Archive for the ‘Harry Carey’ Category

RÍO ROJO (Red River). 1948

mayo 28, 2009

Un viejo ranchero debe llevar, junto a su hijo adoptivo, mucho ganado.
Los dos hombres, muy diferentes entre sí, lucharán, incluso llegando a la violencia física, debido a la gran diferencia generacional entre los dos.

“¡Hombres de férrea voluntad y tempestuoso temperamento, dominando el salvaje Oeste!
Cada escena de esta película es el eslabón de una cadena de apasionantes acontecimientos. ¡¡10.000 cabezas de ganado en fuga, en la más sensacional estampida que han registrado las cámaras cinematográficas!!!.
Era su hijo adoptivo…sin embargo, no vaciló en apuntarle con su propio revólver.
La más transcendental hazaña de unos hombres bravíos en tierras de salvaje grandeza”
.

Publicidad del programa de mano del cine Avenida. Junio de 1953.

Excelente film dirigido magistralmente por Howard Hawks, muy entretenido y apasionante en un buen número de estupendas escenas llenas de gran dramtismo aunando la espectacularidad con el intimismo.

No obstante, este gran western quizás haya sido un tanto incomprendido en algunas épocas. La razón estriba en que su mensaje resulta un tanto ambiguo. Hay algo de misoginia, de incomprensiones generacionales. Amén de una violencia seca, sin concesiones.
Los personajes tienen sus demonios interiores que les hacen actuar con arrogancia y egoismo.


Se trata pues de un western un tanto atípico, con un desarrollo

magistral y unas interpretaciones impresionantes, incluido Monty (Montgormery) Clift, un actor al que no le podía ni ver (según la leyenda) Hawks, ya que le consideraba bastante blando. Y no es que lo fuera en realidad, sino que era, en apariencia, mucho menos “macho” que muchos de sus compañeros en la cinta. Pero, ¡hombre! que se trataba de gente como Walter Brennan, John Ireland, Lane Chandler, Tom Tyler
Joanne Dru consigue aquí uno, si no el mejor, papel de su carrera. Y John Wayne logra una convincente interpretación amén de estar muy bien caracterizado.
Preciosa fotografía en blanco y negro, su plasticidad es maravillosa, con un ritmo sostenido donde los sentimientos más encontrados fluyen en constante pugna.
Muy buena película, amena a más no poder e imperecedera en la memoria una vez vista.

Un clásico indiscutible que se recomiendo ver más de una vez dada su belleza

EL ÁNGEL Y EL PISTOLERO (Angel and the badman). 1947. Valoración: 7

marzo 6, 2009
Un pistolero herido cae en manos de una familia de cuáqueros, que le curan e instan a que cambie de vida; al mismo tiempo, nace el amor entre el huésped y la joven y bella hija.

Entretenida cinta, western de genuino sabor a serie B, producida e interpretada por John Wayne, donde el Duke cambia un poco su registro habitual.
Su personaje es más bienhumorado que de costumbre, más cachondo, más divertido en suma. Su interpretación me gustó mucho pues se le ve cómodo y divertido en todo momento. Da la sensación de seguridad un tanto pasota o al menos desprendida de grandes preocupaciones.
La película, por lo demás se ve bien, pero se puede olvidar fácilmente, pues no contiene casi nada destacable. La fotografía en blanco y negro acaso, de Archie Stout (en verdad es muy buena).

Algunos dicen que de aquí se plagiaron escenas enteras para realizar la cinta “Unico testigo“, de Peter Weir y con Harrison Ford como protagonista, en el único papel que le reportó una nominación al Óscar. Esta afirmación de no pocos críticos especializados no la puedo corroborar pues esta de Wayne la ví hace un millón de años y sólo recuerdo la sensación que me produjo y que aquí he escrito. Pero sus escenas se han diluído ¿para siempre? en mi memoria.
Como director de segunda unidad, y bien que se nota por su maestría en las escenas peligrosas donde los especialistas se juegan la vida, es Yakima Canut, un viejo amigo de Wayne que intervino como actor en las pelis viejas de los treinta producidas por la Lone Star, donde ambos comenzaron sus carreras.
En resumen, un simpático y ameno western que no obstante, su director, el más bien ignoto James Edward Grant, no le saca todo el jugo. Pero está bien y merece la pena su visión.

DUELO AL SOL (Duel in the sun). 1946

febrero 4, 2009

Perla, una mestiza huérfana, hija de una india y un aventurero, acude al rancho de Laura Belle, una mujer con la que su padre vivió hace años una romántica aventura.
La llegada de la atractiva joven al rancho hará que los dos hermanos McAndles, de caracteres totalmente opuestos, se enfrenten en una lucha a muerte por su amor.

Publicidad del programa de mano de la época en la que se estrenó (ya unos añitos tarde):

Intérpretes magníficos e induscutibles, forman el triángulo dramático de este colosal espectáculo.¡Tres vidas atormentadas en el brutal y legendario Oeste Americano!Hubiera bastado DUELO AL SOL para considerar al cine “SEPTIMO ARTE“”.

