Archive for the ‘Matt Clark’ Category

CORAJE, SUDOR Y POLVORA (Culpepper catle company, the). 1971. Valoración: 7,30

enero 7, 2010
Un adolescente convence al líder de un grupo de “cow boys” para que le admita entre ellos durante la conducción de una manada.
Durante la travesía la pesonalidad del protagonista chocará con la del resto del grupo, hombres de pelo en pecho que no saben soñar.


Interesante western realizado por Dick Richards, un director que logró un ramillete de estupendos fims a lo largo de la década de los setenta, principalmente. Su estrella se declinó, todavía no sé porqué.
La historia es buena y está bien narrada. Se sale de lo normal y es original en algunos sentidos.
Los actores jóvenes lo hacen bien, apoyados por la labor de excelentes secundarios, siempre seguros en su labor (Geoffrey Lewis, Matt Clark, Royal Dano…).

Es quizás un tanto gris en el tratamiento del color, quizás por ser el más adecuado a la historia. Una historia violenta, crepuscular, de idealizaciones que chocan contra la cruel realidad de la vida.
No es que sea la caraba la cinta, pero merece la pena verse por cuanto se aparta bastante de lo trillado, de lo previsible.
El final es de una gran fuerza, con gran tensión y soberbio clímax, que incluso pudiera emocionar.
No deja la peli indiferente al espectador, quien se pone en la piel de los jóvenes protagonistas.
Un western bastante realista para la época en que fue rodada, que a mí me convenció plenamente aunque por ahí he leído críticas más bien tibias.

Anuncios

EL SEDUCTOR (Beguiled, the). 1971. Valoración: 7,70

octubre 18, 2009
Un cabo del ejército nordista es acogido por unas señoritas que viven en una residencia, perteneciente al Sur.
Al principio quieren entregarle a la primera patrulla que vean por ahí, pero él se las ingenia para enamorarlas una a una con el objeto de recobrar fuerzas y huir.



Excelente film, que entra de lleno en el género del western por la época, personajes y elementos propios del far west, pero que también podria muy bien entrar en la categoría de drama intimista, thriller romántico o suspense puro de oliva dado cómo se las gastan las protagonistas de turno.
Es una inteligente adaptación de la buena novela de Thomas Cullinan.
Se trata sin duda alguna de uno de los mejores trabajos de Don Siegel, que ya es decir dada la buena cosecha de estupendas obras que tiene en su muy estimable filmografía.
También para Clint Eastwood supone una de sus mejores interpretaciones. Desde luego es la mejor de su larga segunda época aunque ya sabemos a estas alturas que últimamente, cada vez que actúa lo hace mejor que la anterior, pudiendo muy bien afirmarse que ahora sí es un excelente actor.

La historia se las trae, pues es dura, inmisericorde, cruel.
Las intérpretes (sobre todo la gran Geraldine Page y Elizabeth Hartman) lo bordan consiguiendo transmitir toda la gama de sentimientos que sienten ante la presencia de un hombre (que “las pone” en su casa.
Buena película que cada año que pasa se revaloriza dada la orginalidad de su propuesta y su valentía expositiva. Se puede decir que se adelantó a su tiempo y ahora ya se puede afirmar que se trata de toda una auténtica (aunque estremecedora) obra maestra poco complaciente con el espectador, como debe ser.

LAS AVENTURAS DE JEREMIAH JOHNSON (Jeremiah Johnson). 1972. Valoración: 8,33

septiembre 8, 2009
Un joven decide cierto día abandonar la civilización: compra un caballo y, rifle en mano, asciende hacia las montañas nevadas para vivir en absoluta soledad.
Allí conocerá a una mujer india y con ello se buscará problemas con un grupo de indios que no cejará en su empeño por matarle.

