Archive for the ‘Richard Harris’ Category

EL HOMBRE DE UNA TIERRA SALVAJE (Man in wilderness). 1971. Valoración: 7,30

noviembre 27, 2009

En 1820, el capitán Henry, explorador y aventurero, lleva a cabo una insólita expedición, conducir su barco cargado de pieles a través del territorio indio hasta el río Missouri.
Montada sobre una plataforma de ruedas de la que tira una veintena de mulos, la nave es escoltada por un grupo de hombres.
Un día, un enorme oso ataca a la expedición hiriendo gravemente a uno de ellos.
A punto de morir, supuestamente, es abandonado por sus compañeros pues creen que no tiene remedio.
Sin embargo, logra sobrevivir, y sólo piensa en vengarse.

Una de las películas que más me impresionó la primera vez que la ví, en el majestuoso cine Astoria de Bilbao (ya “fallecido” como tantos otros…), por su belleza formal, su bellísima fotografía a cargo de Gerry Fisher que hacía relucir los distintos paisajes de Almería (España). Y eso, unido a la magnífica banda sonora de Johnny Harris y la magnética presencia de un soberbio Richard Harris, así como de la siempre grata presencia delante de las cámaras de John Huston, hizo que pasara un rato formidable, y al salir a la calle hablar maravillas de ella a mis amigos, familiares y conocidos.
Y es que me pareció sublime por su dureza, su humanidad y su mensaje final, positivos a todas luces. Richard C. Serafian consigue un trabajo estimable, aunque con un tempo quizás algo discutible, irregular.

Escenas como cuando Harris está muerto de hambre y lleno de heridas ocasionadas por el enorme oso, y ve no recuerdo si un pez o un cangrejo en un río y se lanza como un animal a capturarlo y comerlo crudo, se quedan en la memoria para siempre.
La lucha por la supervivencia primero, y por tener una razón para vivir: la venganza, segundo, quedan de manifiesto en un sorprendente y antropológico argumento, que hace cuestionarse algunas ideas preconcebidas sobre nuestra efímera existencia.
Sin embargo, ¡hay!, la ví en una segunda ocasión, esta vez por la tele, y ya no fue lo mismo. La magia había desaparecido. Y no es que fuera peor película, pero sí que comprendí que es una cinta para ser vista única y exclusivamente en el cine, a toda pantalla, en toda su magnificencia. En la tele queda todo empequeñecido, tanto las escenas en sí, como la fuerza dramática y el lirismo inherente a la interesante historia.
De todas formas, para mi gusto, una película aconsejable. Pero, repito, para ver en el cine.

Anuncios

CON FURIA EN LA SANGRE (Deadly trackers, the). 1973. Valoración: 7

mayo 13, 2009
Un pacífico sheriff irlandés de un pueblecito tejano cambia totalmente de actitud respecto a sus ideas, cuando una banda de forajidos que persigue, toman a su mujer y su hijo como rehenes y los matan.
El sheriff los perseguirá hasta México para vengar su muerte.

Western un tanto atípico, del que siempre se dice que es mediocre, que no convence, que es muy desigual…Pues puede que sea cierto, pero la verdad es que a mi me gustó mucho cuando la vi por televisión, hace ya bastantes años.
Cuando los críticos argumentan su descontento, se amparan, en su gran mayoría, en que este curioso film comenzó a ser dirigido por Sam Fuller, autor también del guión,pero en medio del rodaje fue despedido por diferencias creativas siendo sustituido por Barry Shear, un director que tiene algún valorable trabajo pero que, logicamente, está muy por debajo de Fuller, todo fuego y vivacidad narrativa.

Dicho esto, que es todo cierto, y centrándome en cómo acabó el trabajo, confieso que me pareció muy disfrutable todo el metraje, siendo la historia poco original, sin duda, la venganza está presente en muchísimos westerns, pero está bien llevada, con momentos pausados de estudio psicológico de los dos protagonistas masculinos, y otros de explosiva violencia (estas escenas sn duda ninguna fueron rodadas por Sam Fuller dado que tienen su indudable sello…), a cargo de algunos de los malos, entre los que destaca el inolvidable “Falconetti” William Smith.
Entre este y el jefe malo de la peli, Rod Taylor, hay en todo momento una relación picajosa, ya que Smith tiene un sentido del humor muy peculiar, de ese que toca los cojones a quien le acompaña. Por ello, en un momento dado, y tras uno de los chistes sin gracia de Smith, le espeta Taylor: “Presiento que ese sentido del humor tuyo será algún día la causa de tu muerte”. No diré si estas palabras son premonitorias o no, para no dar más pistas de las necesarias.

Excelentes interpretaciones de Richard Harris, Rod Taylor y un Al Lettieri, en el bonito papel del agente de la justicia que persigue tanto a asesinos como al justiciero, sintiendo un aprecio indudable por este último, que ha tomado el doloroso camino de la venganza implacable.
Como curiosidad, parte del film se rodó en España, aquellas escenas que se supone tienen luga en México. Supongo que será por ello que hay algunos actores patrios como Antonio Mayáns.
En resumen, que no está bien considerada por la crítica especializada, pero creo honestamente que está bastante bien.

EL RETORNO DE UN HOMBRE LLAMADO CABALLO (Return of a Man Called Horse, The). 1976. Valoración de los bloggeros: 6

enero 6, 2009
El caballero inglés conocido como “El Caballo”, vuelve al oeste americano para salvar de la extinción a su tribu india adoptada.

