Archive for 31 enero 2009

EL RIFLE Y LA BIBLIA (Rooster Cogburn). 1975. Valoración de los bloggeros: 5,50

enero 31, 2009

Un hombre de la ley, ya muy mayor, y una señora de toma y daca, se ayudan mutuamente para vengarse de un par de delincuentes.

Con su cara bondadosa, sus manos de oro y su corpachón, usted honra al sexo masculino y estoy orgullosa de tenerle como amigo.
– No sé cómo se las arregla, pero esta mujer siempre tiene que decir la última palabra
.”

Entretenida “segunda parte” de las obras y andanzas del héroe encarnado por John Wayne en “Valor de ley“, de Henry Hathaway, la película por la que le dieron, por fin, el Óscar al mejor actor.

Está dirigida por Stuart Millar, un interesante realizador que, sin embargo, jamás alcanzó las cotas a las que estaba, al parecer, predestinado.
Esta continuación es más desenfadada, con toques jocosos de humor y romanticismo otoñal entre los dos viejos pero todavía enamoradizos protagonistas (en la vida real también, no en vano, la gran Katharine Hepburn confesó que se llegó a enamorar en la realidad de Wayne en el rodaje de este filme), pero también tiene sus buenas dosis de violencia, con un inquietante Anthony Zerbe, siempre gran buen actor.
Gusta la película por el buen hacer de los intérpretes, amén de la preciosa fotografía y bellísimos paisajes en los que transcurre la acción..

Leer critica El rifle y la biblia en Muchocine.net

Anuncios

CALIFORNIA. 1946

enero 28, 2009
Un desertor del Ejército de La Unión consigue trabajo como guía en una caravana que transporta personas que se dirigen a California, con el pensamiento de conseguir tierras para futuras generaciones.
En dicha caravana viaja también una mujer de dudosa reputación, odiada por todas las mujeres allí presentes.

Un maravilloso Tenchicolor por Ray Milland y Barry Fitgerald, en la dinámica película CALIFORNIA

Así rezaba la publicidad del programa de mano del Cine Rosal.

Entretenido, aunque no muy distinguido western, dirigido con oficio pero sin excesiva imaginación por John Farrow, padre de Mia y autor de estimables films en varios géneros.
Se ve sin problemas, aunque le falta algo de enjundia, no en vano, se mezcla más de la cuenta la palabra con la (no excesiva) acción.
La labor de guión en cuestión de diálogos es meritoria y esforzada, pero queda todo algo estático y envarado, dando mayor importancia a la labor interpretativa dramática gestual, que a la meramente física, que es lo que en un western debería imperar.

La fotografía es lo mejor de la cinta, obra de Ray Rennahan, de contrastadas tonalidades cromáticas, que otorga gran belleza plástica a algunas escenas.
Lo cierto es que, pese a su larguísimo buen reparto, con ilustres protagonistas, como un apuesto Ray Milland y la siempre estupenda Barbara Stanwyck y/o el inolvidable Barry Fitgerald, y mucho/as “secundarios” que incluso actúan prácticamente de extras, como Ian Wolfe, Martín Galarraga, Darby Jones o el destajista y siempre eficaz Frank Ferguson , la peli se ve sin mayor problema, pero se olvida con excesiva facilidad.
Un trabajo artesanal, resuelto con dignidad gracias al probado oficio de Farrow, pero que no tiene muchos momentos de indudable interés.
Repito, se pasa el rato pero no es nada memorable.

BOTAS DURAS, MEDIAS DE SEDA (Great Scout and Cathouse Thursday) . 1976. Valoración de los bloggeros: 5

enero 25, 2009

En el Colorado de 1908, un vaquero, un indio y una prostituta raptan a la esposa de un estafador, pretendiendo un suculento rescate.

“Divertidilla” película, que tiene como mejor bagaje precisamente ese, que pretende ser graciosa y divertida, narrando una rocambolesca historia en el oeste del año 1908, cuando todo un mundo estaba cambiando y había que integrarse en una sociedad completamente distinta.
Pretende hacer reir mediante la parodia de los buenos westerns, teniendo en pantalla a algunos excelentes exponentes de ellos como el gran y siempre recordado Lee Marvin, y/o hombres como Strother Martin.
Sin embargo la realidad es que el deseo se queda en eso, en simple deseo, ya que es un film bastante escaso en todos los sentidos, por mucho que se esfuerzen sus profesionales intérpretes.