La película preferida de Robert Redford de entre todas las de su carrera. Por lo menos en el plano personal, pues en las dos películas que hizo con Paul Newman se lo pasó de miedo.
“Jeremiah Johnson”, su título original, es un film de gran calidad, sobrio, conciso, que se toma su tiempo para contar las cosas.
Posee un argumento aparentemente sencillo, pero que Sidney Pollack engrandece con su sentida épica de gran contenido ético, que aboga por la vida de todos los seres, tanto humanos como animales, amén del amor y respeto por la tierra que se pisa.

Se alternan sabiamente las escenas intimistas, con su tempo cinematográfico tranquilo, pausado pero nunca lento, y otras de tensión dramática e incluso gran suspense, como cuando no se sabe de dónde saldrán los indios para “cazar” al hombre blanco que ha osado entrar en sus tierras sagradas.
Fotografía bellísima a cargo de Duke Callaghan resaltando la grandeza del duro paisaje, con exteriores rodados en el estado de Utah, como por ejemplo, St.George, el Ashley National Fores y/o el Zion National Park.
Excelentes interpretaciones (la mejor de Redford junto con “El valle del fugitivo”, y un gran sentido de la justicia y el valor de la libertad, impregnan un film imperecedero que sin duda gana aún más con el paso del tiempo.

JOHN WAYNE Y LOS COWBOYS (Cowboys, the). 1972. Valoración: 6,65

julio 23, 2009
Will Andersen necesita llevar su ganado desde su rancho a la ciudad antes de que lleguen las nieves.
Es un difícil recorrido y los vaqueros con los que contaba le abandonan al ser descubierto un filón de oro en un lugar próximo.
Por ello se ve obligado a reclutar a una pandilla de mozalbetes que no han desempeñado ese trabajo nunca.

Bonita cinta, dirigida con bastante parsimonia, pero también sensibilidad, por el experimentado Mark Rydell, primero actor y viejo amigo de John Wayne, y en esta época estimado director de un puñado de buenas obras.
No hay más que ver el film para darse cuenta fácilmente de que está creada a/para mayor gloria del gran Wayne, pero no sólo es un sentido homenaje a este gigante del western y del cine en general, sino que se ha tenido mucho cuidado de ofrecer un producto de calidad, aunque no esté entre los mejores de la filmografía de ambos.
Se sigue con interés debido a lo novedoso del argumento.
Los paisajes son espectaculares, preciosos (Castle Rock, Colorado, USA; Chama, New Mexico, USA; Colorado, USA; Galisteo, New Mexico, USA; Pagosa Springs, Colorado, USA..entre otros), brillantemente fotografiados por el gran Robert Surtees, habitual de la filmografía del gran Eastwood. Pero tampoco se queda atrás la impresionante y preciosa partitura musical de John Williams, también habitual más tarde de otro genio: Steven Spielberg.

Quizas en algún momento la acción parezca estancarse, pero es a propósito, pues las jornadas laborales de los vaqueros son como están descritas en la cinta. Cuando la acción se intensifica, las escenas son arrolladoras, de una violencia incontenible.
Buen reparto, combinando los intérpretes veteranos, donde sobresale una vez más el más tarde excelente característico Bruce Dern, junto a jóvenes de la talla de por ejemplo, Robert Carradine, hermano menor del finado y siempre recordado David.
Un film, quizás menor dentro de la filmografía de John Wayne, pero muy representativo del espíritu que acompañó a la gran mayoría de sus personajes.

JUEZ DE LA HORCA, EL (Life and times of judge Roy Bean, the). 1972

julio 8, 2009
Roy Bean, un ladrón de bancos, se autonombra juez de un diminuto poblado al Oeste del río Pecos.
Empezará a imponer “su” ley, a consecuencia de la cual muchos hombres, incluso inocentes “que pasaban por allí”, morián ahorcados por sus estrafalarias sentencias.
Sólo hay una persona a la cual rinde pleitesía, la famosa artista Lily Dantry, a quien venera en la distancia.

