Archive for the ‘John Eldredge’ Category

ESTAMPIDA (Stampede). 1949. Valoración: 6

julio 20, 2009
Dos hermanos poseen un rancho en California, pero deben usar los pastizales que hay alrededor para que beban agua.
Stanely y Le Roy venden esta tierra a colonos que han llegado, con los que problemas comienzan pues la subsistencia está en juego.

Mediocre, pero simpático, western.
Una de esas películas que se ven y se olvidan acto seguido, pero que resultan agradables a la vista, fácilmente asimilables y con escenas que mientras se ven se disfrutan de lo lindo.
Está dirigida por uno de los más prolíficos realizadores de western de toda la historia, el honrado pero casi nulo imaginativo Lesley Selander, que también en los seriales se movía como pez en el agua.

Rod Cameron, en el mejor momento de su carrera, daba perfectamente el tipo para su recio papel, aunque su cara de piedra no expresaba apenas más emoción que el buen sabor que sentía cuando tomaba el bacon junto al café recién hecho tras una dura jornada guiando ganado.
Por lo demás, poca cosa, si exceptuamos la escena de la estampida, bien rodada, con fuerza y espectacularidad. Los extras tuvieron trabajo arriesgado, ¡vive Dios!.

SMITH EL SILENCIOSO (Whispering Smith). 1948

junio 11, 2009
Smith es un hombre pagado por el ferrocarril que busca a unos malhechores especializados en asaltar trenes y llevarse su mercancía.
Por ello va a la ciudad donde cinco años antes vivió.
Allí se reencuentra con su mejor amigo, y con la esposa de éste, mujer de la que siempre estuvo enamorado pero nunca se atrevió a confesar.
El amigo ahora sigue siendo una buena persona, pero tiene unos amigos nada buenos que cree Smith andan en el asunto de los robos.

No demasiado conocido western, dirigido con dinamismo por Lesley Fenton, un honesto realizador que nunca tuvo mucho éxito, y que cimentó la popularidad de Alan Ladd, erigiéndose como uno de los mejores de su época en esta clase de cintas.
Se trata de un película del oeste amena, muy entretenida, con mucha “ferretería”, esto es: tiros, bien narrada e interpretada. Entre los ilustres actores hay hombres de gran consolidación tanto en cine como en teatro, como William Demarest, Robert Preston y el siempre excelente Donal Crisp.
Otro aliciente de calidad que debe tenerse muy en cuenta, pues se convierte en otro personaje más de la trama, es la maravillosa fotografía que da lustre a los preciosos paisajes nevados donde se desarrolla la historia.

Con todo ello se logra un estimable entretenimiento para toda la familia, consiguiéndose aquello de “una película para toda la familia”. Bueno, o más bien para casi toda, ya que al existir violencia y hasta sangre, para los más peques no es muy adecuada…
Un buen ejemplo de estimable western de finales de los cuarenta, donde todo está perfectamente planificado hasta el más mínimo detalle para conseguir un resultado redondo.