Archive for the ‘Jack Elam’ Category

ÁGUILA GRIS (Grayeagle). 1977. Valoración: 6,70

febrero 18, 2010
Águilas Gris es un valeroso guerrero cheyenne, que secuestra a la hija de un viejo y más bien humilde ranchero, que tiene como mejor amigo a un indio de la misma edad aproximadamente.
Juntos comenzarán un largo y arriesgado viaje para recuperar a la muchacha, que pasará del miedo más profundo al respeto más absoluto hacia su secuestrador, sobre todo cuando sepa porqué se la llevó de su hogar para llevarla a su poblado.

Estimable western, de esos que solía rodar Charles B. Pierce en la década de los setenta, cuando el género agonizaba y no encontraba un lugar en el firmamento cinematográfico.
Él siempre contaba historias eminentemente humanas, en un medio hostil y de innumerables peligros, pero lleno de personajes entrañables, dignos y honestos, con gran valor y sentido del honor y del deber y justicia.
En este caso sucede lo mismo, relatado con tranquilidad, pero con excelentes momentos que hacen de este film un producto agradable.
Con pocos pero bien dibujados personajes, ritmo adecuado y un engranaje técnico de calidad, como la bella fotografía que da relumbre a bellos paisajes de Helena National Forest, Helena, Montana, USA, Pierce nos reconforta con un argumento nada original (bebe de otros grandes westerns pasados), pero con un equilibro destacado de sus más bien escasos elementos.

Escenas como la lucha a muerte con cuchillos de Jack Elam contra un indio, mientras tiene una soga alrededor de su cuello y esta está atada a un poste clavado en el suelo, poseen indudable fuerza y nos remiten a grandes trabajos de la época dorada del género.
Violencia, amistad, honor…se funden en perfecta armonía destilando una extraña pero embriagadora poesía.
Todo ello plasmado modestamente, comenzando por su ambición, que no va más allá que la de conseguir gustar al público con un trabajo de buen orfebre que quizás no esté tocado con el hálito de un genio. Pero también de forma convicente, consiguiendo dejar un buen sabor de boca.
Está francamente bien, si no se le exige demasiado, claro.

RÍO LOBO. 1970. Valoración: 6,50

febrero 12, 2010
Se produce el espectacular robo de un tren de la Unión por las guerrillas confederadas.
El coronel del tren encarcela a los jefes enemigos Cardona y Tuscarora, pero los tres hombres acaban haciéndose amigos al terminar la guerra.
Tras esto, comienzan a buscar a los traidores de la Unión responsables de una serie de robos a trenes por parte de los confederados, y que los conducirá a la ciudad de Río Lobo, donde se les unirá la joven Shasta Delaney, la cual destapa la trama de corrupción de la ciudad.

Entretenido western, el último de la “trilogía” de los ríos de Howard Hawks y también su último film. Aunque solo fuera por este motivo, habría que tomarla en consideración o al menos recordarla dentro de una excelente filmografía, propia solamente de los mejores clásicos del cine de Hollywood.
Pero dejando esto aparte, la película es amena pero claramente la menos conseguida de dicha trilogía. Y también debemos situarla por debajo de “El Dorado“, otra del far west memorable.
Sin embargo, como digo es bastante maja y contiene los elementos propios del autor, donde la amistad, el sentido de la justicia y el honor, la lucha entre el Bien y el Mal, claramente manifestados en dos antagonistas bandos, están presentes de forma ágil y dicharachera, alternando las escenas de acción, muy bien filmadas, con las humorísticas, a cargo de hombretones de pelo en pecho, no pocas veces puestos en solfa por las damas (en este caso se encarga de ello la maravillosa y preciosa Jennifer O´Neil).
Un canto del cisne de Hawks que no significa lo mejor precisamente de su carrera cinematográfica, pero sí que la representa, al menos en parte.

Técnicamente muy competente, destaca la preciosa canción de los títulos de crédito iniciales, la bella fotografía de William H. Clothier que da contenido dramático a paisajes de Cuernavaca, Morelos (México), y la estupenda banda sonora del maestro Jerry Goldsmith.

