Archive for the ‘Walter Brennan’ Category

SANGRE EN LA LUNA (Blood on the Moon). 1948. Valoración: 7,50

junio 5, 2009
Jim Garry, solitario pistolero a sueldo con conciencia y código del honor propio, tiene un encuentro fortuito con John Lufton y sus hombres. Lufton recela de él, creyendo que es uno de los pistoleros que está reclutando Tate Riling, un desalmado especulador que codicia el ganado de Lufton. En realidad, Garry y Riling son viejos colegas, y ahora éste pretende contratar a aquél para que le ayude en sus malévolos proyectos.
Un día, Garry conoce a una buena mujer, de la que se enamora.
Ello le hará reconsiderar su postura y vida entera.

Excelente western, bien dirigido por Robert Wise, aun cuando no sea su género favorito.
Las interpretaciones, casi minimalistas, de sus dos protagonistas masculinos (excelentes Robert Mitchum y Robert Preston), son de gran fuerza y convicción, existiendo escenas como la gran lucha final a puñetazos entre los dos, completamente creibles en su dureza.
Ello se contrapuntea con la sutil y tranquila interpretación de Barbara Bel Geddes, una elegante actriz que no tuvo en cine el éxito que se merecía aunque sí, muchos años después, en la tele.

Como curiosidad, contar que según consta en la biografía de Robert Mitchum, el mejor actor de reparto de todos los tiempos, el simpar Walter Brennan, la primera vez que vió a Robert Mitchum exclamó que era el vaquero “más jodidamente auténtico” que había visto jamás. Y había visto muchos.
Un western recio, donde la violencia seca y concisa, se compagina brillantemente con un hondo clímax romántico que tiene lugar en maravillosos parajes de California y Sedona (Arizona), magníficamente filmados en una soberbia fotografía en blanco y negro a cargo de Nicholas Musuraca y con acompañamiento de la preciosa música de Roy Webb, autor de más de doscientos trabajos entre el cine y la televisión.

RÍO ROJO (Red River). 1948

mayo 28, 2009

Un viejo ranchero debe llevar, junto a su hijo adoptivo, mucho ganado.
Los dos hombres, muy diferentes entre sí, lucharán, incluso llegando a la violencia física, debido a la gran diferencia generacional entre los dos.

“¡Hombres de férrea voluntad y tempestuoso temperamento, dominando el salvaje Oeste!
Cada escena de esta película es el eslabón de una cadena de apasionantes acontecimientos. ¡¡10.000 cabezas de ganado en fuga, en la más sensacional estampida que han registrado las cámaras cinematográficas!!!.
Era su hijo adoptivo…sin embargo, no vaciló en apuntarle con su propio revólver.
La más transcendental hazaña de unos hombres bravíos en tierras de salvaje grandeza”
.

Publicidad del programa de mano del cine Avenida. Junio de 1953.

Excelente film dirigido magistralmente por Howard Hawks, muy entretenido y apasionante en un buen número de estupendas escenas llenas de gran dramtismo aunando la espectacularidad con el intimismo.

No obstante, este gran western quizás haya sido un tanto incomprendido en algunas épocas. La razón estriba en que su mensaje resulta un tanto ambiguo. Hay algo de misoginia, de incomprensiones generacionales. Amén de una violencia seca, sin concesiones.
Los personajes tienen sus demonios interiores que les hacen actuar con arrogancia y egoismo.


Se trata pues de un western un tanto atípico, con un desarrollo

magistral y unas interpretaciones impresionantes, incluido Monty (Montgormery) Clift, un actor al que no le podía ni ver (según la leyenda) Hawks, ya que le consideraba bastante blando. Y no es que lo fuera en realidad, sino que era, en apariencia, mucho menos “macho” que muchos de sus compañeros en la cinta. Pero, ¡hombre! que se trataba de gente como Walter Brennan, John Ireland, Lane Chandler, Tom Tyler
Joanne Dru consigue aquí uno, si no el mejor, papel de su carrera. Y John Wayne logra una convincente interpretación amén de estar muy bien caracterizado.
Preciosa fotografía en blanco y negro, su plasticidad es maravillosa, con un ritmo sostenido donde los sentimientos más encontrados fluyen en constante pugna.
Muy buena película, amena a más no poder e imperecedera en la memoria una vez vista.

