Archive for the ‘Roy Jenson’ Category

EL GRAN JACK (Big Jake). 1971

diciembre 4, 2009
Big Jake, un hombre perteneciente a la época dorada del oeste, ahora en tiempos donde los coches y motocicletas irrumpen peligrosamente, debe encargarse de un bandido, que ha secuestrado a un miembro familiar.

Muy entretenido western “moderno”, adjetivo este último por aquello en que la acción se desarrolla en la época en la que el viejo oeste agonizaba o incluso acababa de morir, dando paso al progreso. Ese tiempo donde los viejos valores del far west, como el amor a la libertad, a la tierra, a los animales, a un sentido único del deber y de la justicia, amén de la amistad y el honor dejaban de ser moneda corriente, para dar lugar a los coches (la pequeña obra maestra de Sam PeckinpahLa balada de Cable Hogue” ya incidía de forma trágica en ello) y/o las motocicletas. Estos dos vehículos sustituían a los caballos, inseparables compañeros de los cowboys de toda la vida.
El gran Jack” tiene como la estructura de una verdadera película del oeste, con todos sus elementos y simbología. Su espíritu está pues intacto. Pero también, obviamente, y como los tiempos en los que se desarrolla la acción han cambiado sustancialmente, hay nuevas circunstancias en las que el guión hace hincapié. La contraposición entre lo nuevo (los personajes jóvenes se creen que todo lo saben y van de sobrados), y lo viejo (el personaje del héroe muy encarnado por el aquí ya muy veterano John Wayne) pero también sus amigos de toda la vida, que no dudan en echarle una mano a la vieja usanza.

Film simpático y muy entretenido, con gran ritmo, que se hace disfrutable no sólo por ser amena y existir escenas de acción bien filmadas adornadas por un irónico y mordaz humor, sino también por la gratísima presencia de toda una pléyade de estrellas del cine del oeste, casi todos ello/as amigo/as del Duke (Mauren O´Hara, Richard Boone, Bruce Cabot, John Agar, Hank Worden…, amén de familiares como Patrick Wayne y/o Ethan Wayne). Entre todos ellos sobresale Richard Boone en el papel de malo, que como siempre lo borda.
Resulta su visión quizás olvidable por no tener en esencia nada perdurable en la memoria durante mucho tiempo dado que la realización del ilustre artesano de Hollywood George Sherman (al parecer también tras las cámaras colaboró Wayne) es más bien convencional, pero mientras se ve es muy agradable y te lo pasas francamente bien.
Preciosa fotografía de William H. Clothier, que da lustre a bellos paisajes de Durango (México), y enorme banda sonora del maestro Elmer Bernstein.

Anuncios

JUEZ DE LA HORCA, EL (Life and times of judge Roy Bean, the). 1972

julio 8, 2009
Roy Bean, un ladrón de bancos, se autonombra juez de un diminuto poblado al Oeste del río Pecos.
Empezará a imponer “su” ley, a consecuencia de la cual muchos hombres, incluso inocentes “que pasaban por allí”, morián ahorcados por sus estrafalarias sentencias.
Sólo hay una persona a la cual rinde pleitesía, la famosa artista Lily Dantry, a quien venera en la distancia.

Especie de remake de la célebre “El forastero“, de William Wyler, de la que ya hemos hablado en este humilde blog.
En aquella ocasión el personaje del juez Roy Bean, importantísimo e imprescindible en la historia, era el segundo más importante, esto es, no era el protagonista. Y en esta ocasión, sí.
Este juez, Bean, existió realmente y John Huston, al que ya se sabe le gustaban preferentemente los personajes perdedores, aborda la historia de forma más realista, sucia y oscura que lo hiciera Wyler, pero también con su particular lirismo.


El resultado final es una obra no tan redonda como la primigenia, no tan brillante y magistral, y sí más irregular, pero francamente estimulante y, sobre todo, tremendamente entretenida y amena.
Mezlca, como buen narrador cinematográfico que se precie, la realidad con la leyenda, y consigue gracias a un ritmo sostenido y la sinfin presencia de grandes intérpretes (Newman, la gran Ava Gardner, Keatch, Bissett, McDowall…), un excitante film, con momentos sobrecogedores, llenos del peculiar humor excéntrico del personaje del juez y allegados, con otros menos memorables e incluso sobrantes.
La película está considerada de forma unánime por los críticos como menor dentro de la filmografía de Huston, y creo que bien pudieran tener razón, pero siempre es conveniente revisitar este trabajo, al ser fresco y divertido a la par que espectacular en algunos tramos.
En mi opinión no convence del todo, pero es agradecida y siempre deja un buen sabor de boca.

VIOLACIÓN A UNA APACHE (Cry for Me, Billy). 1974. Valoración: 6

marzo 16, 2009

La vida de Billy Williams y Luke Tahr es muy similar: son dos pistoleros a sueldo que se alquilan al mejor postor.
Ambos coinciden en un pequeño pueblo en el que se comete una masacre de un grupo de indios por parte de una patrulla de soldados.