Además de todo esto, el elenco interpretativo es fabuloso, con mogollón de los veteranos actores que siempre trabajaron bien con John Ford, bien con el propio Hawks, y algunos de los nuevos, como Chris Mitchum, que logró el trabajo al haberlo rechazado su padre, Robert, debido a que este pidió a los productores nada menos que un millón de dólares de la época. Ante esto le dijeron que nainas y ficharon al retoño.
Te lo pasas bien, aunque sí es cierto que pasado un tiempo se pierde un tanto en la memoria.

EL ÚLTIMO REBELDE (Last Rebel, the). 1971. Valoración: 4,85

noviembre 15, 2009
La Guerra de Secesión americana finaliza y dos soldados rebeldes, en vez de ingresar como prisioneros en un campo de ídems, deciden poner pies en polvorosa. Uno es joven y rebelde y el otro viejo y astuto.
El primero, hombre íntegro a pesar de lo vivido, decide ayudar a escapar a un negro que está a punto de ser ahorcado por el mero hecho del color de su piel.
Al principio los tres son colegas, más o menos pues el veterano no puede ver al negro, pero a consecuencia de un buen puñado de billetes conseguido por el joven jugando al billar, el veterano decide quedarse con todo el dinero.

Western malo, coproducido entre los Estados Unidos e Italia, teniendo el sabor de lo genérico del país europeo, esto es, sabor de spaguetti western, y no del bueno, que también lo hay.

En esta ocasión Denys McCoy consigue un producto cansino, insípido a más no poder, con un inexistente ritmo y un sentido de la aventura y la acción bastante desastrado.
Tediosa, se puede ver mientras se dormita, pero todo está mil veces visto y mejor áun anteriormente, salvándose tan sólo la fotograbía y la banda sonora. El resto, totalmente prescindible.
Pobre de solemnidad, da un poco de pena ver al siempre estupendo Jack Elam y al fordiano Woody Strode en este tipo de embolados (para ellos, que por otra parte tenían que comer, claro).

LÁTIGO (Support your local gunfighter). 1971

noviembre 8, 2009

Látigo Smith es una mezcla de gigoló y timador que necesita quitarse de encima el nombre de su ex novia, que lleva tatuado en el pecho.
Mientras espera que al médico del pueblo se le pase la borrachera para que pueda borrar el tatuaje.
Látigo oye por casualidad que Taylor Burton, el magnate minero local, ha contratado al infame pistolero Swify Morgan para que acabe con la competencia.
Smith no desperdicia semejante oportunidad y hace que un vaquero libertino se haga pasar por el temido Swify y cobre el dinero que le estaba destinado.
Látigo planeaba escaparse a las montañas en cuanto se hichiera con la pasta, pero no contaba con enamorarse de la hija de Barton, una joven señorita de armas tomar…

Muy divertida comedia en clave de western, que tiene de esto último prácticamente todos los elementos, pero tomada la historia, el argumento, a cachondeo, y del bueno.
Contiene un guión (del gran James Edward Grant) rico en anécdotas y está lleno de gags realmente conseguidos, que hacen reír con ganas y sonreír todo el metraje.
El ritmo es trepidante y por ello se degusta de principio a fin. Y es que Burt Kennedy, el director, sabía las claves del western, aunque hasta ese momento había hecho pelis de far west más mucho más serios.

Realmente no pasará a la historia del cine como una gran película, pero sí que logra lo que busca: la empatía con el espectador, que entra de lleno en lo que ve, no en vano todo resulta simpatiquísimo y muy agradable.
Chuck Connors, en un papel insólito para él, está francamente cachondo, pero el que realmente se lleva el gato al agua es el gran característico Jack Elam, que hasta ese momento había personificado casi siempre papeles mucho más dramáticos y serios.
Preciosa canción, homenajeada años más tarde por los Blue Brothers. Bonita fotografía y preciosos paisajes de Durango, Colorado (USA).