La cosa es que el guión es inconsistente, no obteniendo tampoco la ayuda de una rutinaria dirección del otrora actor Don Taylor, que como realizador sí consiguió alguna estimable obra. Pero no es este el caso, significando aquí un fracaso comercial notable y más que merecido.
No es que aburra, no, se pasa el ratillo, pero más por la cosa de ver hacer el ganso a serios intérpretes que porque haya gags logrados, que apenas los hay.
En definitiva, que es la clásica película que en el papel, leyéndolo, te descojonas de la risa, pero que en pantalla queda sosa a más no poder.
Una pena, porque podría haber sido una buena comedia.

Leer critica Botas duras, medias de seda en Muchocine.net

SAN ANTONIO. 1945. Valoración de los bloggeros: 8

enero 22, 2009

Clay Hardin, que se encontraba refugiado en Méjico, decide regresar a San Antonio, en Texas, para tratar de descubrir los robos de ganado que se producen en el estado.
Sus investigaciones le llevan a enamorarse de la cantante del bar, la cual está sometida a las órdenes del villano.

Convencional pero entretenido western, dirigido por David Buttler y Raoul Walsh (este sin acreditación oficial). Uno lo comenzó y otro lo terminó (aunque ahora no recuerdo quién hizo qué).
Las escenas de acción están bien resueltas (realizadas por Walsh) y el elemento romántico a cargo (una vez más) de Errol Flynn y Alexis Smith no es gran cosa, pero resulta simpática con sus tiras y aflojas. No en vano, la diferencia de caracteres e incluso físico: una elegante y sofisticada, el otro aventurero y pendenciero si se tercia, dan mucho juego, aunque esta vez no alcance grandes cotas y las chispas entre ellos no degeneren en incendio.

Un film entretenido, ameno, pero fugaz en la memoria, por cuanto apenas tiene algún elemento claramente destacable en un conjunto falto de mayor imaginación y ambición. Tan solo pretende hacer pasar un buen rato. Lo consigue y santas pascuas.
¡Otro gallo habría cantado si toda la cinta hubiera estado dirigida por Walsh!

EL FUERA DE LA LEY (The Outlaw Josey Wales). 1976. Valoración de los bloggeros: 7

enero 19, 2009

Un hombre, Josey Wales, quien perdió a su mujer e hijos en la Guerra de Secesión, al término de la contienda sigue la misma junto a un grupo de hombres.
Al cabo de un tiempo decide el grupo entregar las armas. Sin embargo, y debido a una traición del jefe del grupo, son casi todos asesinados.
Josey decide adentrarse en la tierra de los indios mientras planea su venganza.

Según algunas críticas de la época de su estreno, una de las peores películas de Clint Eastwood como director, y según otras (según avanzan los años) una gran obra, mal comprendida en gran medida, y un tanto adelantada a su tiempo.
Para mí una apreciable película, siempre muy entretenida, y con espectaculares escenas.
Cierto es que, sin duda por influencias de su etapa con Sergio Leone, la película tiene momentos en que parece un Spaguetti (violencia demasiado explícita donde la vida humana no tiene mucho valor…).
Sin embargo hay buenos diálogos (el que tiene lugar para saber si habrá paz o guerra entre indios y colonos, entre Wales y el jefe indio interpretado por el gran (en todos los sentidos) Will Sampson), escenas impactantes y un cuarto de hora verdaderamente memorable, (cuando su antiguo jefe se dirige a él, en un bar en penumbras, apenas entreviéndosele el rostro, mientras le dice que cuando le vea a Josey Wales le diga que la guerra hace tiempo finalizó y que la vida debe seguir, todos en paz).

Una escena que pone los pelos como escarpias, dado el gran contenido emotivo que posee. Un final antológico para una historia un tando desmesurada y algo más larga de lo que hubiera sido más preciso, pero que indudablemente llega a gustar y finalmente a convencer (excepto a algunos críticos de la época, repito).
Buena fotografía, estimable trabajo de montaje y unas conseguidas interpretaciones donde destaca John Vernon, como el antiguo jefe de Wales, Chieff Dan George, un indio piel roja de verdad, con el que te ríes y aprendes de forma sencilla algunas verdades de la vida, e incondicionales de Eastwood como Bill McKinney y/o Matt Clark.
Se suele reponer en la televisión con frecuencia, y siempre con gran éxito de espectadores. Por algo será.

KIT CARSON. 1940. Valoración de los bloggeros: 7

enero 16, 2009
Aventuras del mítico Kit Carson en su lucha contra las injusticias.
Kit Carson aceptará de mala gana guiar una caravana a través del territorio de los indios en California.
El grupo será escoltado por el Capitán Fremont.
Ambos hombres se enamorarán de Dolores Murphy, una de las pasajeras.