Un clásico indiscutible que se recomiendo ver más de una vez dada su belleza

PASIÓN DE LOS FUERTES ((My darling Clementine) 1946

febrero 19, 2009

Wyatt Earp, con ayuda del pistolero alcohólico Doc Holiday y de sus hermanos y parientes, deberán enfrentarse al clan Clanton, en O.K. Corrall.

TIERRA DE VALIENTES, DE CORAZONES INTRÉPIDOS, Y DE DEDOS PUESTOS EN EL GATILLO.
sÓLO jOHN fORD, PODÍA PRODUCIR ESTA PELÍCULA CON TODA LA GRANDEZA Y ACCIÓN DEL VIEJO oESTE AMERICANO
.”

Así decía el programa de mano del cine Avenida.

“- ¿Alguna vez has estado enamorado, Mac?
– No, siempre he sido camarero
“.

Excelente western del gran maestro John Ford, quizás uno de los mejores de la historia.
No es un film espectacular, con muchos tiros y acción, sino emimentemente reflexivo, al menos en su primeer tercio. Un primer tercio donde el espectador va conociendo a los ricos (que dan mucho juego, quiero decir) personajes que pueblan un mundo que comenzaba a cambiar para bien de muchos y tristeza de no pocos.
La historia del histórico enfrentamiento en O.K. Corral, entre el ya inmortal Wyatt Earp, sus hermanos y parientes, junto a su gran amigo el dentista Doc Hollyday, maestro en la rapidez con su revólver y el juego de cartas, y gravemente enfermo, contra el clan Clanton, ya ha sido repetidas veces expuesto en la pantalla grande. Hay excelentes títulos que lo describen, siempre con variantes, y otros no tan buenos y estimables, pero casi siempre amenos.

En esta ocasión Ford le imprime poesía y lirismo, junto a violencia sin perifollos en el enfrantamiento final.
Según pasan los minutos, los acontecimientos se van exponiendo, acumulándose la tensión y explotando finalmente. La violencia verbal y los desafíos textuales, dan lugar al “diálogo” de las balas, juez final que pone a cada cual en su sitio.
Soberbio guión, magistral dirección de Ford, y unas maravillosas interpretaciones de un elenco sin igual, donde, ¡mira por dónde! brilla con luz propia el casi siempre inexpresivo (aunque simpático) Víctor Mature, que logra una sensible creación de Doc Hollyday, no mostrando su característica jeta de gran ardor de estómago.
Montones de inolvidables escenas y diálogos, aunque siempre recuerdo la de la entrada en el saloom de todo el clan Clanton, colocándose a lo largo de la barra (encabezados por el mejor actor “característico” de todos los tiempos: Walter Brennan).
Una rotunda obra maestra y todo un clásico.

PASO AL NOROESTE (NortWest Passage). 1940. Valoración: 7

febrero 11, 2009
Un joven que quiere ser pintor es enrolado, contra su voluntad, en un destacamento de rangers.
Esta guarnición está al mando del mayor Rogers, que intenta encontrar un paso que cruce el continente americano por el noroeste, con el fin de atacar a una tribu belicosa de indios.

Film que había dejado pasar para este blog, por cuanto la tenía en mi personal base de datos como una peli de aventuras, y no del género del western.
Lo cierto es que, pensándolo bien, se puede y se debe inscribir en el género del “pre-western”, al igual que “Corazones indomables” y/o “El último mohicano”, que sí incluí en su momento.
Así que también lo hago ahora, aunque el año 1940 ya lo haya dejado atrás.


Vista dos veces en mi vida, mi opinión varía según la ocasión.
La primera vez, vista en la tele, y con, aproximadamente, quince años de edad, opiné así:
“Buena película, que aborda una historia verdadera, aunque algo adulteradilla por mor de la espectacularidad.
Buenos intérpretes, preciosa fotografía y unos bellísimos paisajes, hacen de este film una cinta amena y agradable.
Se alternan bien los aspectos intimistas (al comienzo de la narración) con los de acción, bien resueltos por el maestro Vidor, toda una garantía de buen hacer”.