PAT GARRET AND BILLY THE KID. 1973

abril 13, 2009
El sheriff Pat Garret, amigo de Billy el Niño, un hombre honesto pero presto a dilucidar sus cuitas con el revólver, se enfrentan al querer el primero apresar al segundo.

No me sorprendería, Pat, que Billy te volara la cabeza de un tiro: siempre has sido un padre para él“.
Excelente film del maestro Sam Peckinpah, al decir de muchos críticos, la obra maestra suya. Cuestión de opiniones pues para comenzar, yo prefiero “Grupo salvaje“, que quizás formalmente no sea tan completa como esta que nos ocupa, pero que me gustó más.
Pero es un buen ejemplo del cine de Peckinpah, con todas sus contantes,virtudes y casi ningún defecto, por lo que su visión constituye un aliciente positivo por diversas razones.
Como punto número uno, por comenzar por algo, es una certera visión del mundo ya crepuscular del far west, con los cambios de todo tipo que el progreso conlleva. Los personajes ven claramente que ya no pertenecen a dicho futuro próximo, con un espíritu tan alejado en fondo y forma del que ellos conocen y han experimentado a lo largo de décadas.

Como segundo punto, es un canto a la amistad entre, principalmente, dos hombres. Uno ya adulto y el otro joven (en este caso no tan joven pues está claro que Kris Kristofferson tiene algo más edad de la que tuvo realmente Billy el Niño en la realidad…). Una amistad rota por los acontecimientos, ajenos al cariño y respeto que se profesan, pero que harán que se tengan que enfrentar a muerte.
Puede que un pelo larga, más que nada por lo extenso de los personajes y ciertas escenas marcas de la casa Peckinpah, un tanto alargadas, preciosistas, donde se regodea el maestro mostrándonos su maestría en la puesta en escena. Pero el autor tiene la necesidad de contarnos muchas cosas y tomarse su tiempo para ello, por lo que no se le debe tomar en cuenta pues convence en su propuesta y al fin y al cabo nos ofrece un trabajo entretenido, emocionante, sensible, y bastante violento.
Magníficos “secundarios” como Jack Elam, Chill Wills, aquí muy mayor, Kathy Jurado, etc, etc.
Una magna obra de esas que ya no se hacen y que conviene ver en pantalla grande.
A mencionar la labor de Bob Dylan, que aquí está magnífico como músico y penoso como actor, siendo este film su tumba en cuanto a aspiraciones como intérprete.

MENOS SALVAJE DEL OESTE, EL (Hot Lead and Cold Feet). 1978. Media de los bloggeros: 5,5

noviembre 4, 2008
Dos hermanos gemelos de caracteres absolutamente opuestos, reciben una gigantesta herencia con caraterísticas misteriosas.
Solo heredará el que resulte vencedor de una espectacular carrera en cinco etapas.

Simpática comedia del oeste, producida por la Walt Disney, y que no fue nunca estrenada en las salas comerciales españolas.
Una de las razones es que no tiene demasiada calidad, aunque no sea peor que muchas que sí se estrenaron en su tiempo. Y la otra razón puede ser que se consideró, quizás con acierto, que mejor quedaría, dada su insustancialidad, en la pequeña pantalla.
Porque este film bien podría haber sido un “Estrenos TV”, o algo así, puesto que aunque simpática en todo momento y alabando el claro esfuerzo interpretativo de Jim Dale, que jamás se hizo popular en España, y que interpreta aquí nada menos que tres papeles bien distintos, pues a pesar de todo ello, no tiene nada especial, aunque en verdad no aburre y hasta tiene algún momento afortunado.

Pero en líneas generales no es nada del otro mundo, está realizada de forma convencional por Robert Buttler, de amplia experiencia, y solo la presencia de buenos intérpretes al lado de Dale, eleva la media (Don Knotts, Darren McGavin, el gran Jack Elam, James Van Patten…).
Poco más, por lo demás, aunque se pueda destacar la fotografía y banda sonora.
En España se la conoce más en el mundo del DVD como “La herencia de los Bloodshy“.