“¿Sabes lo que me gustaría hacer? Ir a bañarme. ¿Quieres que vayamos?”
Excelente western, narrado en la versión original por el gran Orson Welles, que sin embargo está claro que es más un melodrama, y de aúpa.
Tiene varios elementos que la distinguen de las demás, amén de que ha resistido perfectamente el paso del tiempo.
En primer lugar la historia en sí, magnífica e intensa, después el amplio y magistral elenco interpretativo, cada uno/a perfecto en su rol, y después elementos como fotografía, banda sonora (del gran Dimitri Tiomkin, quien estaba hasta los cojones de David O. Selznick, el productor, por hacerle repetir una y otra vez la música creada, hasta que se le plantó con una inolvidable frase que hizo ganarse el respeto del soberbio productor).
Y la realización, extraordinaria, de King Vidor, en su mejor momento creativo.Se trata de una historia de enorme fuerza dramática, donde las pasiones más encontradas hierven al calor de un lugar y momento determinado, encontrándose y pugnando los más diversos sentimientos humanos.

Jennifer Jones (nominada al Óscar a la mejor actriz protagonista por este trabajo, junto a la genial Lilian Gish, esta como actriz de reparto) resulta arrebatadora en su felina sensualidad, volviendo locos a los dos hermanos protagonistas y, de paso, a todos los espectadores masculinos (sí, a alguna femenina también, claro…).
La cinta no fue un camino de rosas para Selznick, mítico productor/autor, de mano férrea y ambición sin límite, existiendo numerosos problemas durante el tormentoso rodaje.
Sin embargo, lo principal, cómo quedó finalmente en pantalla, es para frotarse los ojos de no creer estar viendo un film de tan singular belleza y enfebrecido romanticismo, con un final antológico que ha pasado a ser uno de los mejores de la historia del cine.
Una película casi mítica, que no obstante, no fue del agrado de mucho/as en su época, sin duda por lo atípico de su por otra parte un tanto inmoral historia de amor. Inmoral para las mentes obtusas, claro está, pero ya se sabe que la moral tiene pedregosos caminos por los que transcurren mentes abiertas y otras castradoras.
En fin, que sin duda se le acerca bastante a una obra maestra absoluta, que ha ganado con el paso del tiempo y resulta un gozoso trabajo artístico difícil de olvidar.

EL HOMBRE DEL BOSQUE (Man of the Forest). 1933. Valoración de los bloggeros: 4

enero 10, 2009
La nieta de un ranchero, cuyas propiedades son envidiadas y deseadas por un mal hombre que tiene un grupo de malhechores como ayudantes, viene a visitarle, y a hacerse, con el tiempo, dueña de todo.
El ranchero tiene como mano derecha a un hombre mucho más joven, que vive tranquilo, sin mujeres (no las soporta), junto a su fiel caballo blanco y sus mascotas, una familia de pumas, que juguetean con él a menudo, pegando sustos a los demás.
La nieta está a punto de ser secuetrada por los malos, pero el vaquero se la lleva a su casa, donde tendrán sus más y sus menos.
Todo va bien y comienzan a congeniar, pero sucede que el abuelo aparece muerto, a pocos metros de la casa del vaquero, apuñalado. Todo apunta al protagonista pues esa noche salió al fresco a pasar la noche.

Adaptación de una de las muchas novelas de Zane Grey, que tanto me hizo disfrutar de niño.
Se trata de una entretenida película, que al comienzo parece un rollo patatero, para poco a poco interesar y hacer pasar un buen rato.
Es bastante amena y tiene de todo, comenzando a mejorar claramente con la aparición de la chica, muy bonita y con carácter. Sus tiranteces con el protagonista, un jocoso Randolph Scott, bastante más expresivo que en sus films posteriores, cuando ya era famoso y todo un westernmen, hacen gracia y los pumas tienen importancia en ello.


Más tarde comienza la acción, representativa del far west, bien filmada por Henry Hathaway, que en estos modestos pero eficaces westerns iba aprendiendo a marchas forzadas, hasta llegar a ser uno de los grandes en el cine de género.
Lo cierto es que, viéndola ahora, aparece claramente ajada por el paso del tiempo, pero sigue siendo amena y hace pasar bien el tiempo.

Leer critica El hombre del bosque en Muchocine.net

LOS USURPADORES (Spoilers, the). 1942

agosto 30, 2008
Durante la Fiebre del Oro, un buscador es asediado por un empresario que tiene la ley de su lado.
Pronto hace su aparición una cantante de cabaret que se convierte en objetivo amoroso de ambos.

