Archive for the ‘Ian Wolfe’ Category

EL DESFILADERO DEL COBRE (Cooper Canyon). 1950. Valoración: 6,55

noviembre 12, 2009



Un grupo de sudistas, veteranos de la Guerra de Secesión, trata de reconstruir sus destrozados hogares.
Sin embargo, la aparición de una mina de cobre desata la codicia y buscan la ayuda de un pistolero.

Entretenido western de ciertas miras e inteciones, dirigida con prestancia por John Farrow, padre de Mía, y que no sólo estaba considerado en su tiempo como un buen artesano, sino que incluso trascendió en algunas estupendas obras, sobre todo del género negro.
En esta ocasión logra una bastante amena película, gracias a un ritmo sostenido y un empleo del montaje a cargo de Eda Warren, que hace se siga con atención e interés.

Pero lo más distinguido, con mucho, es el excelente empleo del color, a cargo de Charles B. Lang Jr. que consigue transmitir a través de la cromaticidad empleada los distintos sentimientos y estados de ánimo de los diversos personajes. Y son muchos los mismos, a cargo de un gran número de brillantes característicos de la época dorada de Hollywood. Gente tan solvente como Harry Carey Jr, Frank Faylen, James Burke y/o Stanley Andrews, por citar tan sólo algunos.
Y como protagonistas dos soberbios intérpretes: Ray Milland y Hedy Lamar, siempre bellísima.
Estupendas escenas de acción y buenos diálogos, para una historia que alterna lo trillado con algunas notas pintorescas que la hacen más atractiva.
Bellos paisajes agrestes de Sedona, Arizona (USA).
Gusta mientras se ve y deja un agradable recuerdo.

JUNTOS HASTA LA MUERTE (Colorado territory). 1949. Media: 7,35

agosto 16, 2009
En al año 1870, Wes Mc.Queen, uno de los últimos forajidos de los estados fronterizos, está encerrado en una cárcel de Missouri esperando su traslado a la prisión federal.
El jefe de su antigua banda le ayuda a huir.
En su viaje hacia la libertad va a parar a un pueblo indio-mexicano abandonado, una antIgua misión española. Allí estarán esperándole dos ladrones de trenes y la chica de uno de ellos, Colorado, una mujer baqueteada por la vida, igual que McQueen.

Excelente western, recio y en ocasiones violento, dotado de un maravilloso y triste clímax fatídico, donde el destino inexorable se convierte en uno de los principales personajes del filme.
Magníficamente dirigida por Raoul Walsh, se trata de una rareza en cuanto a argumento, y por varios motivos.
Hay que decir antes de nada que la narración es clara, comprendiéndose todo fácilmente. Sin embargo existen diversos elementos que le apartan del típico y tópico western donde todo es más o menos previsible. Aquí no, aquí los derroteros de los personajes son inconstantes, dúctiles, cambiantes.
Cinta estimulante dado que al espectador no se le da todo mascado, se trata de una película muy entretenida, con un ritmo sencillamente perfecto y con unas interpretaciones brillantes, desde la pareja protagonista hasta los más modestos actores/actrices de reparto.

El guión es soberbio, dado que explota lo más característico del stándard western, con un halo poético que se mete en nuestros corazones para no olvidarlo jamás. Tal es su fuerza dramática y su conmovedora historia de amor entre dos seres carentes de amor durante toda sus vidas, y que una vez se encuentran se dan cuenta de que están hechos el uno para con la otra.
Otro elementos importante es el paisaje, de gran dureza, donde el tremendo calor y el polvo hacía la filmación casi insoportable. El lugar elegido, en segunda opción por el productor de la cinta, el inefable Jack Warner, fue Gallup, Nuevo Méjico.
Todo ello hace de “Juntos hasta la muerte” un auténtico clásico, que junto a “Duelo al sol”, llevan al amor hasta el último extremo.
Una película preciosa, aunque algo dolorosa al mismo tiempo.

CALIFORNIA. 1946

enero 28, 2009
Un desertor del Ejército de La Unión consigue trabajo como guía en una caravana que transporta personas que se dirigen a California, con el pensamiento de conseguir tierras para futuras generaciones.
En dicha caravana viaja también una mujer de dudosa reputación, odiada por todas las mujeres allí presentes.

Un maravilloso Tenchicolor por Ray Milland y Barry Fitgerald, en la dinámica película CALIFORNIA

Así rezaba la publicidad del programa de mano del Cine Rosal.

Entretenido, aunque no muy distinguido western, dirigido con oficio pero sin excesiva imaginación por John Farrow, padre de Mia y autor de estimables films en varios géneros.
Se ve sin problemas, aunque le falta algo de enjundia, no en vano, se mezcla más de la cuenta la palabra con la (no excesiva) acción.
La labor de guión en cuestión de diálogos es meritoria y esforzada, pero queda todo algo estático y envarado, dando mayor importancia a la labor interpretativa dramática gestual, que a la meramente física, que es lo que en un western debería imperar.