CACTUS JACK (Villain, The). 1979. Calificación media de los bloggeros: 5

octubre 29, 2008
Un fuera de la ley patosísimo y fantasma, pero taimado, es seguido por un sheriff tan fuerte como un toro, pero más bien corto.
Una bellísima mujer pretende cazar a este hombre, pero él no se entera de nada.

Una chorrada (con perdón) como una casa de grande.
Está realizada como si fuesen dibujos animados al estilo del Correcaminos, es decir: gags de estilo puramente visual, con golpazos contra paredes o cualquier superficie dura y/o caídas para espachurrar a cualquiera, y que por mucho daño que se hagan no mueren ni a tiros, aunque se queden hechos trizas.
Pretende hacer reir, y es cierto que al comienzo, viendo a actorazos serios como al gran Kirk Douglas, hace gracia, pero al cabo de un cuarto de hora, ya empieza a cansar, no en vano te das cuenta de que es una bobada al fin y al cabo (bueno, hablo por mí).
Está dirigida por Hal Needham, no olvidemos realizador de éxitos como “Los locos de Cannoball“, también con un humor que en Los Estados Unidos está bendecido por el público, pero que aquí, por estos lares, se nos indigesta un poco, en ocasiones.

La peli, tiene un reparto, eso sí, competente, con Douglas a la cabeza, acompañado por un incipiente Arnold Schwarzenegger, que en efecto no hace mal su papel de tío cachas pero más corto que la pilila de un virus, y que por ello desquicia a la buena (buenísima diría yo) de Ann Margret, aquí todavía preciosa. Y junto a ellos gente tan competente y habitual de los buenos y serios westerns (no como este, en efecto), Jack Elam y Strother Martin (aunque sí, Elam ha hizo el bobo en algunos westerns de, por ejemplo, Burt Kennedy).
La verdad es que, en mi opinión, no merece mucho la pena, aunque para fans de Arnold, por ejemplo, que no la hayan visto todavía…

Leer critica Cactus jack en Muchocine.net

SUELO SAGRADO (Sacred Ground). 1983

agosto 5, 2008

Un colono blanco tiene una esposa india, siendo rechazados ambos tanto por la comunidad blanca como la india.
Se marchan del lugar para comenzar una nueva vida y ella, embarazada, da a luz, justamente sobre un cementerio sagrado, siendo desde entoces su refugio, por lo que su situación se torna aún más inestable.

Extraño y muy irregular western, que tiene cierta originalidad en su punto de partida, pero no logra ir más allá, por una parte por su mediano guión y por otra porque el simpático y entrañable Charles B. Pierce no logra dotar de fuerza a la historia.Y es una pena pues a este hombre, a Pierce, hay que darle una palmadita en el hombro y las gracias por, al menos, intentar levantar el western de las catacumbas en las que se encontraba.
La pena es que casi siempre lograba cintas mediocres, aunque generosas en esfuerzos de producción.
Pero casi siempre, como en este caso, resultaban trabajos modestos, aunque no desdeñables. Entre otras cosas al transmitir ideas positivas como el amor a la tierra donde el ser humano vive y muere.

Cine ecologista y pacifista, que aboga por la hermandad entre los seres humanos, en medio de violencias y pasiones encontradas, muchas veces mostradas con explosiva violencia.
Una película algo escasa, aunque honesta y positiva al abogar, entre otras cosas, por la tolerancia y el respeto interracial.
Protagoniza Tim McIntire, que fallecería tan sólo tres años después, con tan solo 44 años de edad, hijo del que fuera uno de los mejores intérpretes de reparto, no solo del western sino del cine USA en general, nada menos que de John McIntire. Y le acompañan dos viejas glorias, también muy habituales del western, Jack Elam y L.Q. Jones.

Leer critica Suelo sagrado (Sacred Ground) en Muchocine.net