Archive for the ‘Rhys Williams’ Category

LA PUERTA DEL DIABLO (Devil’s Doorway). 1950. Media: 8

enero 22, 2010
Recién finalizada la Guerra de Secesión norteamericana, un indio, que ha combatido en el ejército del Norte, obteniendo la máxima condecoración, regresa a su tierra.
Allí es bien recibido por los suyos, pero no por los blancos.
El indio posee unas fértiles tierras, donde pasta su ganado.
Un taimado abogado hará lo imposible para que le quiten las tierras.

Excelente western dirigido con magnífico pulso dramático por Anthony Mann, que aquí dió muestras de lo que más tarde lograría, sobre todo en posteriores trabajos unido en perfecta armonía con James Stewart.
Se trata de una cinta dura, concisa, sin concesiones a la galería.
La narración va sin prisas, sin ornamentos, teniendo al principio posee un tono casi documental, para ser en su segunda parte una película épica.
Excelentes interpretaciones, sobre todo por parte de Louis Calhern, componiendo un malo inteligente y sibilino, capaz de decir con mucha labia lindeces para si te descuidas pegarte un navajazo por la espalda. Una auténtica vívora con cultura.
Gusta, aunque por la mitad parezca algo esquemática, pero es tan sólo una preparación para su parte final, sobrecogedora y soberbiamente realizada.
Gran labor técnica en campos como el maquillaje y/o la fotografía y banda sonora.Los paisajes corresponden a terriores de Colorado.
Un gran filme que deja un imborrable recuerdo y pone a los indios en su sitio, dejando bien a las claras quienes eran en realidad los malos.
Anuncios

EL ÚLTIMO HOMBRE DEL VALLE (Fighting Man of the Plains). 1949. Valoración: 5,50

septiembre 12, 2009
En agosto de 1863, Jim Dancer conduce las guerrillas de Quantreel contra Lawrence, en Kansas.
Yancey, uno de los rufianes del grupo y responsable de su mala fama, arremete contra Evelyn Slochum, informando a Dancer de que el padre de la muchacha es el hombre que mató a su hermano.

Mediocre western realizado con el piloto automático porEdwin L. Marin, un director que aunque nunca hizo ningún film imperecedero sí que tenía oficio y experiencia como para al menos entretener al espectador.
Lo mejor de la cinta es que, indudablemene, cuenta con un buen reparto. El siempre eficaz Randolph Scott, para mí el segundo westermen de la historia del cine, acompañándole en esta ocasión intérpretes solventes y experimentados en esto del far west como Paul Fix, Víctor Jory, Rhys Williams y, entre otros, un jovencísimo Dale Robertson.

Pero no se trata de los mejores filmes de Scott, lo que ya es bastante decir dado que en su larga filmografía hay verdaderas medianías (también excelentes trabajos a cargo de, por ejemplo Budd Boetticher).
Se pasa el rato, pero se olvida de la misma al no tener nada de particular, aunque es estimable el trabajo de Paul Sawtell en la música y/o Philip Martin en el montaje.
Una más, del montón, pero no aburre.