Especie de remake de la célebre “El forastero“, de William Wyler, de la que ya hemos hablado en este humilde blog.
En aquella ocasión el personaje del juez Roy Bean, importantísimo e imprescindible en la historia, era el segundo más importante, esto es, no era el protagonista. Y en esta ocasión, sí.
Este juez, Bean, existió realmente y John Huston, al que ya se sabe le gustaban preferentemente los personajes perdedores, aborda la historia de forma más realista, sucia y oscura que lo hiciera Wyler, pero también con su particular lirismo.


El resultado final es una obra no tan redonda como la primigenia, no tan brillante y magistral, y sí más irregular, pero francamente estimulante y, sobre todo, tremendamente entretenida y amena.
Mezlca, como buen narrador cinematográfico que se precie, la realidad con la leyenda, y consigue gracias a un ritmo sostenido y la sinfin presencia de grandes intérpretes (Newman, la gran Ava Gardner, Keatch, Bissett, McDowall…), un excitante film, con momentos sobrecogedores, llenos del peculiar humor excéntrico del personaje del juez y allegados, con otros menos memorables e incluso sobrantes.
La película está considerada de forma unánime por los críticos como menor dentro de la filmografía de Huston, y creo que bien pudieran tener razón, pero siempre es conveniente revisitar este trabajo, al ser fresco y divertido a la par que espectacular en algunos tramos.
En mi opinión no convence del todo, pero es agradecida y siempre deja un buen sabor de boca.

SIN LEY NI ESPERANZA (Great Northfield, Minnesota Raid, The). 1972. Valoración: 6,70

junio 20, 2009
Finalizada la Guerra de Secesión Norteamericana, un grupo de hombres siguen la guerra por su cuenta contra los yankis.
Se dedican a asaltar y robar trenes y bancos. Se trata de los hermanos Younger, y los hermanos James.
Tiempo después, y como quiera que hay muchas personas que están a su favor, el Gobierno les da la amnistía.
Sin embargo el detective Pinkerton y sus hombres les siguen por todo el territorio de Minnessota para matarles como a perros.

Entretenido, curioso y bastante realista western desmitificador, que supuso un aire fresco a la vieja historia de los hermanos James y Younger, otorgándole parámetros desmitificadores.
Esta cinta está innmersa en la corriente que imperaba allá por los primeros años setenta, mis preferidos junto al Hollywood dorado del gran cine. Una corriente donde la mayoría de los personajes no eran ni buenos ni malos, sino que actuaban conforme a las circunstancias y la época que les había tocado vivir. Ellas eran quienes les ponían en su lugar no pudiéndose escapar de su a veces trágico destino.
El film es estimable y nada desdeñable, siendo en todo caso un producto de buen entretenimiento, donde el ritmo, la dirección de Phillip Kauffman y los estupendos intérpretes (comandados nada menos que por Cliff Robertson y Robert Duvall) son de recibo y logran que interese la historia, que aunque sabida contiene elementos novedosos como la inquina de Pinkerton y sus hombres para con los antiguos criminales.

La Ley inexorable en su camino, utilizando cuantos medios, aunque sean oscuros, para acabar con quienes estiman indeseables.
Lo cierto es que gusta la película, pero no es menos verdad que uno/a tiene la sensacion de que podría haber estado algo mejor. Pero aspectos técnicos como la fotografía y dirección artística, que nos sumerge de pies a cabeza en la época, son excelentes y rezuman un cuidado estético y puesta esmerada en escena, que no dejan indiferentes.
A mi modo de ver un muy interesante western, aunque quizás, repito, podría haber estado mejor, pero Kauffman considera que algunos aspectos formales y pequeños detalles que quizás otro realizador no hubiera estimado importantes, eran necesarios para la mejor comprensión de relato.

PAT GARRET AND BILLY THE KID. 1973

abril 13, 2009
El sheriff Pat Garret, amigo de Billy el Niño, un hombre honesto pero presto a dilucidar sus cuitas con el revólver, se enfrentan al querer el primero apresar al segundo.

