Archive for the ‘Henry Jones’ Category

LÁTIGO (Support your local gunfighter). 1971

noviembre 8, 2009

Látigo Smith es una mezcla de gigoló y timador que necesita quitarse de encima el nombre de su ex novia, que lleva tatuado en el pecho.
Mientras espera que al médico del pueblo se le pase la borrachera para que pueda borrar el tatuaje.
Látigo oye por casualidad que Taylor Burton, el magnate minero local, ha contratado al infame pistolero Swify Morgan para que acabe con la competencia.
Smith no desperdicia semejante oportunidad y hace que un vaquero libertino se haga pasar por el temido Swify y cobre el dinero que le estaba destinado.
Látigo planeaba escaparse a las montañas en cuanto se hichiera con la pasta, pero no contaba con enamorarse de la hija de Barton, una joven señorita de armas tomar…

Muy divertida comedia en clave de western, que tiene de esto último prácticamente todos los elementos, pero tomada la historia, el argumento, a cachondeo, y del bueno.
Contiene un guión (del gran James Edward Grant) rico en anécdotas y está lleno de gags realmente conseguidos, que hacen reír con ganas y sonreír todo el metraje.
El ritmo es trepidante y por ello se degusta de principio a fin. Y es que Burt Kennedy, el director, sabía las claves del western, aunque hasta ese momento había hecho pelis de far west más mucho más serios.

Realmente no pasará a la historia del cine como una gran película, pero sí que logra lo que busca: la empatía con el espectador, que entra de lleno en lo que ve, no en vano todo resulta simpatiquísimo y muy agradable.
Chuck Connors, en un papel insólito para él, está francamente cachondo, pero el que realmente se lleva el gato al agua es el gran característico Jack Elam, que hasta ese momento había personificado casi siempre papeles mucho más dramáticos y serios.
Preciosa canción, homenajeada años más tarde por los Blue Brothers. Bonita fotografía y preciosos paisajes de Durango, Colorado (USA).

Anuncios

LOS TROTAMUNDOS (Skin Game). 1971. Valoración: 6,55

octubre 11, 2009
Hacia mil ochocientos ochenta o así, en los Estados Unidos, dos hombres, uno blanco y otro negro, se dedican a estafar a los hombres de los pueblos, haciéndose pasar el blanco por un vendedor de esclavos y el otro por el esclavo. Lo vende y luego el negro se escapa y se reparten el botín.
Sin embargo, los tiempos son peligrosos y en algunos lugares la trampa puede no salir bien.

Entretenida película, que aunque western, al estar ambientada en dicha época y tener todas sus constantes, también, y sobre todo, se trata de una comedia, aunque con fondo bien serio.
Su aspecto técnico es admirable ya que tiene una magnífica fotografía a cargo del reputado Fred J. Koenekamp, así como una impecable banda sonora de David Shire. Por su parte, la ambientación es meritoria, gracias a la estupenda dirección artística de Herman A. Blumenthal.Sin embargo, y a pesar de que casi siempre las críticas han sido bien positivas, a mi entender la mezcla de comedia y drama sólo alcanzan momentos aceptables, pero no plenamente conseguidos.


Se ve sin ningún problema y con una sonrisa en la boca, pero se aprecia que podría haber sido bastante mejor si tras la cámara hubiera estado alguien con más imaginación y más familiarizado con el puro western. Y es que Paul Bogart no parecía la mejor opción.
Y por esta razón (se me ocurre pues no tengo ningún dato que lo corrobore) se requirió la “ayuda” (cooperación siendo políticamente correctos) del gran Gordon Douglas, que seguro logró elevar el listón con escenas propias del western.
Bien como siempre Lou GossettJr, actor magnífico y siempre recordado por su soberbio papel en la mítica serie televisiva “Raíces”, y bastante sorna en algunos momentos.
Lo dicho, está bien pero al final creo sabe a poco dados los buenos mimbres que contenía.