Archive for the ‘Slim Pickens’ Category

JOHN WAYNE Y LOS COWBOYS (Cowboys, the). 1972. Valoración: 6,65

julio 23, 2009
Will Andersen necesita llevar su ganado desde su rancho a la ciudad antes de que lleguen las nieves.
Es un difícil recorrido y los vaqueros con los que contaba le abandonan al ser descubierto un filón de oro en un lugar próximo.
Por ello se ve obligado a reclutar a una pandilla de mozalbetes que no han desempeñado ese trabajo nunca.

Bonita cinta, dirigida con bastante parsimonia, pero también sensibilidad, por el experimentado Mark Rydell, primero actor y viejo amigo de John Wayne, y en esta época estimado director de un puñado de buenas obras.
No hay más que ver el film para darse cuenta fácilmente de que está creada a/para mayor gloria del gran Wayne, pero no sólo es un sentido homenaje a este gigante del western y del cine en general, sino que se ha tenido mucho cuidado de ofrecer un producto de calidad, aunque no esté entre los mejores de la filmografía de ambos.
Se sigue con interés debido a lo novedoso del argumento.
Los paisajes son espectaculares, preciosos (Castle Rock, Colorado, USA; Chama, New Mexico, USA; Colorado, USA; Galisteo, New Mexico, USA; Pagosa Springs, Colorado, USA..entre otros), brillantemente fotografiados por el gran Robert Surtees, habitual de la filmografía del gran Eastwood. Pero tampoco se queda atrás la impresionante y preciosa partitura musical de John Williams, también habitual más tarde de otro genio: Steven Spielberg.

Quizas en algún momento la acción parezca estancarse, pero es a propósito, pues las jornadas laborales de los vaqueros son como están descritas en la cinta. Cuando la acción se intensifica, las escenas son arrolladoras, de una violencia incontenible.
Buen reparto, combinando los intérpretes veteranos, donde sobresale una vez más el más tarde excelente característico Bruce Dern, junto a jóvenes de la talla de por ejemplo, Robert Carradine, hermano menor del finado y siempre recordado David.
Un film, quizás menor dentro de la filmografía de John Wayne, pero muy representativo del espíritu que acompañó a la gran mayoría de sus personajes.

Anuncios

PAT GARRET AND BILLY THE KID. 1973

abril 13, 2009
El sheriff Pat Garret, amigo de Billy el Niño, un hombre honesto pero presto a dilucidar sus cuitas con el revólver, se enfrentan al querer el primero apresar al segundo.

No me sorprendería, Pat, que Billy te volara la cabeza de un tiro: siempre has sido un padre para él“.
Excelente film del maestro Sam Peckinpah, al decir de muchos críticos, la obra maestra suya. Cuestión de opiniones pues para comenzar, yo prefiero “Grupo salvaje“, que quizás formalmente no sea tan completa como esta que nos ocupa, pero que me gustó más.
Pero es un buen ejemplo del cine de Peckinpah, con todas sus contantes,virtudes y casi ningún defecto, por lo que su visión constituye un aliciente positivo por diversas razones.
Como punto número uno, por comenzar por algo, es una certera visión del mundo ya crepuscular del far west, con los cambios de todo tipo que el progreso conlleva. Los personajes ven claramente que ya no pertenecen a dicho futuro próximo, con un espíritu tan alejado en fondo y forma del que ellos conocen y han experimentado a lo largo de décadas.

Como segundo punto, es un canto a la amistad entre, principalmente, dos hombres. Uno ya adulto y el otro joven (en este caso no tan joven pues está claro que Kris Kristofferson tiene algo más edad de la que tuvo realmente Billy el Niño en la realidad…). Una amistad rota por los acontecimientos, ajenos al cariño y respeto que se profesan, pero que harán que se tengan que enfrentar a muerte.
Puede que un pelo larga, más que nada por lo extenso de los personajes y ciertas escenas marcas de la casa Peckinpah, un tanto alargadas, preciosistas, donde se regodea el maestro mostrándonos su maestría en la puesta en escena. Pero el autor tiene la necesidad de contarnos muchas cosas y tomarse su tiempo para ello, por lo que no se le debe tomar en cuenta pues convence en su propuesta y al fin y al cabo nos ofrece un trabajo entretenido, emocionante, sensible, y bastante violento.
Magníficos “secundarios” como Jack Elam, Chill Wills, aquí muy mayor, Kathy Jurado, etc, etc.
Una magna obra de esas que ya no se hacen y que conviene ver en pantalla grande.
A mencionar la labor de Bob Dylan, que aquí está magnífico como músico y penoso como actor, siendo este film su tumba en cuanto a aspiraciones como intérprete.