Los ejércitos mejicano y americano durante la guerra de liberación de California combaten ardorosamente.
¡Caravanas copadas! ¡Carros dinamitados! ¡Ranchos incendiados! Puentes, carreteras, montañas, ¡voladas!. Tiros, explosiones, vértigo, fragor..
Una película en la que entran en acción más de 10000 indios salvajes que cargan con sus caballos briosos en escenas de estrepitoso dinamismo.
KIT CARSON…El caballero legendario que oscurece las gestas de Buffalo Bill

Así rezaba la publicidad del programa de mano del Cine Alhambra.

Muy agradable y entretenida película, magníficamente dirigida por George B. Seitz.
Una de esas películas vistas en la niñez a través de la televisión(cuando proyectaban muchas películas en blanco y negro sin que a nadie le importase un bledo, y no como ahora…).
Muy buenos intérpretes con grandes “secundarios” del western como Ward Bond, Stanley Andrews, e incluso el verdadero antiguo jefe indio Iron Eyes Cody, habitual en el género.
Pero lo mejor es que es bastante espectular, con escenas de acción briosas, donde la violencia se expone sin rubor.

No tiene nada de malo este film, pero sí que realmente no cuenta TODA la verdad, ya que Kit Carson es un personaje que existió realmente (véase la foto),


sino que, como siempre ocurre y más en el cine de Hollywood, la leyenda le gana la partida al personaje real pues, entre otras consideraciones, según diversas biografías, no todo lo que hizo Kit Carson fue positivo.
Además de gestas más o menos heroicas, tuvo que ver bastante con la muerte de un buen número de “pieles rojas”, de una forma bien poco heroica.
En fin, que ciñéndonos a este ameno western, constituye un seguro entretenimiento y tiene el sabor del clasicismo de antaño.

MISSOURI (The Missouri Breaks). 1976. Nota media de la encuesta: 6

enero 13, 2009
Unos terratenientes nada honrados ponen precio a los cuatreros, incluso pagan a un indio cazador de recompensas, auténtico asesino.
Pero uno de los cuatreros, más listo que el hambre intentará, a su vez, cazar al indio.

Curioso western de Arthur Penn, bien rodado, con fuerza y dinamismo en las escenas de acción, y algo de tedio en algunos otros momentos.
Resultó, en su día, muy curioso ver a Marlon Brando en el papel de un indio cabrón, él, que siempre ha sido amigo de ellos en la realidad.
Por lo demás, hoy casi olvidada salvo por, precisamente, la extraña y ambigüa caracterización de Brando, algo amanerado en su personaje, pero con más peligro que un mono con una navaja.
El aspecto técnico es muy bueno, con una preciosa fotografía que embellece aún más los preciosos parajes por los que tiene lugar la acción.

Una película para ver en las salas grandes de cine, que pierde bastante, sobre todo viéndola hoy en día, en la tele, por ejemplo.
Pero está bien por cuanto Penn era un director que imprimía carácter a sus duros trabajos, donde la violencia estaba siempre presente, muchas veces en las “buenas” gentes del lugar, como en la admirable “La jauría humana“.
Missouri” qué duda cabe que ha perdido un tanto con el paso del tiempo, pero sigue siendo un claro ejemplo de trabajo estimable a cargo de un grande, aunque no redondo.
Como entrañable curiosidad, en el rodaje de este western se cimentó la amistad entre Jack Nicholson y Marlon Brando, que incluso fueron vecinos durante muchos años.

EL HOMBRE DEL BOSQUE (Man of the Forest). 1933. Valoración de los bloggeros: 4

enero 10, 2009
La nieta de un ranchero, cuyas propiedades son envidiadas y deseadas por un mal hombre que tiene un grupo de malhechores como ayudantes, viene a visitarle, y a hacerse, con el tiempo, dueña de todo.
El ranchero tiene como mano derecha a un hombre mucho más joven, que vive tranquilo, sin mujeres (no las soporta), junto a su fiel caballo blanco y sus mascotas, una familia de pumas, que juguetean con él a menudo, pegando sustos a los demás.
La nieta está a punto de ser secuetrada por los malos, pero el vaquero se la lleva a su casa, donde tendrán sus más y sus menos.
Todo va bien y comienzan a congeniar, pero sucede que el abuelo aparece muerto, a pocos metros de la casa del vaquero, apuñalado. Todo apunta al protagonista pues esa noche salió al fresco a pasar la noche.

