Archive for the ‘Scott Glenn’ Category

LEYENDA DE BILL DOOLIN, LA (Cattle annie and little britches). 1981

agosto 27, 2008
En 1893, dos chicas del Este, Annie y Britches, deciden unir los restos de la banda Doolie-Dalton y continuar sus habituales fechorías.

Simpático western, curioso y entretenido, amén de excelentemente interpretado.
Hay una sabia mezcla de sátira hacia el género rey, y western del bueno, auténtico.
Está competentemente realizado por Lamont Johnson, un irregular pero meritorio director (“los que saben morir, “el gran duelo”, “lápiz de labios“…), que aquí consigue uno de sus mejores trabajos, recreando una historia basada en personajes reales, pues Annie y Britches existieron realmente (véase la vieja fotografía donde aparecen ambas),

pero pasadas por el tamiz de leyenda, que siempre agranda y exagera, cómo no, los hechos probados, para dar un mayor empaque, una mayor espectacularidad a la historia narrada, sea literaria o cinematográfica.
Muy buenas interpretaciones, sobre todo de Burt Lancaster, sencillamente fabuloso, y unas situaciones que alternan el humor más simpático que imaginarse pueda dada la idiosincrasia de sus muy peculiares personajes, junto a otras que entran de lleno en el más puro y genuino género del western.


Aquí, en este buen trabajo, Lamont Johnson consiguió lo que en otros no, convencer tanto a la crítica como al público, aunque es cierto que hoy en día poco/as se acuerdan de esta peli.
Para las generaciones actuales, ver a la hoy experimentada y todavía de muy buen ver, Diane Lane y a la en estos momentos un tanto desaparecida pero excelente Amanda Plummer, puede ser un puntazo, al estar ambas, sobre todo Lane, bastante alejadas de su posterior y actual filmografía.
Un film majo y muy agradable, que hace pasar un rato la mar de ameno.

Leer critica Le leyenda de Bill Doolin (Cattle Annie and little britches) en Muchocine.net

Anuncios

SILVERADO. 1985

julio 23, 2008
Silverado es una vieja ciudad fronteriza del viejo Oeste.
En 1880, cuatro vaqueros forasteros encuentran un ambiente hostil que les obliga a tomar decisiones con las que no todos están de acuerdo.
Un sheriff corrupto es dueño de la situación y deciden intentar pararle los pies, pero no será fácil.

Muy entretenido western, excelentemente dirigido por Lawrence Kasdan, con estupendos personajes, buenos diálogos y escenas de acción muy meritorias, que supuso una bocanada de aire fresco al western, en ese momento agonizante (aunque en los tres siguiente años tampoco apenas hubo nada interesante dentro de este género (se puede comprobar al haber pasado yo de ellos; por algo será).
Una película vibrante, con ricos personajes, tanto los de los justos como los canallas (maravillosamente atractivo el personaje del sheriff corrupto encarnado magníficamente por el gran Brian Dennehy), y situaciones tanto jocosas como verdaderamente dramáticas. Y todos ellos sugerentemente presentados.

Quizás haya momentos en que el argumento se espese un tanto, existiendo especies de insertos en el todo, que, aunque estimables en su narración, dejan un poco descolocado al espectador. Es una algo extraña mezcla de géneros, donde se entremezclan pasiones y situaciones que no suelen casar convincentemente en las cintas del far west. Pero la estupenda realización de Lawrence Kasdan, aquí en plena forma narrativa, logra que toda esa amalgama acabe por aunarse de forma satisfactoria.
Existen destelleantes momentos, como el último duelo, entre el malo (Brian Dennehy, en el fotograma) y el protagonista. La forma en que el sheriff le está esperando, en medio de la calle del pueblo, mirando al cielo y con una sonrisa en la boca, no se olvida fácilmente y deja un imperecedero recuerdo.

Lo cierto es que este trabajo gusta mucho y es un lujo ver a tantos buenos intérpretes (Danny Glover, Kevin Kline, Kevin Costner, Scott Glenn, John Cleese, Linda Hunt…), al parecer, pasándoselo muy bien. O esa es la sensación que transmiten al menos.
Fue el film donde despuntó definitivamente Kevin Costner, en un papel que le vino a la medida (joven honesto pero un tanto chuleta y rápido y malabarista con el revólver) y en el momento justo.
Un western moderno, pero con sabor a clásico.