SILLAS DE MONTAR CALIENTES (Blazind Saddles). 1974. Valoración: 7,50

marzo 29, 2009

La construcción de la línea del ferrocarril llega a un pequeño pueblo del oeste llamado Rock Ridge.

La tierra allí se revalorizará una fortuna, pero sus habitantes ya son propietarios de su propio terreno.
Bart es un negro que trabaja en la construcción de la vía del ferrocarril que cruza el Oeste y su territorio indio. A punto de ser colgado de una soga, no le queda más remedio que aceptar el cargo de sheriff de Rock Ridge. Detrás de esta decisión está el corrupto y usurero Gobernador William J. Lepetomaine y su malvado ayudante Hedley Lamarr. Los dos esperan y desean que con un sheriff negro en el lugar reine la anarquía y sus habitantes abandonen el lugar y sus tierras, pudiendo así venderlas a la compañía del ferrocarril.
Bart, sin embargo, contará con la ayuda del pistolero más rápido, Jim The Waco Kid.

Entretenida y muy simpática parodia del oeste, a cargo del inefable Mel Brooks, en esos momentos en plena forma física y mental.
Es irregular en sus gags, pues la cinta está llena de ellos y, claro, hay de todo, desde momentos desternillantes e hilarantes, hasta alguna chorrada marca de la casa. Pero siempre sacando la sonrisa y muchas veces la franca risa al espectador, que contempla todo divertido y acaba aceptando la propuesta de Brooks, que no en vano, entre chiste y chiste, arremete contra los políticos corruptos, los especuladores y los vividores.

Es un canto a la lucha contra la injusticia, y para narrar todo ello, con un buen ritmo, conseguidos diálogos y estupendas interpretaciones (nada menos que gente como Cleavon Little, Slim Pickens, Dom de Luise y/o el finado y siempre recordado Gene Wilder), emplea una buena base técnica, sólida, que consigue una perfecta ambientación de la época y una preciosa fotografía y banda sonora. Es decir, que formalmente es impecable.
Una película que, quizás vista hoy en día no luzca tan bonita como antaño pues el sentido del humor ha cambiado en el mundo, pero sigue siendo un buen ejemplo de un cine cómico tendente a la desaparición, y del que el bueno de Mel Brooks es uno de sus últimos exponentes.
Está bien, es agradable de ver y todavía muchos de su gags siguen conservándose tan frescos como cuando se rodó.

EL DESAFÍO DEL BÚFALO BLANCO (White Buffalo). 1977. Valoración de los bloggeros: 7

diciembre 12, 2008

El famoso pistolero Wild Bill Hickock, vuelve al Oeste tras muchos años de ausencia.
Su objetivo: matar a un gran búfalo blanco que le tiene obsesionado, y que tiene aterrorizado a los sioux.

Bastante entretenido western, dirigido con bastante eficacia y fuerza por J. Lee Thompson, antaño excelente director autor de notables obras, y en esta época de finales de los setenta, ya comenzando su declive artístico, aunque por contra, su mejor etapa en cuanto a films merecedores de la aprobación comercial del espectador.
Y es que, con este título afianzó su carrera teniendo al bueno de Charles Bronson de actor principal. Una “alianza” que les reportó pingües beneficios, aunque prácticamente en su totalidad fueran cintas ultracomerciales, con grandes dosis de violencia.

Aquí no ocurre eso, sino que esta cinta del oeste, aunque resulta un tanto rarilla al contener algunos elementos fantásticos, por ello mismo logra sorprender al espectador, introduciéndole en una historia poco convencional, que se hace francamente entretenida y vistosa.
Su visión es agradable en todo momento y se disfruta de veras.
Charles Bronson tiene un personaje desascostumbrado en su carrera, demostrando aquí que podía ser un actor algo más que competente y cumplidor. En esta ocasión tiene matices que le distinguen, algo que no repetiría casi nunca en lo que le quedó de carrera cinematográfica.
Estupendos intérpretes mal llamados “secundarios” y buena fotografía y banda sonora.Una peli maja, que merece la pena ver, sobre todo en pantalla grande.