Adaptación de una de las muchas novelas de Zane Grey, que tanto me hizo disfrutar de niño.
Se trata de una entretenida película, que al comienzo parece un rollo patatero, para poco a poco interesar y hacer pasar un buen rato.
Es bastante amena y tiene de todo, comenzando a mejorar claramente con la aparición de la chica, muy bonita y con carácter. Sus tiranteces con el protagonista, un jocoso Randolph Scott, bastante más expresivo que en sus films posteriores, cuando ya era famoso y todo un westernmen, hacen gracia y los pumas tienen importancia en ello.


Más tarde comienza la acción, representativa del far west, bien filmada por Henry Hathaway, que en estos modestos pero eficaces westerns iba aprendiendo a marchas forzadas, hasta llegar a ser uno de los grandes en el cine de género.
Lo cierto es que, viéndola ahora, aparece claramente ajada por el paso del tiempo, pero sigue siendo amena y hace pasar bien el tiempo.

Leer critica El hombre del bosque en Muchocine.net

EL RETORNO DE UN HOMBRE LLAMADO CABALLO (Return of a Man Called Horse, The). 1976. Valoración de los bloggeros: 6

enero 6, 2009
El caballero inglés conocido como “El Caballo”, vuelve al oeste americano para salvar de la extinción a su tribu india adoptada.

Segunda parte, continuación, de las aventuras y desventuras de John Morgan, aquél inglés que cayó preso de una tribu india, adoptándole como hijo suyo tras pasar una durísima prueba física y mental, viendo que en él había un hombre bueno, honesto, digno y capaz de llevarles, con sus conocimientos en tácticas militares, a la victoria sobre sus feroces enemigos: “Un hombre llamado caballo (1970)”.
En esta ocasión, y ya establecido de nuevo en Inglaterra, deberá regresar a ayudar a “su tribu”, su otra familia, a punto de desaparecer por mor de la crueldad del hombre blanco.
Esta segunda parte qué duda cabe que es inferior a la primera, cosa ya supuesta de antemano, pero hay que decir que es amena, muy entretenida, y está bien dirigida por Irvin Kershner, no olvidemos el realizador de la obra maestra “El imperio contraataca“.


Sigue habiendo escenas espectaculares, está bien interpretada por Richard Harris y, por ejemplo, el siempre estupendo Geoffrey Lewis, padre de Juliette, y deja un más que aceptable sabor de boca.
Tuvo de hecho el suficiente éxito para que existiera años más tarde una tercera entrega, esta vez sí, sensiblemente inferior a sus predecesoras, aunque no estaba mal: “El triunfo de un hombre llamado caballo“.
En este caso, aparte de la buena ambientación en las escenas de Inglaterra, la historia se centra de lleno en el cine de acción, dejando muy aparte lo estrictamente antropológico, aspecto crucial en el primer film.
Está bien y gusta bastante.

Leer critica El retorno de un hombre llamado caballo en Muchocine.net

EL CAÑÓN DEL PARAÍSO ((Canyon Paradise). 1935. Valoración de los bloggeros: 5

enero 3, 2009

Un agente federal se introduce en una compañía de teatro ambulante con objeto de desenmascarar a una peligrosa banda de falsificadores que operan junto a la frontera con México.
El jefe de la compañía es un viejo bribón, que además de engañar a los parroquianos con falsos elixires, les roba si puede el reloj o la cartera.
Tiene una bella hija, que se sientre atraída, recíprocamente, por el agente federal, que se ha hecho pasar por vaquero que busca trabajo.
Mientras, en el pueblo más cercano, está Curly Joe, el jefe de la banda, que está a punto de llevar a cabo una nueva operación.

Uno de esos pequeños westerns producidos por la Lone Star, que tanto operaba en los años treinta.
Aquí, John Wayne se fogueó, antes de interpretar al protagonista de la inmortal “La diligencia“, de John Ford.
En esta ocasión, de nuevo el metraje es de algo menos de una hora de duración, habiendo en dicho tiempo lugar para la acción, el humor y el romanticismo.

Todo ello llevado de forma acostumbrada por la Lone, esto es: discretamente. Aunque también con simpatía. Y es que el realizador de este pequeño western: Carl L. Pierson, tenía su gracejo.
No tiene nada de particular este film, siendo uno más de tantos en este género y productora.
Para ver y olvidar.

Leer critica El cañón del paraíso en Muchocine.net