No me sorprendería, Pat, que Billy te volara la cabeza de un tiro: siempre has sido un padre para él“.
Excelente film del maestro Sam Peckinpah, al decir de muchos críticos, la obra maestra suya. Cuestión de opiniones pues para comenzar, yo prefiero “Grupo salvaje“, que quizás formalmente no sea tan completa como esta que nos ocupa, pero que me gustó más.
Pero es un buen ejemplo del cine de Peckinpah, con todas sus contantes,virtudes y casi ningún defecto, por lo que su visión constituye un aliciente positivo por diversas razones.
Como punto número uno, por comenzar por algo, es una certera visión del mundo ya crepuscular del far west, con los cambios de todo tipo que el progreso conlleva. Los personajes ven claramente que ya no pertenecen a dicho futuro próximo, con un espíritu tan alejado en fondo y forma del que ellos conocen y han experimentado a lo largo de décadas.

Como segundo punto, es un canto a la amistad entre, principalmente, dos hombres. Uno ya adulto y el otro joven (en este caso no tan joven pues está claro que Kris Kristofferson tiene algo más edad de la que tuvo realmente Billy el Niño en la realidad…). Una amistad rota por los acontecimientos, ajenos al cariño y respeto que se profesan, pero que harán que se tengan que enfrentar a muerte.
Puede que un pelo larga, más que nada por lo extenso de los personajes y ciertas escenas marcas de la casa Peckinpah, un tanto alargadas, preciosistas, donde se regodea el maestro mostrándonos su maestría en la puesta en escena. Pero el autor tiene la necesidad de contarnos muchas cosas y tomarse su tiempo para ello, por lo que no se le debe tomar en cuenta pues convence en su propuesta y al fin y al cabo nos ofrece un trabajo entretenido, emocionante, sensible, y bastante violento.
Magníficos “secundarios” como Jack Elam, Chill Wills, aquí muy mayor, Kathy Jurado, etc, etc.
Una magna obra de esas que ya no se hacen y que conviene ver en pantalla grande.
A mencionar la labor de Bob Dylan, que aquí está magnífico como músico y penoso como actor, siendo este film su tumba en cuanto a aspiraciones como intérprete.

EL FUERA DE LA LEY (The Outlaw Josey Wales). 1976. Valoración de los bloggeros: 7

enero 19, 2009

Un hombre, Josey Wales, quien perdió a su mujer e hijos en la Guerra de Secesión, al término de la contienda sigue la misma junto a un grupo de hombres.
Al cabo de un tiempo decide el grupo entregar las armas. Sin embargo, y debido a una traición del jefe del grupo, son casi todos asesinados.
Josey decide adentrarse en la tierra de los indios mientras planea su venganza.

Según algunas críticas de la época de su estreno, una de las peores películas de Clint Eastwood como director, y según otras (según avanzan los años) una gran obra, mal comprendida en gran medida, y un tanto adelantada a su tiempo.
Para mí una apreciable película, siempre muy entretenida, y con espectaculares escenas.
Cierto es que, sin duda por influencias de su etapa con Sergio Leone, la película tiene momentos en que parece un Spaguetti (violencia demasiado explícita donde la vida humana no tiene mucho valor…).
Sin embargo hay buenos diálogos (el que tiene lugar para saber si habrá paz o guerra entre indios y colonos, entre Wales y el jefe indio interpretado por el gran (en todos los sentidos) Will Sampson), escenas impactantes y un cuarto de hora verdaderamente memorable, (cuando su antiguo jefe se dirige a él, en un bar en penumbras, apenas entreviéndosele el rostro, mientras le dice que cuando le vea a Josey Wales le diga que la guerra hace tiempo finalizó y que la vida debe seguir, todos en paz).

Una escena que pone los pelos como escarpias, dado el gran contenido emotivo que posee. Un final antológico para una historia un tando desmesurada y algo más larga de lo que hubiera sido más preciso, pero que indudablemente llega a gustar y finalmente a convencer (excepto a algunos críticos de la época, repito).
Buena fotografía, estimable trabajo de montaje y unas conseguidas interpretaciones donde destaca John Vernon, como el antiguo jefe de Wales, Chieff Dan George, un indio piel roja de verdad, con el que te ríes y aprendes de forma sencilla algunas verdades de la vida, e incondicionales de Eastwood como Bill McKinney y/o Matt Clark.
Se suele reponer en la televisión con frecuencia, y siempre con gran éxito de espectadores. Por algo será.

