Archive for the ‘Rod Cameron’ Category

DILIGENCIA A TUCKSON (Stage to Tucson). 1950. Valoración: 6,20

noviembre 18, 2009
Muy pocos días antes de que se declare la Guerra entre el Norte y el Sur de lo que después se denominaría Los Estados Unidos de Norteamérica, cerca de la ciudad de Tucson, donde los seguidores del Norte y del Sur viven pacíficamente, se están produciendo asaltos a diligencias.
El modo de suceder estos robos es peculiar, pues los asaltantes se valen de una diligencia aparentemente no conducida por nadie, y de color negro, a quien las balas no producen el menor daño.
Un hombre que lleva trabajando más de veinte años al servicio de un alto mandamás de la compañía de las diligencias, se traslada allí para averiguar quién está detrás de los robos.
Encontrará a una bella muchacha de la que se enamora, a un joven ayudante enamorado de la muchacha, y a una mujer de su edad, a quien él amó años atrás.

Discreto western, digno ejemplo de la simpática serie B del oeste, que significa, no obstante, un entrenimiento seguro…si no se le exige mucho.
Está llevado por el artesano y poco más Ralph Murphy con ritmo desigual, siendo algo irregular en su interés. Lo mejor son las puyas verbales y las peleas a puñetazos entre los dos grandotes protagonistas masculinos: Rod Cameron y Wayne Morris, rivalizando por la chica y lanzándose andanadas a cuenta de la diferencia de edad entre ellos/a.

Por lo demás no mucho que contar, salvo que la fotografía es muy bonita y los paisajes (Red Rock Canyon State Park, Cantil,California), también.
Un pasatiempo dirigido de forma harto convencional por un cuasi desconocido realizador.
Para ver, distraerse y olvidarla.

Anuncios

DAKOTA LIL. 1950.Valoración: 5,40

octubre 27, 2009

A un agente del Gobierno americano le es encomendada la misión de capturar a la banda del “Agujero en la mano” después de que cometieran un importante robo.
Para llegar al cerebro de la banda tendrá primero que ganarse la amistad de Lil, una bella bailarina.

Pues más bien poco puedo decir de este western bastante menor, dirigida como en él era habitual, con profesionalidad y marcado acento destajístico, pero sin personalidad alguna, por Lesley Selander, autor de un montón de títulos, a cada cual prácticamente igual de prescindible y olvidable. Pero simpático me cae al, al menos, tratar una y otra vez, de conseguir algo perdurable y, por lo menos, intentar hacernos pasar un ameno rato.
No, en este caso no lo consigue. Es decir, aburrir a las ovejas no aburre, pero casi todo resulta algo tedioso debido al lento ritmo impreso, que en un western resulta imperdonable.

Los intérpretes son prácticamente todo/as de los llamados “secundario/as”, que poblaron la historia del cine en general y del western en particular. Sin su presencia, imposible adivinar cómo serían las películas. Ello/as aportan una experiencia que inunda de buen hacer sus trabajos. Gente como J. Farrell McDonald, Wallace Ford, Jack Lambert y/o James Flavin, consiguen que la cinta tome cuerpo aunque no pueden salvarla del olvido más absoluto.
Y es que apenas hay alguna escena conseguida, todo está trillado y la previsibilidad es la moneda corriente de este trabajo honrado, digno, lo que quieras, pero bastante limitado en todos sus aspectos, también.
Simpática presencia de dos de los westermen más esforzados del cine “de vaqueros”, como Rod Cameron y George Montgomery, pero lo mejor es su protagonista, una excelente Marie Windsor, que resulta la clara ganadora de la película. Su intepretación es excelente y da gusto verla.
En resumidas cuentas, que no llena la peli y cuesta un mundo recordarla al día siguiente de su visión.

LA DAMA DE LA FRONTERA (Frontier Gal). 1945. Media: 6,55

agosto 1, 2009
Un forastero llega a un pueblo tras ser perseguido por un grupo de hombres mientras le tirotean sin cesar.
En el pueblo, nada más llegar tiene una pelea a puñetazos con varios lugareños. La pelea finaliza cuando la dueña del local, una hermosa mujer, le deja K.O. con un golpe en la cabeza.
Él les cuenta que ha ido al pueblo para encontrar al hombre que asesinó a su mejor amigo. No sabe quién es pero sabe que se encuentra allí.
Por una serie de circunstancias el forasterio y la mujer se casan, pero la cabeza de él tiene un precio y es arrestado.
Pasan seis largos años y regresa al pueblo como si nada…

