Archive for the ‘Jorge Luque’ Category

LOS VENGADORES (The Revengers). 1972. Valoración: 6

junio 8, 2009
John Benedict, un pacífico ranchero, se encuentra con que su familia ha sido masacrada por comanches a las órdenes de un blanco renegado.
Ansioso de venganza, John saca de la cárcel mexicana a seis hombres para que le ayuden a dar con el culpable y matarlo.

Irregular western, algo extraño en su realización y con una ambigüedad moral que puede resultar contradictoria en un primer vistazo.
He de comenzar diciendo que la primera vez que la ví, en el cine, a toda pantalla, y en compañía de mis aitas (padres), me gustó bastante. Sin embargo, la crítica especializada siempre la ha tachado de floja y aburrida.
Vayamos por pates.
De mi visión de esta cinta, años después, por televisión, coincido con los críticos. Me pareció que no tenía mucho sentido la peli, siendo los personajes estereotipados y la acción muy desigual.
Lo cierto es que me dí cuenta de los fallos y de que, en realidad, vista en su conjunto no deja de ser mediocre, aunque resultona.
Sin embargo la primera vez me convenció en líneas generales, pues como digo en el cine cualquier película te gusta mucho más al verla en toda pantalla, con esos grandes paisajes y colores bonitos, acompañados de una resultona música.

Sin embargo es cierto que la primera media hora o así me pareció en su espíritu y estética más propiamente un spaguetti western. Pero poco a poco, minuto a minuto, se fue haciendo más digerible, más disfrutable, hasta llegar a ser o parecerme verdaderamente bonita e interesante. Además, el final lo considero positivo desde el punto de vista puramente ético.
De todas formas, sí que parece y así es, que pretende emular a la obra maestra de PeckinpahGrupo Salvaje“, contando incluso con sus dos protagonistas (unos discretos aunque eficaces William Holden y Ernest Borgnine), pero esta de ahora “Los vengadores” se queda finalmente como un pálido reflejo de aquella. Y es que el director, Daniel Mann no se puede comparar a Peckinpah, siendo más discreto y menos valiente para mostrar la violencia, rabia y honor de sus personajes.
En definitiva, que la considero amena y no molesta su visión, pero se queda a medio camino de lo ambicionado, si es que tenía alguna ambición. Y es que, finalmente es un film poco perdurable en la memoria, aunque haga pasar el rato.

Anuncios

LA VENGANZA DE ULZANA (Ulzana’s Raid). 1972. Valoración: 8

junio 1, 2009
Ulzana es un indio que ha escapado de la reserva por no haber comida suficiente para su tribu.
Le persigue el ejército de los Estados Unidos y él se defiende salvajemente, si hace falta.

Claro ejemplo de la filosofía de vida del gran (para algunos críticos, sobrevalorado…) realizador Robert Aldrich, uno de los que más me ha gustado siempre, al abordar con valentía y brío muchos géneros donde se ponían en solfa determianados comportamientos humanos que menoscaban la libertad y dignidad de otros semejantes.
Aquí hace lo propio, en el personaje de Ulzana, valeroso y también cruel “piel roja”, que defiende a capa y espada a los suyos, ante el hambre y pobreza que les han dejado los “rostros pálidos”.
Cuando se estrenó, parte de la crítica atribuyó a este excelente film, que era más violento de lo necesario, pero es que el tema daba para ello y ante ciertas situaciones y circunstancias no puede ser de otro modo, sobre todo cuando las armas, el odio y el racismo imperan sobre la lógica, la razón y la justicia.
Duro, sin concesiones a la galería, Aldrich muestra su grandeza narrativa en una puesta de escena sobria donde cada personaje busca su lugar y actúa tanto según sean sus ideas más arraigadas como si su vida corre peligro mortal.

Indios que luchan por su supervivencia y blancos que actúan siguiendo órdenes, aunque estas no sean justas, hecho que mortifica a algunos personajes, como por ejemplo al protagonista (maravilloso Burt Lancaster), un honesto hombre que debe estar en permanente guardia, tanto por si los indios les atacan como por el vanidoso y cruel comportamiento del Ejército.
Atención también al papel de Bruce Davinson, un siempre buen actor, en un papel nada fácil, un hombre íntegro, creyente y religioso, que cree firmemente en la bondad del ser humano, dándose cuenta a lo largo de la historia que no es del todo cierto.
Aunque convenientemente novelado, una auténtica lección de historia, donde se pone de manifiesto, una vez más, la realidad de la conquista del far west por parte del hombre blanco, exterminando si era necesario y sin mayores contemplaciones, a los auténticos americanos, los indios.
Soberbia realización y maravillosa fotografía, además de la violencia explícita, también hay lugar para el lirismo, para la emoción, como en su duro final.
Rodada en agrestes paisajes de Arizona, la seca tierra es uno más de los personajes, otorgándole el clímax necesario de rudeza.