atraer a candidatos.

La lucha en las praderas donde hombres implacables se disputan las tierras vírgenes y luchan por el amor de una mujer.Fuertes emociones propias de un país y una raza indómitos“.

Así rezaba la publicidad del programa de mano del Cine Olympia, allá por octubre de 1948.

Estimable película de Fritz Lang, que adapta una novela de Zane Grey, al que tanto leímos en nuestro juventud, que incluso en el western brilló con luz propia pese a venir de Europa, obstáculo pequeño para genios del Séptimo Arte que hacen suyos temas que en principio están fuera de su contexto histórico-social, pero que, gracias a sus brillantes virtudes cinematográficas,las hacen suyas revalorizándolas incluso.
Lang realizó tres westerns en E.E.U.U. y éste es quizás el menos bueno, pero es interesante y contiene detalles que indican que detrás de la cámara hay alguien que no parece norteamericano.
Un buen ejemplo de ello y que se explica en las escuelas de cine de todo el mundo, y no es para menos, es la escena en la que la cámara que va en redondo descubriendo paisajes, se detiene de pronto frente a valientes guerrreros indios.
Un prodigio de realización, quizás algo insólito en un western, pero que indica la imaginación en la puesta de escena de un hombre al que la justicia cinematográfica le debe algo más que sentidos homenajes.
Argumento tópico, pero gusta mucho y entretiene gracias a, como ya he dicho, una estimable realización, y a unos excelentes intérpretes, que hacen delicioso cualquier argumento en el que den vida a sus respectivos personajes (Randolph Scott, todo un western-men, John Carradine, Robert Young (futuro Dr. Welby, que tanto hizo porque los jóvenes españoles quisieran ser médicos), Dean Jagger, Chill Wills de nuevo, Bartlon Mc Lane….) y un sinfín de estupendos intérpretes que podían con todo.

Merece la pena su revisión, si ya se ha visto (creo que yo lo he hecho unas tres veces) y si todavía no se ha vistó qué decir…
Además, se puede ver como mero entretenimiento o como una muy novelada, eso sí, pequeña lección de historia, ya que habla del tendido del primer cable transcontinental. Y, aunque, repito, novelada, dramatizada, esto es, inventadas las anécdotas, sí que corroboramos, por si no lo sabíamos, que para llegar a ser Los Estados Unidos, el país que ahora es, hubo que quitar de enmedio “estorbos”, como forajidos, bien, estoy de acuerdo, pero también “pieles rojas”, los genuinos habitantes de aquellos vastos territorios donde hasta la llegada del hombre blanco vivían más o menos tranquilos.

En fin, que para que el progreso se obtenga, hay que pagar un “pequeño” precio. Aunque este sea las vidas de seres humanos.
Sí, lección de historia al fin y al cabo.

Leer critica Espíritu de conquista (Western Union) en Muchocine.net

TUCKSON, ARIZONA (Arizona). 1940

junio 15, 2008
En los tiempos de la colonización de los grandes estados, en Arizona se han establecido unos colonos dispuestos a vivir en esas duras tierras. Tienen problemas con los indios, y no gozan de la ayuda de las tropas federales.
Phoebe transforma ella sola un triste almacén en lo que ahora se conoce como Tucson, en Arizona, el orgullo del Oeste americano.
Allí construye su rancho, que pronto será el más grande del territorio.
Recién llegado de la ciudad, Peter Muncie comienza a trabajar en la propiedad de Phoebe entablándose entre ellos una relación que culmina con planes de boda.
Pero el éxito del negocio de Phoebe no tarda en generar envidias y se cruza en su camino Jefferson Carteret , un vecino que planea estafar a Phoebe y asesinar a Peter el día de su boda.

Con el título de”Arizona“, así, traducida, la vi hace ya muchos años por televisión española. Y como quiera que hay otra cinta titulada así, Arizona, pero esta vez con James Stewart y Marlene Dietricht, de la que hablo en este mismo blog, las diferenciaba diciendo “la buena y la mala”. La buena la de Stewart y la mala esta que nos ocupa.
Supongo que por la duplicidad de ambos títulos, tiempo después, y sobre todo, digo yo, en aras a la venta en vídeo, etc, ha pasado a ser, retitulada, “Tuckson, Arizona“. No me parece mal, aunque personalmente me extraña un tanto.
Pero ciñendonos a este western, lo considero francamente menor, un film en verdad mediocre, y con sabor a rancio (y eso que la vi hace un porrón de años).
En áquél tiempo (es posible que viéndola ahora no pensaría lo mismo), me pareció que las situaciones eran lentas, y el guión pobre. No las ideas expuestas, todas ellas interesantes de por sí, sino el modo de exponerlas por Wesley Ruggles, del que solo he visto, aparte de esta, “Te encontré en ninguna parte”, del año 42, y con Clark Gable y Lana Turner, también por debajo de lo que podría haber llegado a ser.

Ruggles, a mi modo de ver, logra un producto largo y que se hace un tanto pesadito, a pesar de contar con un buen elenco interpretativo (William Holden, Edgar Buchanan, Porter Hall…), donde sobresale por derecho propio, ese gran actriz, algo olvidada hoy en día, que fue Jean Arthur, inolvidable para los amantes del western como esposa de Van Heflin en la imperecedera “Raíces profundas (Shane)“.
Un western en suma, menor, que tenía que haber sido bastante mejor pero se queda en una medianía, creo yo que por la rutinaria dirección de Wesley Ruggles, al que esta empresa parece le vino grande.
A parte de estas consideraciones, que sí recuerdo con claridad, otros detalles los he ido olvidando con el tiempo, cosa común cuando se habla de un film visto hace una eternidad).

Leer critica Tuckson, Arizona (Arizona) en Muchocine.net

VIRGINIANO, EL (Virginian, the) 1929

enero 1, 2008
Un peón de un rancho corre el riesgo de perder a su mejor amigo y a la mujer que ama cuando se ve forzado a una confrontación con unos despiadados cuatreros.

Este western está bien realizado por Víctor Fleming, un hombre seguro (recordemos que fue uno de los directores de “Lo que el viento se llevó“, y quien finalmente pasó a la posteridad al aparecer él sólo en los títulos de crédito.
Es una película bastante ágil para la época en que fue rodado (1929) y la historia no es muy supérflua, con lo que se aparta un poco de la tónica habitual de aquéllos años.
Cuenta cómo un peón de un rancho corre e l riesgo de perder a su mejor amigo y a la mujer que ama cuando se ve forzado a una confrontación con unos despiadados cuatreros.

Hoy en día, la visión de este film puede ser constitutiva de cachondeo, sobre todo para las nuevas generaciones, pero es una película importante por ser el comienzo de la gran carrera interpretativa de Gary Cooper (aunque en esto también hay diferentes opiniones, desde los que consideran a Cooper el mejor actor de todos los tiempos, hasta los que dicen que siempre interpretaba igual, el mismo papel).
Además de Cooper, está interpretado por Walter Huston (padre de John Huston), Richard Arlen, Chester Conklyn, Eugene Pallett (actor favorito de Fernando Trueba) y un jovencísimo Randolph Scott. La chica es Mary Brian (en el fotograma, con Cooper).


Leer critica de VIRGINIANO, EL (The Virginian) 1929 en Muchocine.net