Leer critica El desafío del búfalo blanco en Muchocine.net

GUERRA EN CREEK COUNTY (Sweet Creek County War, the). 1978. Valoración de los bloggeros: 5,23

noviembre 10, 2008
Un agente de la Ley trata de que la chusma no ahorque a un forajido, pues cree que se le debe juzgar imparcialmente.
Desgraciadamente, a pesar de que lo intenta, no logra salvarlo.O eso parece, porque tiempo después le ve vivito y coleando.
Le cuenta el forajido que perdió el conocimiento, pero que al ir a enterrarle, despertó dando un susto de muerte al enterrador.
El agente de la Ley y el forajido hacen buenas migas y viajan hacia una lejana Tierra para asentarse, pero la región está bajo el mandato de un viejo ganadero que no quiere que ningún forastero se instale.
Habrá lío, claro.

Mediocre pero curioso western, muy tardío y a cargo de viejas glorias de tiempos irremediablemente pasados.
Richard Egan, Albert Salmi (que si no estoy mal informado falleció en la vida real suicidándose tras asesinar a su joven esposa…), Nina Talbot, Slim Pickens, Robert J. Wilke…viejos leones que deben verse las caras con un buen montón de años y experiencia.
La película no es nada del otro jueves e incluso se puede decir que es muy menor. No creo que se estrenara en las salas comerciales españolas. Pero tiene su aquél.

Sí, su aquél gracias a sus nada desdeñables diálogos, con buen texto y mucho aroma melancólico. Bellas palabras, dichas con sentimiento, que hace reflexiones interesante sobre ciertos aspectos importantes de la vida. El respeto al ser humano que trata de dejar una antigua vida de fechorías, el respeto de la mujer que también ha vivido épocas conflictivas y trata de ser una mujer decente. El respeto a la Ley y la vida humana…
Todo ello, desgraciadamente realizado de forma un poco anodina, demasiado convencional y falto de fuerza, por el ignoto J. Frank James, salvo contados momentos.
Pero los intérpretes lo hacen bien y la música es bonita.
Lástima que no haya más acción y haya momentos un tanto lentos.
Pero, repito, no es dedeñable

TOM HORN, 1980

septiembre 15, 2008

Tom Horn es una leyenda viva, se dice que fue quien capturó al famoso jefe apache Gerónimo y que trabajando para la famosa agencia de detectives Pinkerton, abatió a 17 hombres.
Pero estamos en 1901, la vida salvaje del lejano oeste ya no existe, y Horn llega a Hagerville, en Wyoming a la búsqueda de un trabajo acorde con su capacidad como cowboy y tirador.
Un grupo de rancheros, atraídos por su fama, decide contratarle para que acabe con los ladrones de ganado.La eficacia de Horn es muy grande, lo que provoca los celos del sheriff local logrando aunar a los rancheros en su contra.
Sólo la maestra del pueblo, Glendolene, le comprende y sabe que Horn no busca quitarle el trabajo a nadie.
Cuando muere un muchacho de quince años las cosas se complican enormemente para Horn.

Interesante aunque algo fallido película, donde se narran los últimos tiempos de Tom Horn, un personaje verídico del famoso oeste y principios del siglo XX.
Fue este hombre muchas cosas, vigía del Ejército de los Estados Unidos en sus correrías contra los indios aunque tomara partido por ellos, pistolero, hombre de la Ley…
Al final acabó siendo una pequeña leyenda.
Todo esto no queda perfectamente reflejado en este film, pero se aprecian constantes de su vida, como su rebeldía a los convencionalismos, al Orden mal establecido, hacia las injusticias para con los menos favorecidos.


Podría haber estado mejor, pero resulta un tanto apagada, incluso triste. Quizás es lo que pretendío su director, William Wiard, autor de algún título afortunado, al intentar explicar de forma crepuscular el final de un gran hombre que no pudo contra todo pero al menos lo intentó.
A mi modo de ver fue superior la miniserie televisiva con David Carradine como Horn y el gran y siempre magnífico Richard Widmark como su fiel compañero en tantas y tantas aventuras.
Loable interpretación de Steve Mc Queen, que ese mismo año moriría aquejado de cáncer, perfecta ambientación reflejando un mundo a punto de desaparecer, y un buen puñado de ilustres “secundarios “(Richar Farnsworth, Billy Green Bush, Slim Pickens, Elisha Cook Jr., Roy Jenson, Geoffre Lewis), que dan realce al producto.

Leer critica Tom horn en Muchocine.net