La fotografía es lo mejor de la cinta, obra de Ray Rennahan, de contrastadas tonalidades cromáticas, que otorga gran belleza plástica a algunas escenas.
Lo cierto es que, pese a su larguísimo buen reparto, con ilustres protagonistas, como un apuesto Ray Milland y la siempre estupenda Barbara Stanwyck y/o el inolvidable Barry Fitgerald, y mucho/as “secundarios” que incluso actúan prácticamente de extras, como Ian Wolfe, Martín Galarraga, Darby Jones o el destajista y siempre eficaz Frank Ferguson , la peli se ve sin mayor problema, pero se olvida con excesiva facilidad.
Un trabajo artesanal, resuelto con dignidad gracias al probado oficio de Farrow, pero que no tiene muchos momentos de indudable interés.
Repito, se pasa el rato pero no es nada memorable.

EL RABINO Y EL PISTOLERO (THE FRISCO KID). 1979. Valoración de los bloggeros: 7

octubre 5, 2008
Un rabino debe trasladarse desde Polonia hasta San Francisco (Norteamérica), allá por el año 1850, con la idea de llevar una congregación y de paso contraer matrimonio con una judía residente en la población.
Durante el viaje conocerá a un atracador de bancos, que se hará su mejor amigo.


Simpático western, rodado en tono casi paródico, es cecir, con mucho humor, no siempre bien conseguido, pero siempre tratando de limar asperezas con la violencia intrínseca del género rey por excelencia, que tantas y con tanta fortuna, había tocado antes el maestro Aldrich.
Con esto quiero decir que la cinta no está nada mal, dejando un buen sabor de boca, si es que no se le exige demasiado, cosa que se podía perfectamente esperar dada la personalidad de quien estaba tras la cámara, nada menos que el maestro Robert Aldrich, un excelente director, autor de un buen puñado de películas que transmitían unas excelentes sensaciones de virilidad, honorabilidad y apuesta por la justicia, por el ser humano luchando solo contra la injusticia de los grandes terratenientes o leyes injustas que menospreciaban la vida y dignidad de los más desfavorecidos.
En esta ocasión también vemos algo de eso, pero siempre bajo la pátina del humor, un humor que va de lo chusco a lo inteligente pero que, menos mal, todavía contiene algo de lo mejor de Aldrich, estupendas escenas de acción, como las del tiroteo en la playa o la pelea en el saloom.

Por lo demás, lo cierto es que no tiene nada especialmente relevante, como no sea ver a un aquí emergente Harrison Ford, que fácilmente gana la batalla pues al menos su personaje es de verdad, sin trampa ni cartón, y sin necesidad de hacer chorraditas o verse envuelto en situaciones dudosas como le ocurre al bueno de Gene Wilder, que lo hace bien pero se nota está algo fuera de ambiente. O quizás no lo esté él, sino Robert Aldrich, más a gusto en las historias de acción puras y duras.
Por tanto, y en lo que a mi se refiere, “El rabino y el pistolero”, es un film simpático, que como western deja que desear, pero que en conjunto entretiene y resulta agradable, ayudándole a ello aspectos técnicos como la soberbia fotografía, que quita el hipo.
Acertados característicos, como el añorado “Falconetti”, William Smith.

PEQUEÑA REBELIÓN, LA (Allegheny Uprising). 1938

marzo 30, 2008
En el siglo XVIII, James Smith es un famoso cazador de indios, muy conocido en todo el territorio de Pennsylvania.
Un día, en sus merodeos por la frontera, descubre que los traficantes ingleses de armas suministran material a los indios, camuflándolos en los convoys militares.
Uno tras otro, los convoys serán interceptados por Smith y su gente.

Interesante film, bien dirigido por William A. Seiter, un director clásico francamente estimable y hoy en día un tanto olvidado.
Su elenco interpretativo es de primera, con John Wayne, Claire Trevor (que un año más tarde formarán pareja en la inolvidable “La diligencia”), e ilustres como George Sanders y/o Brian Donlevy.
Estupendamente ambientado, las escenas de acción están bien conseguidas y la historia se sigue con fluidez.

Toca un tema que da para mucho juego, al combinar diversos géneros como el western, la aventura, la intriga e incluso apuntes históricos sumamente interesantes.
Hoy en día se trata de una cinta olvidada, pero gusta bastante.
Puede que haya quien diga que este buen film no es un puro western, sino un pre-western o una cinta de aventuras. Según a qué época se le determine el género rey por excelencia.

Leer critica de La pequeña rebelión (Allegheny Uprising) en Muchocine.net