Western menor dirigido por el excelente director de fotografía William A. Graham, que aquí no consigue llegar a las altas cotas de dramatismo y denuncia social de “Soldado azul”, con quien sin duda desea emularse.
Y es que el éxito de “Soldado azul“, no demasiada buena película en sí, pero que consiguió llegar al corazón del espectador gracias sobre todo a la sobrecogedoras escenas de violencia, que estallan en el poblado indio a cargo de enloquecidos casacas azules, hizo que avezados productores intentaran llevarse unos buenos dólares empleando la misma fórmula. Y en la mayoría de ocasiones fracasaron.

En esta ocasión, no estoy seguro de si ganaron dinero, pero sí que no consiguieron sino un film modesto tanto en cuanto a prespuesto como a imaginación se refiere.
La realización parece televisiva y el guión lastra las posibilidades que tenía la historia, de por sí interesante, pero que acaba por resultar plana.
Una cinta mediocre que significó un quiero y no puedo y no contribuyó en nada al género del far west.
Grata presencia de gente tan simpática y adherida al género como Roy Jenson y/o Harry Dean Stanton.

Leer critica Violación a una apache en Muchocine.net

NEVADA EXPRESS. 1975. Valoración de los bloggeros: 7,66

febrero 16, 2009
A bordo de un tren, en los tiempos del lejano Oeste, un agente secreto trata de descubrir a unos traficantes de armas.

Entretenida, aunque no demasiado buena película policíaca dentro del marco del western. Es un western, claro está, pero su argumento y constantes le acercan, por espíritu, más al thriller o género negro…o más bien policíaco, sin más.

La historia no es nada del otro jueves, pero se ve bien pues hay bastante acción, y eso hace que no decaiga en ningún momento. No hay que olvidar que el director es Tom Gries, un estimable realizador que consiguió buenas películas, como “El más valiente entre mil“, “La casa de cristal” y/o “Fuga suicida“, con el propio Charles Bronson, como en esta ocasión.
El plantel de actores “secundarios” es muy bueno (Richard Crenna, el soberbio Ben Johnson, el orondo e impecable Charles Durning, y/o el seguro valor Ed Lauter) y eso también repercute en la calidad de una cinta de por sí escorada hacia la serie B, pero que está muy bien narrada, con agilidad, excelentes escenas de acción, con bastante violencia explícita, y unas convincentes interpretaciones, incluída la del muchas veces pétreo Charles Bronson.

Se ve bien, aunque quizás se olvida con cierta facilidad. O mejor dicho no se olvida, pero sí que sus escenas, al cabo de un cierto tiempo tienden a la dispersión y puede que a la confusión con otros filmes de parecido pelo.
En mi opinión, una cinta sobria, eficaz y que deja un más que aceptable sabor de boca.

Leer critica Nevada express en Muchocine.net

TOM HORN, 1980

septiembre 15, 2008

Tom Horn es una leyenda viva, se dice que fue quien capturó al famoso jefe apache Gerónimo y que trabajando para la famosa agencia de detectives Pinkerton, abatió a 17 hombres.
Pero estamos en 1901, la vida salvaje del lejano oeste ya no existe, y Horn llega a Hagerville, en Wyoming a la búsqueda de un trabajo acorde con su capacidad como cowboy y tirador.
Un grupo de rancheros, atraídos por su fama, decide contratarle para que acabe con los ladrones de ganado.La eficacia de Horn es muy grande, lo que provoca los celos del sheriff local logrando aunar a los rancheros en su contra.
Sólo la maestra del pueblo, Glendolene, le comprende y sabe que Horn no busca quitarle el trabajo a nadie.
Cuando muere un muchacho de quince años las cosas se complican enormemente para Horn.

Interesante aunque algo fallido película, donde se narran los últimos tiempos de Tom Horn, un personaje verídico del famoso oeste y principios del siglo XX.
Fue este hombre muchas cosas, vigía del Ejército de los Estados Unidos en sus correrías contra los indios aunque tomara partido por ellos, pistolero, hombre de la Ley…
Al final acabó siendo una pequeña leyenda.
Todo esto no queda perfectamente reflejado en este film, pero se aprecian constantes de su vida, como su rebeldía a los convencionalismos, al Orden mal establecido, hacia las injusticias para con los menos favorecidos.


Podría haber estado mejor, pero resulta un tanto apagada, incluso triste. Quizás es lo que pretendío su director, William Wiard, autor de algún título afortunado, al intentar explicar de forma crepuscular el final de un gran hombre que no pudo contra todo pero al menos lo intentó.
A mi modo de ver fue superior la miniserie televisiva con David Carradine como Horn y el gran y siempre magnífico Richard Widmark como su fiel compañero en tantas y tantas aventuras.
Loable interpretación de Steve Mc Queen, que ese mismo año moriría aquejado de cáncer, perfecta ambientación reflejando un mundo a punto de desaparecer, y un buen puñado de ilustres “secundarios “(Richar Farnsworth, Billy Green Bush, Slim Pickens, Elisha Cook Jr., Roy Jenson, Geoffre Lewis), que dan realce al producto.

Leer critica Tom horn en Muchocine.net