Western con todas las de la ley, pero dentro de un tono melodramático claro, que incluso bordea el culebrón.
Charles Lamont vuelve a lograr sorprender, y no del todo favorablemente, con un argumento que toca varios géneros sin decidirse del todo por uno de ellos, pero logrando un producto más o menós sólido y en todo caso entretenido.
Se pasa bien el rato, aunque es necesario tener algo de paciencia, no en vano el comienzo no puede ser más extraño siendo una peli del oeste. Pero poco a poco, y sobre todo con la aparición de una niña, el film gana en consistencia, comenzando a vislumbrarse un agradecido humor y una ternura incontestable.

Por su parte, la acción comienza a establecerse en la historia, llegando a un final espectacular, aunque algo previsible.
No, no se trata más que de un western de serie B, una cinta en verdad modesta a pesar de la estimable dirección artística, vestuario y peluquería, pero ver luchar (en toda regla) al hombretón Rod Cameron, aquí muy joven y guapetón, con, primero una arisca y bellísima Yvonne de Carlo, y después con la niña, que es el vivo retrato de De Carlo, hace verdadera gracia.
No pasará a la historia del cine e incluso me atrevo a asegurar que es fácilmente olvidable, pero resulta un seguro pasatiempo y muestra elementos no del todo propios de las pelis del oeste.

ESTAMPIDA (Stampede). 1949. Valoración: 6

julio 20, 2009
Dos hermanos poseen un rancho en California, pero deben usar los pastizales que hay alrededor para que beban agua.
Stanely y Le Roy venden esta tierra a colonos que han llegado, con los que problemas comienzan pues la subsistencia está en juego.

Mediocre, pero simpático, western.
Una de esas películas que se ven y se olvidan acto seguido, pero que resultan agradables a la vista, fácilmente asimilables y con escenas que mientras se ven se disfrutan de lo lindo.
Está dirigida por uno de los más prolíficos realizadores de western de toda la historia, el honrado pero casi nulo imaginativo Lesley Selander, que también en los seriales se movía como pez en el agua.

Rod Cameron, en el mejor momento de su carrera, daba perfectamente el tipo para su recio papel, aunque su cara de piedra no expresaba apenas más emoción que el buen sabor que sentía cuando tomaba el bacon junto al café recién hecho tras una dura jornada guiando ganado.
Por lo demás, poca cosa, si exceptuamos la escena de la estampida, bien rodada, con fuerza y espectacularidad. Los extras tuvieron trabajo arriesgado, ¡vive Dios!.

POLICÍA MONTADA DEL CANADÁ (Northwest Mounted Police). 1940

junio 7, 2008
Un valeroso policía montada del Canadá, persigue a un prófugo de la justicia, aunque no está muy seguro de si en realidad es culpable o no.

“- ¿Cómo te imaginas a los canadienses?
– Un poco como los paisajes: bellos de ver, pero más bien congelados“.

Bonita película del oeste (aunque se desarrolla en territorio canadienses) dirigida con entusiamos por Cecil B. de Mille, con extraordinarios y bellísimos paisajes, aunque estos, los verdaderos de Canadá, son contados, ya que casi todo el film se rodó en falsos exteriores.
Eso se nota pero, a la vez, le dota de un encanto especial vista hoy en día.
Contiene bastante humor, se recuerda con cariño, sobre todo su final, cuando Gary Cooper le dice al reo que lleva:- Venga, preciosidad (para entender el chiste hay que ver la peli).

Una película muy amena, con buena mezcla de espectaculares escenas de acción con otras humorísticas a cargo de diversos y muy simpáticos personajes.
El honor, la amistad, el cariño, el sentido de la justicia, son narrados con el vigor narrativo proverbial de De Mille, aquí en su salsa en cuanto a labores totales de cinematografía. Verdadero creador, no demasiado reconocido hoy en día, conviene ver actualmente sus películas, para saber de su verdadera valía, no suficientemente reconocida.
Una bella y jocosa cinta, que no solamente no pasa de moda, sino que se revaloriza con el tiempo y que contiene un elenco interpretativo hoy imposible de soñar igualar: Gary Cooper, Robert Preston, Paulette Goddar, Akim Tamiroff, George Bancroft….
De visión obligatoria para saber lo que es la verdadera aventura cinematográfica.

Leer critica Policía Montada del Canadá ((Northwest Mounted Police) en Muchocine.net