Entretenido western, por encima de la media de los que se hacían por esas fechas, que quizás no tenga mucho para quedarse en la retina del espectador para siempre, pero que, gracias a los estupendos diálogos por mor de un buen guión a cargo de Tom Reed y Lawrence Hazard, que adaptan con inteligencia la novela original de Rex Beach, sorprende gratamente. Y es que, además de escenas de acción espectaculares y brillantemente filmadas por el siempre convincente Ray Enright, el texto es magnífico, bastante superior al de los westerns tradicionales (si exceptuamos a los de Ford, Hawsk, Sturges y compañía, que siempre son excelentes…).
La película está francamente bien y se sigue gracias a un ritmo ágil y una dirección de intérpretes muy estimable, con un trío protagonista de postín: John Wayne, Randolph Scott y una Marlene Dietricht que en cuanto aparece prácticamente eclipsa a sus paternaires.
Profusión de extras que enriquecen el argumento, y una narración limpia y concisa que hace que el espectador disfrute durante todo el metraje.

De todas formas, repito, tiene algo el film que hace se olvide con cierta facilidad al de unos meses, costando un poco más de la cuenta recordarla medianamente bien. Pero ello no es óbice para otorgarle un bien muy alto o un notable algo bajo, si se prefiere.
El trío protagonista repetiría en otro film: Pittsburg, de Lewis Seiler, que no es un western precisamente.
Y como curiosidad, observar que en el segundo cartel, aparece como director de la cinta Frank Lloyd, gran director pero que yo sepa no tuvo nada que ver en este film. Quizás estoy equivocado y se realizó al alimón, pero oficialmente solo aparece acretidado como su realizador Ray Enright. En fin, no sé si es un error de impresión o efectivamente los dos tuvieron algo que ver en el resultado final de este buen trabajo.

Leer critica Los usurpadores (The Spoilers) en Muchocine.net

HORDA MALDITA, LA (Thundering Herd, the) (Buffalo Stampede) (La estampida de búfalos). 1933

julio 26, 2008

En la época de la caza de búfalos por parte de los hombres blancos, para conseguir sus preciadas y caras pieles, se producen ataques de un grupo de malhechores, que vestidos de pieles rojas, se dedican a atacar carromatos con pieles.
La bonita hijastra del jefe está a punto de casarse con un buen hombre, un cazador de búfalos honrado.
Sin embargo, el padrastro de la muchacha está muy interesado por ella y no duda en raptarla y llevársela consigo lejos del novio.
Este le sigue y es tiroteado, siendo herido.

Peliculilla del oeste, pequeñito western, tanto en ambición como en metraje (apenas una hora de duración), que compone uno de los ochos films que Henry Hathaway rodó para la Paramount, basados en novelas de Zane Grey (muy leído por mí siendo chaval), y casi siempre con protagonismo del quizás más característico intérprete del far west cinematográfico: Randolph Scott.
Como no he visto las otra siete películas (al menos eso creo) no puedo decir si esta es de las mejores, pero supongo que sí dado que fue una de las últimas y, digo yo, la técnica de Hathawy ya había mejorado para entonces.
Es simpática, no molesta, se pasa el rato, pero apenas hay dos o tres momentos buenos, siendo el resto pura filfa argumental, pareciendo al final que ha durado más de la hora indicada, por lo que se hace larga.
Lo mejor son sus intérpretes, con Scott a la cabeza, con bigotillo y todo, muy joven, claro está, pero acompañado por el gran Harry Carey e intérpretes estimables como Monte Blue, Barton Mclane, Noah Beery, y el ex-Tarzán, Buster Crabbe (no, este no era un buen actor).

Las mejores escenas son las del tiroteo al protagonista y posterior paliza por parte del padrastro, con el caballo arrastrando a su dueño, las bellas escenas de las manadas de búfalos en estampida, y sobre todo un momento estupendo, donde sí podemos comprobar que Hathaway llegaría lejos y sería uno de los mejores de su generación: cuando los indios intentan cazar unos pocos búfalos para dar de comer a su tribu y no lo logran a causa del hombre blanco (aunque no intencionadamente).
Solo con dos escenas a plano fijo se demuestra la situación del piel roja con respecto a su hasta entonces sustento natural: la carne de búfalo. Un plano con un grupo de indios a caballo con cara de circunstancias al ver que los búfalos ya se han escapado, y otra, impactante, con el rostro de dos o tres mujeres indias, una de ellas con un niño a la espalda, con una cara de decepción y hambre, bien definitoria, repito, de la verdad en la que se sustentó una importante parte de la historia de Los Estados Unidos.

Un film muy menor, que no puedo definir de bueno, pero que está bien para estudiosos y fans del western. Como es mi caso. Aunque debo confesar una cosa (vergüenza me da, no creáis), y es que yo la he visto porque la compré con el falso y taimado título “La horda maldita” (que me ahorquen si sé porqué tiene este título), cuando la verdad es que se titula “La estampida de búfalos“. ¡Anda que no hay diferencia!.
¡Ah, por cierto, arriesgadísimas escenas por parte de los dobles en las escenas del carromato y diligencia!

Leer critica La horda maldita HORDA MALDITA, LA (Thundering Herd, the) (Buffalo Stampede) (La estampida de búfalos) en Muchocine.net