Segunda parte, continuación, de las aventuras y desventuras de John Morgan, aquél inglés que cayó preso de una tribu india, adoptándole como hijo suyo tras pasar una durísima prueba física y mental, viendo que en él había un hombre bueno, honesto, digno y capaz de llevarles, con sus conocimientos en tácticas militares, a la victoria sobre sus feroces enemigos: “Un hombre llamado caballo (1970)”.
En esta ocasión, y ya establecido de nuevo en Inglaterra, deberá regresar a ayudar a “su tribu”, su otra familia, a punto de desaparecer por mor de la crueldad del hombre blanco.
Esta segunda parte qué duda cabe que es inferior a la primera, cosa ya supuesta de antemano, pero hay que decir que es amena, muy entretenida, y está bien dirigida por Irvin Kershner, no olvidemos el realizador de la obra maestra “El imperio contraataca“.


Sigue habiendo escenas espectaculares, está bien interpretada por Richard Harris y, por ejemplo, el siempre estupendo Geoffrey Lewis, padre de Juliette, y deja un más que aceptable sabor de boca.
Tuvo de hecho el suficiente éxito para que existiera años más tarde una tercera entrega, esta vez sí, sensiblemente inferior a sus predecesoras, aunque no estaba mal: “El triunfo de un hombre llamado caballo“.
En este caso, aparte de la buena ambientación en las escenas de Inglaterra, la historia se centra de lleno en el cine de acción, dejando muy aparte lo estrictamente antropológico, aspecto crucial en el primer film.
Está bien y gusta bastante.

Leer critica El retorno de un hombre llamado caballo en Muchocine.net

EL TRIUNFO DE UN HOMBRE LLAMADO CABALLO (Triumphs of a Man Called Horse). 1982

agosto 13, 2008

Un inglés, John Morgan, vive con los sioux durante 30 años, quienes le apodan “Caballo”.
En 1874 se descubre una mina de oro en Black Hills, una tierra perteneciente a los sioux desde el tratado de Laramie de 1868.
Los colonos y el hombre blanco provocan a los sioux para que rompan el tratado, cometiendo asesinatos de manera que parezca que haya sido un acto indio.
El Hombre llamado Caballo intenta mantener la calma, hasta que la tragedia se desata, entonces traza un plan para defender las sagradas tierras sioux.

Antes de centrarme en el propio film, debo indicar que, en efecto, y tal y como alguno/as de vosotro/as habréis pensado, en realidad no es esta cinta “genuinamente”, completamente, estadounidense, es decir, no es un western made in USA, solamente.
La razón es que es una coproducción entre Los Estados Unidos, España y Canadá. Sin embargo, la incluyo en este humilde blog por una razón, porque “también” es estadounidense. Así que, siempre que un western tenga al menos parte de producción USA, la incluiré, aunque evidentemente estará “contaminada” por dineros procedentes de otros países.
Hecha esta aclaración, “El triunfo de un hombre llamado caballo” es la tercera aproximación al personaje John Morgan (otra vez encarnado con fuerza y convicción por el gran Richard Harris), inglés que fue a parar, por cosas del destino, a la tribu de los indios sioux, y se quedó con ellos una vez aceptado mediante un ritual dolorosísimo.

Es la menos buena de las tres, pero todavía se sigue apreciando por las buenas escenas de acción y por significar un final estimable a la saga, aunque involuntariamente, no en vano estaba todo preparado para proseguir con las aventuras, en este caso, de su hijo.
La cinta está bien, se hace simpática por su falta de ambición y resulta la mar de entretenida, razón más que suficiente para recordarla con cariño a pesar de que no sea una buena película como tal, pero resulta amena y no decepciona, pese a no llegar a las cotas de calidad de las dos primeras. Pero John Hough, su director, sabe lo que se hace y tiene habilidad para las escenas de acción, que resultan vistosas. Es entretenida y entre sus intérpretes, por cierto, de lo más variopinto e internacional, tenemos a Michael Beck, actor prácticamente desaparecido hoy en día del mapa y que sin embargo fue un verdadero referente para los jóvenes de mi época, gracias a encarnar al jefe de los imperecederos e inmortales héroes de la ya mítica “Los amos de la noche“, de Walter Hill.

Leer critica El triunfo de un hombre llamado caballo (Triumphs of a Man Called Horse) en Muchocine.net

SIN PERDÓN (Unforgiven). 1990

junio 18, 2008
Un antiguo asesino, alejado ya desde hace mucho tiempo de esa mala vida, acepta el encargo de asesinar a unos vaqueros que han violado a una puta.
Necesita el dinero pues tiene una granja y debe cuidar de sus hijos ya que es viudo.
Para el trabajo se llevará a un antiguo colega y a un chico sin experiencia y muy bocazas.

He matado mujeres y niños. He disparado sobre cualquier cosa que tuviera vida y se moviera. Y hoy he venido a matarle a usted“.

Excelente western crepuscular que supuso toda una sorpresa en la cinematografía mundial. Y lo hizo al ser un gran éxito, sobre todo crítico. Más tarde, al ganar unos cuantos Óscars (Mejor Film, Mejor Director, Mejor actor de reparto (Hackman)…) obtuvo, como suele suceder, un considerable repunte comercial.
Clint Eastwood consigue, además de entretener, aunque lejos de los convencionales westerns con los que crecimos los de mi generación, hacernos reflexionar sobre algunos aspectos de nuestra personalidad. Temas como la muerte de un ser humano, lo que significa de pérdida irreparable en el presente y el futuro de quien conoce o ama al muerto, pocas veces han sido tratados con tanta claridad y falta de pedantería.

Un gran film, con soberbias interpretaciones (¡que fuerza la de Gene Hackman!), preciosa música, perfecto montaje…
Ahora bien, la persona que espere ver un western de los de siempre, que se abstenga, pues poco tiene que ver con ellos.
Ahora mismo, todo un clásico, ejemplo de cine de autor, propio de un gran cineasta.

Leer critica Sin Perdón en Muchocine.net