La segunda vez, en cambio, vista en la tele igualmente, y con bastantes más años en mi zurrón, me pareció igualmente válida y estimable en el aspecto semidocumental, no en vano las escenas de superación en los rángers, con su unión para tranportar por ejemplo las canoas por los frondosos valles, y demás fuertes trabajos que deben abordar para llegar a su ansiado y posiblemente trágico destino, pues tienen mucho mérito.
Son tomas difíciles de rodar, que requieren una estricta planificación y, supongo, unos duros ensayos.
Pero no me pareció tan buena como la primera vez en el aspecto del ritmo impreso a la cinta. Un ritmo que se me antojó lento en algunos tramos, haciéndoseme sorprendente y tristemente tediosa en ocasiones.

No obstante, al llegar a la confrontación entre los rángers y los indios, la cosa cambia, viéndose el aliento no sólo épico impreso con inteligencia por Vidor, sino la espectacularidad, con una violencia extrema, mostrando las luchas que hubo entre indios y blancos, con toda su crudeza y crueldad (prácticamente vemos una matanza, más que una lucha de igual a igual).
Total, que en resumidas cuentas, creo que es un buen film, muy válido en su aspecto épico, que no obstante no ha resistido demasiado bien el paso del tiempo en términos de agilidad narrativa.
Para estar seguro de ello debería verla por tercera vez. Igual algún día…

Leer critica Paso al noroeste en Muchocine.net

DAKOTA. 1945 Valoración de los bloggeros: 5

diciembre 27, 2008

Un cowboy ayuda a los granjeros de trigo de Dakota contra una banda de saqueadores de terrenos.
Para ello contará con la ayuda de la hija de un magnate ferroviario, con la que además vivirá una cómica historia de amor.

Western menor, producida por la entrañable Republic, de auténtica serie B, dirigido rutinariamente por un artesano de Hollywood que nunca tuvo personalidad propia: Joseph Kane.
Y que conste que con el material de este film, es decir, con el guión que debía plasmar en imágenes, difícil lo hubiera tenido otro director, aunque fuera mejor.
Y es que es una cinta sencilla, que sólo tiene como buen aval el inmenso y excelente plantel de estupendo/as intérpretes, entre los que sobresalen el gran Walter Brennan, el vigoroso Ward Bond y/o el siempre seguro Paul Fix, por citar solo unos cuantos.

Se nota, o eso parece al menos, que todo/as se lo pasan bien en sus respectivos roles, pero la realización harta convencional de Kane, hace que inmediatamente vista la peli, quede en el olvido más absoluto.
Y es que no tiene nada de particular, aunque no aburra y resulte un moderado entretenimiento.
No está mal, pero desde luego, no está nada bien.
Uno de los filmes que hizo John Wayne antes de encontrar su lugar en la historia del cine.

Leer critica Dakota en Muchocine.net

EL FORASTERO (The Westerner). 1940

mayo 25, 2008
Disputas en la posesión de territorios, donde el famoso Juez Roy Bean, colgaba a hombres después de simulacros de juicios.
Enamorado de una actriz de teatro y variedades a la que no ha visto nunca, la famosa Lily Dantry, conocerá a un forastero que querrá acabar con sus despiadados métodos.

“- ¿De dónde viene, forastero?
– De ningún sitio en particular.
– ¿Y a dónde se dirige?
– A ningún sitio en particular. Todos los sitios son buenos para pasar de largo
.”

Muy buena película de William Wyler, entretenidísima en todo momento y toda una lección magistral de cine.
Excelentemente dirigida, muy bien interpretada, sobre todo por Walter Brennan, ganador del Oscar al mejor actor secundario por este papel, la cinta se degusta a cada fotograma.

Inteligentísimos y muy divertidos diálogos, sobre todo entre los dos protagonistas, un afán de aunar historia con leyenda (ambos personajes: el muy particular juez Roy Bean y la famosa cantante Lily Dantry existieron realmente), y un sentido de la espectacularidad en las escenas de acción, hacen de “El forastero” un pasatiempo inolvidable, una gozada para los sentidos, con uno de los finales más sublimes y emotivos de la historia del cine.
Soberbia de principio a fin es sin duda alguna una pequeña obra maestra a la que el tiempo le otorga a cada día más valor.
Un clásico en toda regla.
En el año 1972, el famoso y excelente director John Huston, realizó una especie de remake de esta cinta, con el título “El juez de la horca“, con Paul Newman como el inefable Juez Roy Bean, esta vez personaje protagonista de la historia.
Este film no estuvo nada mal y supone un soplo de aire fresco al western de los setenta, pero queda bastante por debajo del de Wyler.

Leer critica El forastero (The Westerner) en Muchocine.net