VENDETTA (Kid Vengeance). 1977. Valoración de los bloggeros: 4

noviembre 22, 2008
Unos colonos están en pleno desierto.
Tienen una carreta y se dedican, mientras llegan a la civilización, a cazar.
Unos malhechores les atacan y asesinan a los padres. La hija mayor se mete en la carreta y se tapa con unas mantas.
Todo ello sucede mientras el hijo pequeño se encuentra lejos cazando.
Será el único testigo y les perseguirá por el desierto, acabando poco a poco con algunos de ellos. Pero necesitará ayuda.

Bastante bastante pobre western, no spaguetti en cuanto a dirección e intérpretes, pero sí en cuanto a pobre espíritu creativo.
Bueno, esto podría significar algo en detrimento del spaguetti western, cuando es un género honesto. Pero esta cinta parece simplemente un mal western, que también los hubo y muchos.
Está muy mal dirigido por el para mí desconocido Joseph Manduke, e interpretado, a excepción de Lee Van Cleeff, que se limita a componer con profesionalidad su malvado personaje.
La acción es pésima, los hechos se suceden sin ton ni son, las muertes a tiros suenan a chiste, con esas caídas absurdas de los muertos totalmente inverosímiles…


No sé si la fotografía se salva, al haber visto la película en DVD pero en una copia tan pésima que no sé yo si sería pirata (aunque la compré en CARREFOUR).
La aguanté hasta el final, sí, pero es mala, aburrida y anodina.
La clave de ello está, creo yo, en que está producida por el inefable Menahem Golam (por ello tiene producción israelí, además de italiana y estadounidense), un hombre que se hizo de oro y lo perdió todo (en el negocio del cine, en los otros no lo sé).

LA LEYENDA DEL LLANERO SOLITARIO (The Legend of the lone Ranger). 1981

agosto 21, 2008

A mediados del siglo XIX, unos indios educan, como si de uno de ellos se tratara, a un joven huérfano, quien trabará profunda amistad con uno de éstos, Tonto.
Un pariente suyo lo hayará, llevándoselo a vivir con él, y entrando a formar parte rápidamente de un grupo de “llaneros”, dedicados a la lucha contra los bandoleros.

Ameno western, que lastimosamente no logra captar del todo el espíritu de las tiras del fabuloso héroe enmascarado, creadas por el dúo George W. Trendle y Gerald Jerry) B. Derloshon.
Pero se trata de un producto digno, que logra entretener gracias a unas cuantas espectaculares escenas de acción y a la jovialidad que destila el producto en general.
Lo que ocurre para que este film no lograra convencer del todo al respetable y por ello la posible franquicia se extinguió con esta simpática cinta, fue que su director, William A. Fraker, no lo olvidemos, uno de los mejores operadores del cine USA, no fuera lo que se dice un excelente realizador, más bien un buen artesano, que siempre conseguía, que no es poco, pelis amenas, como es el caso, pero sin verdadera personalidad.
“La leyenda del llanero solitario” es un honesto divertimento, con buenos personajes, como el malo bien interpretado por un estupendo Christopher Lloyd (en el fotograma), pre-“Regresos al futuro, I, II y III”, y un sentido alegre de la acción y la aventura.

Pero también es cierto que, por su impersonalidad es un film que se olvida con cierta facilidad, sobre todo por tener un ritmo irregular, que alterna buenos momentos con otros un tanto descafeinados.
Con este título parecía que su apuesto protagonista, Klinton Spilsbury llegaría al estrellato, pero al final no significó nada en su carrera cinematográfica, desapareciendo prácticamente del mapa. Supongo que a este hecho contribuyó el que lograra el premio Razzie por partida doble: peor actor principal y peor nueva estrella.