Archive for the ‘Warren Oates’ Category

HOMBRE SIN FRONTERAS, EL (Hired Hand, the).Valoración: 6,70

noviembre 21, 2009
Un cow boy está dispuesto a remediar los errores cometidos tiempo atrás por una mujer.
Harry Collings vuelve a casa después de deambular junto a su amigo, Arch. Su esposa, que le había dado por desaparecido, permite que se quede junto a ella creyendo que todo volvería a ser como antes. Pero entonces Harry tiene que tomar una decisión difícil con respecto sus lealtades y prioridades.



Bastante interesante film, western de marcado acento clásico por un lado y sin embargo también con elementos originales que subyugan por su marcado acento poético, aunque a la par con violencia contenida pero explosiva cuando llega el caso.
Debut en la dirección de Peter Fonda, hijo del mítico Henry y hermana de la excelente Jane, resulta ciertamente irregular y hasta extraña en ocasiones debido a la singularidad, primero de sus personajes y segundo del tempo narrativo empleado. Un tempo tranquilo pero inexorable, que da tiempo a degustar como un manjar las peculiaridades de esta por momentos brillante cinta del oeste.

Lo mejor, amén de la preciosa fotografía del maestro Vilmos Zsigmond que da lustre a las localidades de Cabezón y Chama (Nuevo México), y la bonita música de Bruce Langhorne, son sus maravillosos intérpretes, sobre todo la siempre maravillosa Verna Bloom y el aquí inconmensurable Warren Oates, siempre recordado actor, sobre todo por sus trabajo con Sam Peckinpah.
Y para finalizar, contar una anécdota más o menos divertida. Divertida recordándola hoy en día, un poco irritante en su día. La ví en el cine Burceña (Barakaldo,Bizkaia), y nos la proyectaron con los primeros dos rollos cambiado. Fue la leche, aunque no por ello dejó de dejarnos un buen recuerdo.

Anuncios

KID BLUE. 1973. Valoración: 5

abril 25, 2009
“Kid Blue” es un joven salteador de trenes.
Está cansado de llevar esta vida y se traslada a un pacífico pueblo donde nadie le conoce, dispuesto a encontrar trabajo.
Una vez instalado chocará contra el mal carácter del sheriff de la ciudad, a quien no le cae nada bien.

Extraña e inclasificable película, aunque se puede decir que se trata de un western. Atípico, pero un western.
Es de la clase de películas que se realizaban en los comienzos de los setenta, con personajes que no eran héroes precísamente, y que eran al mismo tiempo buenos y malos. Films de personajes ambiguos, de mucho calado psicológico, que se movían entre la frontera del bien y del mal, actuando según su particular códido de conducta y siempre con el primigenio sentimiento de supervivencia en un mundo duro e inclemente, al que debían día tras día conquistar.
Tiene un buen punto de partida y da la impresion al comienzo que se deslizará en unos felices terrenos donde el clasicismo y el cine moderno de comienzos de la década de los setenta se entremezclarán con fortuna. Sin embargo, a esta cinta le falta lo principal: un buen guión. El que nos ocupa está lleno de fallos y el intento, digo yo, de desmitificación del género rey, queda en banal e insuficiente.

La realización, de James Frawley, que alguna que otra vez sí consiguió convencer, es plana, desaprovechando el buen material que tiene en las manos: fotografía, actores…
Una pena, pero finalmente creo con sinceridad que no merece la pena más allá de ver a Dennis Hopper en uno de sus más bien pocos pero curiosos papeles protagonistas.
Muy bien Warren Oates y Ben Johnson, siempre por encima de sus personajes y del guión con el que deben lidiar.